El cero neto y la transición energética son imposibles sin la captura de carbono

Una línea de carros de cable transporta carbón desde una mina a las centrales térmicas en una mañana de smog el 23 de noviembre de 2021 en Sonbhadra, Uttar Pradesh, India.
Por Lara Williams
27 de enero, 2023 | 01:23 PM

Bloomberg Opinión — En 2022, la inversión ecológica marcó un hito: el mundo invirtió tanto dinero en sustituir los combustibles fósiles como en producirlos, y las inversiones en energías limpias aumentaron un 31% respecto a 2021, superando por primera vez el billón de dólares. Por supuesto, el trabajo no está hecho. Las inversiones anuales para descarbonizar la economía deben triplicarse durante el resto de esta década. Un área que ha experimentado un espectacular aumento de la inversión últimamente es la captura de carbono.

En los últimos tres años se ha disparado la inversión mundial en la transición ecológica, siendo los vehículos eléctricos los que más han crecido.dfd

Eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera parece una solución fantástica a la crisis climática. Sin embargo, gracias a la intervención humana, se calcula que cada año se absorben y almacenan 2.000 millones de toneladas de CO2 en el subsuelo, en los troncos de los árboles, en los minerales o en el fondo de los océanos.

Es la primera vez que podemos poner una cifra a este proceso, y lo hacemos gracias a un nuevo informe que pretende llenar las lagunas de conocimiento y datos sobre una industria emergente de captura de carbono. El informe también hace balance de lo que hemos hecho y tendremos que hacer para cumplir los objetivos climáticos de París. La conclusión: Seguimos necesitando mucha más capacidad de eliminación de dióxido de carbono (RCD).

En primer lugar, pongamos los 2.000 millones de toneladas en contexto. Imaginemos que la eliminación y el almacenamiento de CO2 es una máquina del tiempo que puede devolvernos a un estado ideal, digamos unos 275 años a la era preindustrial. Con nuestras emisiones de 2022, sólo retrocederíamos 18 días al año. Lo que estamos bombeando, a través del uso de la tierra y los combustibles fósiles, supera con creces lo que estamos extrayendo.

PUBLICIDAD

De esos 2.000 millones, la inmensa mayoría procede de la RCD convencional basada en la tierra: forestación, reforestación, gestión del suelo y uso de productos de madera duraderos (por ejemplo, una casa de madera almacenará carbono mientras el edificio permanezca intacto). Una pequeña fracción (equivalente a 30 minutos de emisiones al año) procede actualmente de las nuevas y atractivas tecnologías que han acaparado titulares recientemente, como la captura directa en el aire (DAC), la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) y la alcalinización de los océanos. Sobre la base de los proyectos actualmente previstos y financiados, esta capacidad de RCD aumentará a 11,75 millones de toneladas anuales en 2025, es decir, 2,5 horas de emisiones.

 La mayor parte de la eliminación de dióxido de carbono procede de la gestión del suelodfd
De los métodos novedosos, la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) representa la mayor parte de las eliminaciones mediante métodos novedososdfd

Aun así, existe una gran brecha entre lo que los países han prometido en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (los planes climáticos nacionales que constituyen el núcleo del Acuerdo de París) y los escenarios modelizados que cumplen el objetivo de París: limitar el calentamiento por debajo de los 2 grados centígrados. Stephen Smith, coautor del informe, afirma que la falta de concienciación y de políticas están frenando el despliegue de nuevos métodos de RCD.

Más capacidad de eliminación y almacenamiento de dióxido de carbono de la prevista actualmente.dfd

Se han producido algunos avances. La Comisión Europea ha propuesto un marco voluntario para certificar la eliminación de carbono; Estados Unidos ha mejorado los créditos fiscales como parte de la Ley de Reducción de la Inflación y el Reino Unido ha puesto en marcha una consulta sobre modelos empresariales de reducción de gases de efecto invernadero. Pero aún queda mucho por hacer para cerrar la brecha. Para empezar, aún no se han fijado objetivos explícitos.

