Europa

Aumentan peticiones de Ucrania para entrar en la OTAN, tras 14 años del compromiso

Los socios de las conversaciones de Bucarest están dispuestos a debatir más sobre la defensa aérea

Un lanzacohetes múltiple ucraniano dispara hacia posiciones rusas en la línea del frente cerca de Bakhmut.
Por Natalia Drozdiak y Daryna Krasnolutska
29 de noviembre, 2022 | 07:14 PM

Bloomberg — Esta semana, los socios ucranianos de la OTAN discutirán sobre más sistemas de defensa aérea para la lucha contra Rusia, pero no habrá ningún progreso significativo en la promesa de 14 años de permitir a Kiev unirse a su alianza.

A partir del martes, los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN celebrarán dos días de conversaciones en Bucarest, sede de una cumbre celebrada en 2008 en la que se prometió a Ucrania y Georgia que finalmente se les concedería el ingreso. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, presentó en septiembre una solicitud formal para que la alianza cumpliera ese acuerdo.

Según personas familiarizadas con los preparativos, en la reunión la OTAN reiterará que su puerta sigue abierta, pero que ahora no es el momento de que Ucrania se incorpore. Los aliados han tratado la renovada solicitud de Ucrania con cautela, ya que los compromisos de defensa colectiva del bloque podrían arrastrarlos a un conflicto directo con Rusia. El presidente Vladimir Putin ha citado repetidamente la posibilidad de que Ucrania entre en la OTAN como una amenaza para Moscú.

PUBLICIDAD

Mykhailo Podolyak, asesor del jefe de gabinete de Zelenskiy, argumentó que la experiencia militar de Ucrania la convertiría en un activo para la OTAN.

“Ucrania ya tiene el mayor ejército de Europa y prácticamente el único ejército con experiencia en llevar a cabo una guerra de tal escala e intensidad”, dijo Podolyak en una entrevista. “Somos el único país con experiencia en llevar a cabo una guerra convencional contra Rusia”.

Sin embargo, hay una escuela de pensamiento que considera que el acuerdo negociado por líderes como George W. Bush y Nicolas Sarkozy fue en sí mismo un error estratégico que preparó el camino para el conflicto actual.

PUBLICIDAD

En aquel momento, la canciller alemana Angela Merkel fue una de las que se opuso a la adhesión de Ucrania y Georgia por temor a que fuera una escalada. Los líderes acordaron que los países se convertirían en miembros de la OTAN, pero se abstuvieron de ofrecer medidas concretas o un plan de acción para la adhesión. Putin, que también asistió, advirtió que la expansión de la OTAN obligaría a Rusia a responder con medidas para proteger su seguridad.

La historiadora Mary Elise Sarotte dijo en marzo a la radio NPR que el resultado era “el peor de los mundos posibles”. Putin se tomó la declaración al pie de la letra, dijo Sarotte, y la utilizó como justificación para una acción militar en Georgia a finales de ese año. Eso resultó ser un claro precursor de los futuros conflictos en Ucrania, añadió.

Sin consenso

A la luz de la invasión rusa de Ucrania, algunos aliados están presionando para dar a Kiev un camino más directo hacia la adhesión, según un alto diplomático europeo, pero no hay consenso. Los miembros están de acuerdo, sin embargo, en que el foco de atención en este momento debe ser ayudar a Ucrania a ganar la guerra, dijo el diplomático.

En declaraciones a los periodistas antes de la reunión de Bucarest, el ministro de Asuntos Exteriores eslovaco, Rastislav Kacer, dijo que los aliados deben tomarse en serio la solicitud de Ucrania, y añadió que deben “ayudar a Ucrania a pasar por el proceso de acercamiento a la adhesión, de modo que cuando ellos y nosotros estemos preparados, la transición a la plena adhesión sea muy suave y fácil”.

Su homóloga de Eslovenia, Tanja Fajon, dijo que su país estaría abierto a la discusión sobre la adhesión “una vez que sea el momento adecuado”.

Los líderes de nueve países de Europa del Este, entre los que se encuentran Polonia, los países bálticos y Rumanía, firmaron una declaración conjunta tras la solicitud de Zelenskiy, en la que afirmaban que apoyaban firmemente la decisión de la cumbre de la OTAN de Bucarest de 2008.

PUBLICIDAD

“La manera de ayudar a que Ucrania avance hacia la adhesión es trabajar con ellos, tanto en la asociación política como en el apoyo práctico”, dijo el viernes el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, cuando se le preguntó si los aliados podrían acordar una hoja de ruta más concreta.

Transición militar

Stoltenberg dijo que, además del apoyo a corto plazo, la OTAN está estudiando cómo intensificar la cooperación a largo plazo con la creación de instituciones y las reformas y, sobre todo, para ayudar a la transición militar de los equipos de la era soviética a las normas, doctrinas y equipos de la OTAN. “Esto también aumentará la interoperabilidad entre Ucrania y la OTAN y ayudará a Ucrania a avanzar hacia la integración euroatlántica”, dijo.

Es posible que los aliados de la OTAN acaben comprometiéndose a apoyar al ejército ucraniano para que pueda defenderse de cualquier agresión futura a largo plazo, pero es probable que las discusiones no se acuerden antes de que los líderes se reúnan en Vilnius el próximo verano, dijo el diplomático.

PUBLICIDAD

Esta semana, la atención se centrará en cambio en el apoyo a corto plazo para ayudar a Ucrania a ganar la guerra contra Rusia.

Los ministros también debatirán la resistencia de los aliados de la OTAN, así como el apoyo a otros socios vulnerables de la región, como Georgia y Moldavia. Las conversaciones sobre China también están en la agenda.

PUBLICIDAD

Los ministros de Asuntos Exteriores de las naciones ricas del Grupo de los Siete se reunirán al margen con varios otros aliados para debatir la seguridad energética y alimentaria de Ucrania, ya que la infraestructura energética e hídrica del país está siendo muy atacada por los ataques de misiles rusos.

“El mayor apoyo para nosotros ahora es el apoyo del complejo militar e industrial de los países de la OTAN: la producción de proyectiles, la transferencia de la defensa aérea, el levantamiento del tabú del suministro de tanques modernos, vehículos blindados y armas de largo alcance”, dijo Podolyak.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD