Operadores de bonos prevén más ganancias tras un trimestre volátil pero positivo

Estas son las principales razones por las cuáles los actores de este mercado prevén nuevas ganancias en el futuro cercano

Imagen de Wall Street, en Nueva York
Por Liz Capo McCormick - Michael McKenzie
03 de abril, 2023 | 04:16 PM

Bloomberg — El mercado de bonos del Tesoro de EE.UU. ha tenido un trimestre turbulento, pero ha dado lugar a los mejores rendimientos desde 2020, y hay razones para esperar más ganancias a corto plazo. Un factor significativo es la posibilidad de que aumenten las compras por parte de los inversores en Japón al inicio de su año fiscal. Además, se espera que la pausa de una semana en las subastas de bonos y obligaciones, junto con los flujos hacia los fondos de deuda pública estadounidense, beneficien al mercado.

VER +
Por qué repunte de acciones tecnológicas no es sostenible, según Morgan Stanley

Sin embargo, el mercado podría no ser unidireccional, y el informe mensual de empleo de EE.UU. del próximo viernes podría suponer una sacudida si resulta más fuerte de lo esperado, reavivando las expectativas de una subida adicional de tasas por parte de la Reserva Federal en mayo.

Por otra parte, el informe sobre el mercado laboral también podría ayudar a mantener el apetito por los bonos del Tesoro si conduce a una relajación de la política monetaria este año. Esta situación podría mantener la presión a la baja sobre los rendimientos, incluso si el rally se agota temporalmente.

Los alcistas de los bonos del Tesoro retomaron la iniciativa en el primer trimestre del añodfd

Steve Bartolini, gestor de carteras de T. Rowe Price, cree que la mera perspectiva de una relajación de la política monetaria este año debería mantener la presión a la baja sobre los rendimientos. Añadió que saben que si llega una recesión, la Reserva Federal recortará las tasas agresivamente.

PUBLICIDAD

Además, los diversos vientos de cola dentro del propio mercado del Tesoro también podrían mantener la presión a la baja sobre los rendimientos.

VER +
Yuan sustituye al dólar como la divisa más negociada en Rusia

Los flujos hacia fondos de deuda pública estadounidense han ascendido a US$43.000 millones en las últimas ocho semanas, según TD Securities.

Las subastas del Tesoro de la semana que viene se limitan a letras, y la próxima venta con cupón no tendrá lugar hasta el 11 de abril, cuando se ofrezca deuda a tres años.

PUBLICIDAD

Y los datos del Ministerio de Finanzas japonés muestran un aumento de la compra de bonos extranjeros a partir de febrero. “Esto debería servir -aunque no en el vacío- como una fuente adicional de demanda”, dijo el estratega de BMO Capital Markets Benjamin Jeffery.

Un trimestre memorable

El rendimiento del 3% de los bonos del Tesoro en el primer trimestre -el mayor desde los tres primeros meses de 2020, cuando el inicio de la pandemia de Covid provocó una huida hacia activos refugio- se produjo cuando los primeros colapsos de bancos estadounidenses desde 2008 provocaron una reevaluación de la probabilidad de nuevas subidas de tasas de la Fed, a pesar de las lecturas de inflación aún elevadas.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro en la mayoría de los vencimientos alcanzaron sus niveles más bajos del año en marzo, liderados por los títulos a más corto plazo. El recorrido también fue tumultuoso, con el rendimiento a dos años subiendo o bajando al menos 20 puntos básicos en nueve días diferentes.

VER +
Cisnes negros, fondos de cobertura y enojados y cómo generar retornos de 3.612%

Una medida de la volatilidad del Tesoro, el índice ICE BofA MOVE, alcanzó su nivel más alto desde la crisis financiera de 2008, mientras que un indicador de la volatilidad del rendimiento a dos años subió a un récord utilizando 40 años de datos, según Bloomberg Intelligence.

Los rendimientos de los bonos se vieron lastrados el viernes tras una lectura más fría de lo esperado en uno de los indicadores de inflación clave de la Reserva Federal, pero aún así terminaron fuera de sus mínimos extremos de principios de mes en medio de señales de que la crisis del sistema bancario estadounidense se ha contenido hasta cierto punto.

A finales del viernes, los operadores daban una probabilidad ligeramente superior a una entre dos de que la Reserva Federal volviera a subir las tasas un cuarto de punto en mayo. Esto supone un aumento desde las casi nulas probabilidades de la semana anterior, pero un marcado cambio desde el panorama de subida de tipos de la Reserva Federal antes de que el colapso del Silicon Valley Bank hiciera tambalearse a los mercados. Y lo que es más notable, existe una sólida convicción de que los funcionarios recortarán las tasas antes de que acabe el año, incluso si los suben una vez más.

Todas las miradas se centran ahora en si la Reserva Federal señalará sus planes de seguir endureciendo la política monetaria, y si los datos económicos y las condiciones financieras lo respaldarán o no.

PUBLICIDAD

Roger Hallam, responsable mundial de tipos de interés de Vanguard Asset Management, afirma: “No veremos el alcance de la restricción del crédito por parte de los bancos hasta dentro de varias semanas y posiblemente trimestres”.

Lea más en Bloomberg.com