PUBLICIDAD

Hay buenas razones para que los gobiernos utilicen métodos novedosos de RCD al mismo tiempo que amplían la captura y el almacenamiento de carbono en tierra ya establecidos. Se ha planteado la cuestión de si hay suficiente tierra para cumplir los compromisos de plantación de árboles de los países y las empresas, manteniendo al mismo tiempo la seguridad alimentaria. Además, el carbono encerrado en los bosques puede ser revertido por incendios forestales, enfermedades y plagas, amenazas cada vez más frecuentes a medida que el mundo se calienta.

El DAC recibe mucha atención porque es muy fácil de entender: El aire pasa por una máquina que atrapa CO2. Pero se están desarrollando diversos métodos con potencial para ofrecer otros beneficios. El biocarbón y el secuestro de carbono en el suelo podrían ayudar a mejorar la calidad del suelo y la resistencia en países que sufren sequías. La alcalinización de los océanos y la gestión de los humedales costeros podrían tener efectos positivos sobre la biodiversidad.

Pero no todo el mundo comparte la opinión de que la novedosa RCD debe formar parte de la descarbonización de la sociedad. Mark Z. Jacobson, catedrático de Ingeniería Civil y Medioambiental de la Universidad de Stanford, sostiene que el mundo puede llegar fácilmente al 100% de energía renovable en 2050 utilizando sólo energía eólica, solar, geotérmica e hidroeléctrica. Forma parte de un debate en curso. ¿Se está ralentizando la transición energética si nos centramos en los nuevos métodos de RCD y otras tecnologías emergentes? ¿Deberíamos dedicar todo nuestro esfuerzo y dinero a instalar turbinas eólicas y granjas solares?

A juzgar por lo que se está invirtiendo, es difícil creer que la financiación de la RCD esté frenando la descarbonización. Sólo una pequeña parte del gasto se destina actualmente a estos procesos. La inversión en capacidad CDR ascendió a US$200 millones entre 2020 y 2022. Compárese con los US$366.000 millones que se destinaron a energías renovables solo en 2021. Mientras tanto, la inversión pública mundial en investigación y desarrollo de RCD fue de unos 4.100 millones de dólares entre 2010 y 2022; compárese con los US$17.000 millones gastados en 2021 en investigación energética en los países de la OCDE.

Puede que el debate sea sobre el tema equivocado. El verdadero quid de la cuestión reside en el atractivo de las compensaciones de carbono. Muchas han demostrado ser falsas y han sido criticadas por perpetuar una mentalidad de “seguir como siempre”. En su lugar, pueden establecerse normas de alta calidad para eliminar el lavado verde y apoyar una industria de eliminación de carbono verificable. La iniciativa Science Based Targets (SBTi) ha dictado que, para cumplir los criterios de cero neto, el 90% de la descarbonización de una empresa debe lograrse reduciendo las emisiones, no sólo compensando el CO2. A continuación, las emisiones residuales deben neutralizarse mediante la eliminación permanente de carbono. A medida que surjan nuevos métodos de RCD, será primordial establecer políticas y procesos de seguimiento y verificación independiente.

También es importante señalar que todas las vías modelizadas para alcanzar el objetivo de París implican una rápida reducción de las emisiones y un aumento de la RCD. Los escenarios menos dependientes de la eliminación de CO2 requieren las reducciones de carbono más profundas y rápidas; eso parece cada vez menos alcanzable cuanto más tiempo sigamos financiando nuevos proyectos de combustibles fósiles y batiendo récords de emisiones de gases de efecto invernadero.

En última instancia, gran parte de lo que se necesita para poner en marcha la RCD también conduce a una reducción de las emisiones: sistemas de transporte y almacenamiento de CO2, energía limpia abundante, prácticas de gestión del suelo más sostenibles. Si abordamos estas tecnologías con las políticas adecuadas, las energías renovables y los proyectos de eliminación de carbono pueden complementarse mutuamente y quizá (algún día) ayudarnos a ir más allá del cero neto.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.