La gente hace cola frente a la sede cerrada de Silicon Valley Bank (SVB) el 10 de marzo de 2023 en Santa Clara, California. (Photo by Justin Sullivan/Getty Images).
Tiempo de lectura: 6 minutos

Silicon Valley Bank sufrió probablemente la corrida bancaria más rápida de la historia y también el rescate más rápido de los depositantes. El prestamista de la industria de capital de riesgo había operado bajo reglas más ligeras y menos restricciones que los bancos más grandes después de un exitoso esfuerzo de cabildeo en 2018. Hasta hace unas semanas, se consideró que era demasiado pequeño para causar un daño real si tenía problemas, pero en el momento en que ello ocurrió, todos se dieron cuenta de que, después de todo, era sistémico.

De hecho, la escala de los depósitos rescatados de SVB no era mucho menor que la de Washington Mutual, que quebró durante el colapso de 2008 y fue absorbida por JPMorgan Chase & Co. Los rescates de depositantes no son tan raros como podría pensarse. En los últimos 22 años, los depositantes de los bancos en quiebra han sido ayudados más a menudo de lo que han sido perjudicados en las quiebras bancarias. Por lo general, una combinación de respaldos públicos y adquirentes de confianza asumen estas obligaciones.

En los más de 560 bancos que han quebrado desde 2001, el 93% de los depósitos (728.000 millones de dólares) fueron asumidos en su totalidad por los adquirentes de los bancos en quiebra.dfd

¿Por qué quebró SVB? La historia básica es que creció muy rápido, casi triplicando los depósitos en sólo tres años, y sus gestores asumieron demasiados riesgos, al invertir la mayor parte de su efectivo sobrante en bonos a largo plazo, principalmente respaldados por el Gobierno. Entonces, cuando la Reserva Federal subió rápidamente los tipos de interés, el valor de estos bonos cayó, dejando al SVB en necesidad de capital adicional.

Los depósitos de SVB se dispararon en un momento en el que los inversores invertían en empresas de nueva creación, apostando por altos rendimientos de crecimiento futuro, mientras que los rendimientos de muchos otros activos estaban suprimidos por los tipos de interés ultrabajos. Sus depositantes eran empresas similares propensas a actuar de forma similar, lo que sería parte de su caída, pero, el fuerte crecimiento de los depósitos y el exceso de efectivo han sido la tendencia de los bancos durante años. Los balances bancarios se han vuelto mucho más líquidos y la mayoría de los bancos han colocado muchos más fondos de los depositantes en bonos del Tesoro y otros bonos, al igual que SVB.

PUBLICIDAD
VER +
Un riesgo no figuraba en la lista de los estrategas para 2023: La crisis bancaria

Una forma sencilla de seguir esta tendencia es la diferencia entre el total de depósitos y el total de préstamos en el sistema bancario estadounidense. Tras la crisis financiera de 2008, los reguladores de todo el mundo decidieron que los bancos debían depender menos de la financiación de los mercados financieros, es decir, de los préstamos de otros bancos y fondos en forma de préstamos interbancarios, papel comercial y bonos a corto plazo. La huida de este tipo de financiación había sido una parte importante de la historia de la última crisis. Se dijo a los bancos que necesitaban más financiación basada en depósitos en comparación con sus activos difíciles de vender, como los préstamos.

La zona sombreada a continuación muestra el crecimiento del exceso de liquidez en los balances bancarios desde 2008. Luego, cuando estalló la pandemia del Covid-19 en 2020, la Fed y el Gobierno se combinaron para desencadenar una enorme inyección de efectivo en la economía.

La diferencia entre depósitos y préstamos superó los 7 billones de dólares en 2021 y se sitúa ahora en 5,5 billones para los bancos comerciales de EE.UU.dfd

El principal indicador para los inversores que analizan bancos individuales es la relación entre préstamos y depósitos. Normalmente, expresado en porcentaje, describe cuántos dólares de préstamos ha concedido un banco por cada dólar de depósitos. El nivel actual para todos los bancos estadounidenses en conjunto es del 69%, es decir, 69 céntimos de préstamos por cada dólar de depósitos.

PUBLICIDAD

Los grandes bancos tienen que cumplir normas más estrictas sobre la estabilidad de su financiación y las fuentes de liquidez disponibles en sus balances para reembolsar a los depositantes, por lo que suelen tener ratios préstamos-depósitos más bajos que los bancos más pequeños.

