Por qué los precios de los vuelos podrían abaratarse tras un intenso verano

En Estados Unidos, y en algunos casos más allá, hay motivos para creer que los precios bajarán en otoño

Un vuelo de British Airways desde el aeropuerto londinense de Heathrow. Fotógrafo: Chris Ratcliffe/Bloomberg
Por Lebawit Lily Girma
06 de mayo, 2023 | 09:30 AM

Bloomberg — Puede que parezca que volver a los días de los vuelos baratos o a precios razonables (más allá, digamos, de una metedura de una equivocación en la fijación de precios de las aerolíneas) sea cosa del pasado. Pero últimamente, los expertos en aviación se han mostrado optimistas sobre la posibilidad de un alivio, con predicciones de que las tarifas se suavizarán a medida que ceda la demanda reprimida y las compañías aéreas sigan ampliando su capacidad y mejorando su personal.

Según Scott Keyes, CEO del servicio de suscripción a ofertas de boletos de avión Going, antes conocido como Scott’s Cheap Flights, los precios ya han bajado un 12% desde que alcanzaron su máximo en mayo de 2022, y señala que el repunte de la primavera pasada se debió en parte a la convergencia de una abrumadora demanda de “viajes por venganza” y una aguda escasez de pilotos. El informe del 20 de abril sobre el estado del sector, elaborado por la asociación comercial Airlines for America, muestra que las tarifas aéreas bajaron un 8,7% en el primer trimestre de 2023 respecto al primer trimestre de 2019. “En cuanto a las tarifas aéreas el resto del año, van a ser en gran medida más bajas que la primavera y el verano pasados”, dice Keyes.

VER +
Por qué los billetes de avión son tan caros y es probable que sigan siéndolo

Si el costo de los vuelos es un reflejo de la oferta y la demanda, la presión está disminuyendo en ambos lados de la ecuación, al menos para los vuelos internacionales desde Estados Unidos. Por ejemplo, United Airlines citó una demanda de ocio inferior a la prevista para enero y febrero de 2023. (Los viajes de negocios se han mantenido por debajo de los niveles anteriores a la pandemia). Más dramático aún, Alaska Air declaró unas pérdidas de US$142 millones en el primer trimestre de 2023, alegando una menor demanda de ocio y un aumento de los costes. Esto puede ser el principio de una tendencia para esos primeros meses del año, dice Brian Sumers, analista de aviación y fundador del boletín Airline Observer.

En EE.UU., el comportamiento de los consumidores está cambiando. Los ahorros de los hogares no son tan sólidos como lo fueron tras el reinicio de los viajes en los dos últimos años. Y aumenta la preocupación por la inflación, las turbulencias bancarias y la posibilidad de una recesión. Incluso los presupuestos para viajes de los consumidores de alto nivel muestran un descenso.

PUBLICIDAD

Por el lado de la oferta, las compañías aéreas mundiales están empezando por fin a tomar posesión de nuevos aviones largamente esperados (a pesar del último pequeño contratiempo en la entrega de aviones) y a llevar gradualmente sus filas de pilotos a los niveles anteriores a la pandemia. Los avances en todos los frentes son graduales. El descenso de las tarifas en la segunda mitad del año puede apuntar a un respiro temporal que dure entre el otoño y principios de 2024, antes de que otros factores como las jubilaciones de pilotos y el aumento de los precios del petróleo vuelvan a elevar las tarifas aéreas. Pero en conjunto, dice Keyes, “estamos viendo tarifas más baratas hoy que hace un año, y espero que eso continúe”.

Mayor capacidad de las aerolíneas

Sobrevolando Puerto Vallarta, México. Fotógrafo: César Rodríguez/Bloombergdfd

Volver a poner en marcha los aviones que se quedaron en tierra durante meses en 2020 ha sido una tarea difícil y lenta para las compañías aéreas, con ramificaciones continuas. Por un lado, significa que las aerolíneas estadounidenses siguen operando con menos aviones y, por tanto, poniendo al día su capacidad de vuelo. Pero recientemente han podido aumentar el número de asientos con la entrega de nuevos aviones con más plazas, al tiempo que sustituían los reactores regionales que retiraron durante la pandemia. Se espera que se entreguen hasta 421 aviones nuevos a las principales compañías aéreas estadounidenses en 2023 y otros 531 en 2024, informa Airlines for America.

