Actualidad

Mientras juega golf, Trump se pregunta cuál es el insulto perfecto para DeSantis

El magnate ya está pensando qué apodos utilizar para agredir a su principal rival en la interna política del Partido Republicano

Ron DeSantis con Donald Trump, en noviembre de 2018
Por Nancy Cook
04 de marzo, 2023 | 08:35 AM

Atrincherado en su resort de Palm Beach, Florida, el expresidente de los Estados Unidos Donald Trump pasa muchas mañanas jugando al golf y luego, por las tardes, trama ideas para su regreso político.

Quizás grabe vídeos sobre propuestas políticas para su última campaña presidencial. Pero gran parte de su tiempo y del de su equipo lo dedica a lamentarse por la falta de cobertura por parte de Fox News y otras cadenas de cable, a lamentarse por su derrota en la reelección de 2020 -algo que no ha dejado pasar- y a preparar nuevos apodos para su principal rival en la política republicana, el gobernador de Florida Ron DeSantis.

VER +Palm Beach se divide mientras Trump y DeSantis luchan por los dólares de los donantes

Trump, afirman sus aliados, parece empeñado en “Ron DeSanctimonio”, aunque otros a su alrededor no creen que sea lo ideal Algunas de las nuevas ideas que baraja el ex presidente: “Ron DisHonest”(en castellano Ron DesHonesto), “Ron DeEstablishment”. O incluso, “Tiny D”.

Su equipo ha pasado semanas tratando de desenterrar trapos sucios sobre el historial de DeSantis como gobernador; su esposa, Casey, una ex periodista de televisión; su año enseñando en un internado en Georgia y su historial como miembro del Congreso, incluido el apoyo a elevar la edad de jubilación en Estados Unidos y privatizar parcialmente Medicare como parte del plan presupuestario conservador del entonces portavoz Paul Ryan.

PUBLICIDAD

Sin embargo, al mismo tiempo, los competidores de Trump por la nominación -anunciados y no anunciados- dedican su tiempo a viajar a los estados clave de las primarias, cortejar a donantes ricos y alinear a personal de alto nivel, el enfoque más displicente del ex presidente ha preocupado a algunos aliados. El ex presidente ha reconocido las críticas, diciendo a sus partidarios en actos recientes que su actividad de campaña se está acelerando y que se está tomando la contienda en serio.

Trump Será el orador principal el sábado en la Conferencia de Acción Política Conservadora a las afueras de Washington, que DeSantis se saltará, y hablará sobre política educativa -un tema estrechamente asociado con el gobernador de Florida- en Iowa el lunes.

Desinflando a DeSantis

Derribar a DeSantis antes de que alcance demasiado impulso y dinero de donantes es una prioridad para los aliados de Trump, que aspiran a mancillar al gobernador lo suficiente como para hacer mella en sus números en las encuestas y en el apoyo dentro de los círculos republicanos. Dos de los principales asesores de campaña de Trump trabajaron anteriormente para DeSantis. Un asesor de Trump dijo que en su discurso en la CPAC, el ex presidente tratará de trazar un fuerte contraste con su máximo rival.

PUBLICIDAD

Esperan retratar al gobernador en funciones y ex representante como el candidato del establishment y “republicano sólo de nombre”, y al ex presidente como el outsider populista, a pesar de sus cuatro años en la Casa Blanca y su familiaridad entre los votantes.

VER +Trump se suma a los republicanos que condenan las inversiones ESG

Si consiguen desinflar a DeSantis y el campo de rivales sigue siendo amplio, los aliados de Trump creen que puede volver a ganar la nominación simplemente por su prolongado control sobre cerca del 30% de los votantes republicanos. Si otras tres o cuatro personas se repartieran el resto, ningún candidato tendría suficiente apoyo para desafiar a Trump hasta que fuera demasiado tarde.

Esa fue la estrategia de Trump en 2016, hasta los apodos despectivos a sus rivales y los esfuerzos por dividir a la oposición. Su intención es seguir el mismo guión, aunque la política estadounidense ha evolucionado y la mayoría de los republicanos dicen que quieren un líder diferente para su partido. Es un escenario temido por muchos donantes del GOP que creen que Trump, que sigue siendo profundamente impopular entre la mayoría de los estadounidenses, y no puede ganar otra elección general contra cualquier demócrata.