En los últimos años, los bancos medianos tendían a tener menos liquidez que los grandes, y todos los bancos en su conjunto, con algunas excepciones.dfd

Todos los bancos experimentaron un crecimiento de los depósitos superior al de los préstamos durante la pandemia y la reapertura posterior. La gente y las empresas acumularon ahorros y pagaron sus deudas durante los cierres y luego gastaron poco a poco el exceso de efectivo cuando la actividad económica se reanudó. Pero, SVB y Silvergate destacan realmente, ya que disponían de más efectivo disponible para gestionar que sus homólogos, así que ¿qué hicieron con él y fue muy diferente a los demás?

Activos en manos de bancos medianos que han sufrido presiones en comparación con grandes bancos seleccionados.dfd

Los bancos eligen cómo invertir sus fondos sobrantes. El efectivo es accesible al instante, pero suele producir los menores ingresos por intereses. Los bonos ofrecen una mayor rentabilidad, pero su valor varía en función de los tipos de interés.

Fijémonos en Bank of America Corp. y JPMorgan. Este último invierte mucho más en efectivo, por lo que es fácilmente accesible y fácil de redistribuir. El primero invirtió más en valores para obtener mayores ingresos por intereses antes, con el riesgo de sacrificar la oportunidad de invertir en bonos de mayor rendimiento cuando subieran los tipos. Bank of America también invirtió más en bonos que mantendría hasta su vencimiento: Lo hizo porque cuando los tipos subieron las normas contables para los bonos mantenidos hasta el vencimiento (HTM) significan que no tenía que reconocer pérdidas de valor de mercado en sus resultados. Los bonos disponibles para la venta (AFS) pueden venderse más fácilmente si un banco desea invertir en activos de mayor rentabilidad, pero cualquier cambio en su valor debe registrarse en los resultados inmediatamente.

PUBLICIDAD

Para los grandes bancos, estas decisiones consisten principalmente en elegir entre los beneficios actuales y los futuros. Para SVB y Silvergate, las mismas decisiones resultaron ser existenciales.

SVB tenía el 57% de sus activos en bonos y otros valores a finales de 2022, todos los cuales sufrieron pérdidas de valor de mercado al subir los tipos. Era muy poco probable que estos bonos entraran en mora, por lo que los cambios de valoración no importarían a menos que el banco tuviera que venderlos y realizar las pérdidas. SVB mantuvo la mayoría de sus bonos como HTM, en mucha mayor medida que otros bancos.

Silicon Valley Bank y Silvergate presentaban valores atípicos en cuanto a los tipos de activos que poseían como porcentaje de sus activos totales.dfd

Esto se convirtió en el mayor dolor de cabeza de SVB. Aunque no tenía que reconocer pérdidas de valor en sus bonos HTM, los inversores podían ver lo grandes que eran esas pérdidas y lo mal que le iría a SVB si tuviera que venderlos.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, los depósitos de SVB dejaron de crecer y empezaron a contraerse y el banco decidió vender muchos de sus bonos AFS existentes y comprar valores con rendimientos más altos y vencimientos más cortos. Así liberaría efectivo con más regularidad para reinvertirlo o compensar la contracción de los depósitos. Sin embargo, los bonos que vendió le obligaron a cristalizar pérdidas por valor de mercado de 1.800 millones de dólares. Para sus accionistas y algunos de sus clientes, esto hizo que su enorme cartera HTM fuera también más problemática.

Las normas de contabilidad dicen que si tienes que vender bonos HTM, tienes que marcarlos todos a valor de mercado. Y si SVB estaba lo suficientemente preocupado por los depósitos como para realizar una pérdida tan grande en sus bonos AFS, entonces, tal vez, no pasaría tanto tiempo hasta que tuviera que empezar a vender bonos HTM también. Eso podría significar el inicio de un proceso de realización de más pérdidas de las que el banco tenía en capital. La corrida del banco comenzó después de que algunos gestores de fondos de capital riesgo se preocuparan por esto. Desde entonces, SVB ha sido absorbido en parte por First Citizens y en parte por la Federal Deposit Insurance Corp.

Todos los demás bancos pequeños con grandes carteras de bonos tienen un mayor sesgo hacia las participaciones AFS, lo que significa que informan de su valor de mercado en sus resultados trimestrales. Sin embargo, a diferencia de los grandes bancos, no tienen que deducir las pérdidas por valoración de los fondos propios, lo que significa que pueden parecer más sanos de lo que son. Si se hubieran mantenido normas más estrictas para los bancos más pequeños, se habrían reducido las posibilidades de que las valoraciones de los bonos se convirtieran en una desagradable sorpresa. Pero al mismo tiempo, SVB estaba muy lejos de la línea de comportamiento de la mayoría de los bancos, grandes o pequeños.

Lea más en Bloomberg.com

VER +
UBS reduciría su planilla entre un 20% y un 30% tras adquisición de Credit Suisse