Para el primer semestre de 2023, el crecimiento de la capacidad de las líneas aéreas nacionales sigue siendo inferior al del producto interior bruto, según el informe del 20 de abril de Airlines for America. Ambos deberían crecer proporcionalmente. Pero en términos absolutos, los vuelos con salida de EE.UU. a México, África y Oriente Medio en el primer trimestre ya han superado la capacidad de plazas de las aerolíneas en el primer trimestre de 2019, según Hopper, mientras que Europa ha recuperado el 94% de sus plazas estimadas con salida de EE.UU. Con una enorme demanda para Europa este verano y probablemente el otoño, Hopper predice que las compañías aéreas mundiales que vuelan desde EE.UU. seguirán reconstruyendo sus redes transatlánticas para superar la capacidad de 2019 a tiempo para el máximo de viajes de vacaciones.

PUBLICIDAD
VER +
Aerolíneas tendrán que subir precio de boletos para pagar por combustible sostenible: IATA

Estancamiento de la demanda

Un vuelo de British Airways desde el aeropuerto londinense de Heathrow. Fotógrafo: Chris Ratcliffe/Bloombergdfd

Según datos recopilados para Bloomberg en marzo por la empresa de análisis de la aviación Cirium, los lugares en algunas de las rutas transatlánticas de más rápido crecimiento (incluidos los vuelos a Londres Gatwick, Milán y París) ya han superado la demanda. Las rutas desde los aeropuertos de Londres a Los Ángeles muestran 100.000 lugares más este verano que el pasado. “Si esa tendencia se mantiene, la economía básica de la oferta y la demanda dicta que las tarifas bajarán [este verano]”, dice el portavoz de Cirium, Mike Arnot.

Puede que la demanda sea alta durante los meses más cálidos, pero incluso entonces los viajeros con flexibilidad y ojo avizor podrán encontrar bolsas de precios más bajos antes del Día del Trabajo. “Hay demasiada gente que quiere volar este verano para el número de plazas que hay”, dice Sumers. “¿Pero puedes conseguir una oferta un miércoles cualquiera de agosto, después de que la mitad de los escolares del país hayan vuelto al colegio?”. La respuesta será afirmativa, predice.

Su estrategia para encontrar esas tarifas tiene dos vertientes, aunque requiere cierto conocimiento del sector. Además de buscar fechas de salida fuera de temporada alta (entre semana en lugar de los fines de semana festivos, por ejemplo), aconseja buscar rutas como la de Los Ángeles a Londres, donde el crecimiento de la capacidad del transportista puede haber superado a la demanda. Otras rutas a las que echa el ojo son las que unen Nueva York y California y las que van de las ciudades de la Costa Oeste a Hawai.

VER +
CLEAN: ¿Por qué los boletos de avión están tan caros?

Más allá del verano

Los horarios de otoño de las compañías aéreas siguen en gran medida en el aire. “Las aerolíneas querrán esperar a ver cómo van las reservas en abril, mayo y junio antes de decidir si redoblan la apuesta por septiembre, octubre y noviembre”, dice Arnot.

Sumers afirma que el cambio en las tarifas dependerá de la capacidad y el deseo de los viajeros de seguir viajando (como hicieron en 2022) cuando las temperaturas empiecen a bajar y se reanuden el trabajo y la escuela. “No está claro si esa tendencia se mantendrá”, afirma. La demanda tendrá que disminuir sustancialmente para que las compañías aéreas bajen las tarifas en septiembre y octubre: Un vuelo lleno al 80% con una tarifa media de US$400 sigue siendo más rentable que un vuelo lleno al 100% con una tarifa media de US$300. Pero, como dice Sumers, “si insistes en tarifas de US$400 y nadie pica, acabas con factores de carga muy, muy bajos”.

Si eso no ocurre en otoño, anímate. Hay aún más posibilidades de que bajen las tarifas en enero y febrero de 2024. “La demanda ha sido escasa [durante esos meses] este año”, dice Sumers. “Si esta tendencia continúa, probablemente veremos los precios más baratos a principios del [próximo] año natural”.

Lea más en Bloomberg.com