La exgobernadora de Carolina del Sur y embajadora ante Naciones Unidas Nikki Haley y Vivek Ramaswamy, un inversor activista que se opone a los programas corporativos medioambientales, de sostenibilidad y gobernanza, son los únicos otros candidatos declarados hasta ahora. Junto a DeSantis, el exvicepresidente Mike Pence, el exsecretario de Estado Michael Pompeo y el senador por Carolina del Sur Tim Scott son algunos de los republicanos notables que se barajan para las campañas de 2024.

Trump lidera las encuestas del Partido Republicano, según RealClearPolitics. DeSantis es su rival más cercano. El resto están en un solo dígito.

Pero Trump y sus asesores se han sentido frustrados de que el ex presidente no esté más a menudo en el ciclo de noticias. Las organizaciones tradicionales de noticias -incluida Fox News, una vez aliada- evitan en gran medida sus mítines y apariciones, mientras que dos medios simpatizantes, NewsMax y One America News Network, no son emitidos por algunos de los principales proveedores de cable.

VER +Edificios de Trump y Vornado en San Francisco, en una lista de vigilancia

La visita de Trump al lugar donde se produjo un catastrófico accidente ferroviario en East Palestine, Ohio, le valió la cobertura de los principales medios de comunicación, aunque también llamó la atención sobre los esfuerzos de su administración para debilitar las regulaciones sobre los ferrocarriles de mercancías.

PUBLICIDAD

El gobernador se prepara

Hasta ahora, DeSantis y su equipo se han negado a entrar en enfrentamientos públicos con Trump, prefiriendo promover su historial como gobernador. Un aliado de DeSantis dijo que el equipo cree que el clima político es diferente al de 2016, cuando Trump ganó las elecciones, y que el ex presidente no podrá volver a intimidar su camino hacia la nominación.

Los aliados de DeSantis argumentan que la juventud del gobernador -tiene 44 años- y su enfoque en sus logros y su currículum le ayudarán a soportar el escrutinio de los investigadores de la oposición a Trump y los insultos del propio candidato.

“No tienes que definir al presidente Trump. Todo el mundo ha tomado una decisión. No creo que Ron DeSantis diciendo algo negativo sobre Donald Trump vaya a hacer cambiar de opinión a nadie”, dijo Mick Mulvaney, exjefe de gabinete de Trump en la Casa Blanca.

Recientemente asistió a un retiro de donantes que DeSantis organizó en Palm Beach y dijo que salió impresionado por el énfasis del gobernador en la política.

PUBLICIDAD

“La estrategia del ‘camino alto’ es la mejor oportunidad, y es lo que tiene”, dijo. “Todos los candidatos republicanos tendrán el mismo mensaje: Podemos hacer las políticas de Trump sin el bagaje de Trump”.

Se espera que los aliados de DeSantis revelen pronto un súper comité de acción política destinado a apoyar una campaña, lo que le permitirá recaudar más dinero de los donantes antes de un anuncio oficial. Personas cercanas a DeSantis esperan que declare que se presenta a finales de mayo o principios de junio, después de la sesión legislativa estatal de Florida.

PUBLICIDAD

En las próximas semanas el gobernador saldrá de gira por su nuevo libro de memorias, publicado a principios de esta semana, incluyendo paradas en Texas, California, Pensilvania y Alabama.

Sin embargo, a algunos republicanos les preocupa que DeSantis no esté probado en el escenario nacional y con los votantes independientes y suburbanos y los medios de comunicación nacionales. Vive en una burbuja de Florida de su propia creación, argumentan, donde todas las palancas de poder descansan con los republicanos y puede comprometerse con seguridad sólo con los medios de comunicación conservadores.

Trump, sin embargo, está en su propia burbuja de Florida en Mar-A-Lago, donde algunos asesores creen que todavía pasa demasiado tiempo quejándose de las elecciones de 2020 que él afirma, falsamente, que le fueron robadas.

PUBLICIDAD

Los republicanos fuera de la órbita de Trump dicen que su obsesión constante con 2020 y su negativa a aceptar su pérdida está lastrando al partido, contribuyendo a los resultados más débiles de lo esperado del Partido Republicano en las elecciones de mitad de mandato de 2022, y amenazando con descarrilar también las de 2024.

Lea más información en Bloomberg.com.