Biden quiere que LatAm ayude a controlar la migración, pero no le será fácil

Los gobiernos latinoamericanos han estado presionando a Washington para obtener más fondos para disuadir la migración, pero algunos líderes afirman que la asistencia ha sido insuficiente

En Arizona
Por Michael McDonald
12 de mayo, 2023 | 10:58 AM

Bloomberg — Al tiempo que el gobierno de Joe Biden pone fin a una política de la época de la pandemia conocida como Título 42, que permitía la deportación rápida de quienes cruzaban la frontera sin autorización, la región latinoamericana está experimentando un fuerte aumento de la cantidad de migrantes que intentan llegar a Estados Unidos.

En respuesta, los gobiernos latinoamericanos han estado presionando a Washington para obtener más ayuda humanitaria, financiación para procesar las solicitudes de asilo e inversiones a largo plazo para disuadir la migración, pero afirman que la asistencia ha sido escasa.

VER +
Las 8 medidas con que EE.UU. busca evitar desmanes tras el fin del Título 42

El Presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, declaró en una entrevista esta semana que “estamos estancados en el medio. Hemos hablado mucho con el gobierno de Estados Unidos, que es el destino final de la mayoría de estos migrantes, de que tienen que contribuir, pero no tenemos muchas esperanzas”.

En los últimos días, las autoridades estadounidenses han recibido hasta 10.000 personas al día en la frontera sur. El plan de Biden para hacer frente a la afluencia incluye un aumento de las patrullas, una tramitación más rápida de los migrantes y una aplicación telefónica para ayudar con las solicitudes de asilo. Sin embargo, el gobierno de Biden también quiere compartir la carga del aumento de la migración con otras naciones a lo largo del camino hacia Estados Unidos, pero la respuesta en América Latina ha sido clara: este es un problema que requiere políticas y dólares estadounidenses para solucionarlo.

PUBLICIDAD
VER +
¿Qué es el Título 42 de Estados Unidos? Le explicamos

Solicitudes de asilo

La política podría dar lugar a un enorme aumento de los casos de asilo en esos países, en un momento en que Costa Rica ya está agobiada por más de 220.000 solicitudes de refugio en los cuatro años hasta noviembre de 2022, creando un enorme retraso.

Esta semana, una delegación del gobierno de México visitó la Casa Blanca y pidió más dinero para hacer frente a la pobreza y la violencia, consideradas las causas profundas de la migración en la región. El Presidente Andrés Manuel López Obrador habló con Biden en una llamada sobre la necesidad de cooperación para abordar las condiciones en la región. Miguel Meza, responsable de programas para migrantes de Catholic Relief Services, calcula que hay 55.000 personas en el norte de México a la espera de cruzar la frontera estadounidense, procedentes de México, Centroamérica, Venezuela, Haití y otros países.

En Arizonadfd

Muchos de esos migrantes recorrieron largas rutas por tierra o mar para llegar a México. En Panamá se ha quintuplicado este año el número de migrantes con destino a Estados Unidos, en su mayoría venezolanos, pero también cubanos, ecuatorianos y chinos, que cruzan el Tapón del Darién, una densa selva en la frontera entre Colombia y Panamá. Miles de personas se reúnen en el noroeste de Colombia mientras se preparan para dirigirse a Estados Unidos a través de la selva.

PUBLICIDAD

En los tres primeros meses de 2023, más de 87.000 migrantes entraron en Panamá desde Colombia, un aumento del 530% respecto al mismo periodo de 2022, según el servicio de inmigración de Panamá. La ministra de Relaciones Exteriores, Janaina Tewaney, viajó a Washington esta semana para reunirse con legisladores y diplomáticos estadounidenses, presionando por una “acción conjunta para abordar los desafíos planteados por los grandes flujos de migrantes.”

Los migrantes que llegan a Panamá suelen continuar por Centroamérica y México de camino a EE.UU., caminando por las autopistas o tomando autobuses, trenes u otros medios de transporte público. Muchos viajan tras un prolongado periodo de restricciones por la pandemia y mientras sus países tardan en recuperarse económicamente en medio de una inflación más rápida.

VER +
AMLO refuerza seguridad en frontera de México con Centroamérica por Título 42

Guatemala

Algunos de ellos acaban quedándose y solicitando el estatuto de refugiado en países situados a lo largo de la ruta, lo que aumenta los costos para los gobiernos que deben prestar servicios públicos. El año pasado, miles de venezolanos quedaron varados en Costa Rica después de que el gobierno de Biden cambiara su política de inmigración para desalentar las solicitudes de asilo en la frontera estadounidense. El aumento de las llegadas a Panamá en medio del fin del Título 42 amenaza con crear cargas adicionales allí.

En abril, el gobierno de Guatemala hizo un llamamiento a la comunidad internacional para “aumentar la cooperación regional y promover formas legales de migración” en previsión del fin del Título 42. El Presidente Alejandro Giammattei declaró que su gobierno ha solicitado ayuda al Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para gestionar los flujos migratorios.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, recibió el encargo de trabajar con los países centroamericanos para abordar las causas profundas de la migración. Un funcionario de la Casa Blanca afirmó que los esfuerzos han allanado el camino para reducir la migración con el tiempo y que Harris ha conseguido más de US$4.200 millones en compromisos de inversión del sector privado por parte de empresas como Nestlé SA y Target Corp (TGT). EE.UU. también se ha comprometido a aumentar la ayuda a la región en US$4.000 millones a lo largo de cuatro años, según el funcionario.

En Arizonadfd

El Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. ha detenido a más de 1,22 millones de personas -algunas de ellas reincidentes- en la frontera suroeste en la primera mitad de este año fiscal, que comenzó en octubre. Esta cifra está en camino de batir el récord de 2,38 millones del año pasado. Las cifras récord podrían causar una gran acumulación de personas en las ciudades fronterizas mexicanas mientras los migrantes esperan citas para ser considerados para asilo en los EE.UU., dijo Ari Sawyer, un investigador de la frontera de EE.UU. en Human Rights Watch.

El consejo de AMLO

AMLO, como se lo conoce al presidente mexicano, dijo esta semana que apoyaba los esfuerzos de Biden por controlar la inmigración y prometió que su país ayudaría. Por ejemplo, México ha aceptado acoger a inmigrantes expulsados de ciertos países que no reúnen los requisitos para obtener asilo. Pero AMLO también aprovechó la oportunidad para repetir una frecuente pulla a su homólogo estadounidense por no dedicar suficientes esfuerzos a aliviar las tensiones políticas en la región, lo que, según él, ayudaría a frenar la inmigración.

PUBLICIDAD

“¿Qué tiene que hacer el gobierno de Estados Unidos? Lo digo respetuosamente, pero llegar a acuerdos con Venezuela, con Cuba, con todos los países”, dijo López Obrador a periodistas. “¿Cómo va a mantener la armonía, la paz y la tranquilidad si hay tantas diferencias de opinión, si hay tanta confrontación con los vecinos?”.

Andrés Ramírez, el jefe de la oficina de refugiados de México, dijo que el gobierno ya está abrumado y necesitará ayuda para manejar el aumento esperado de migrantes y solicitudes de asilo a medida que EE.UU. rechaza a más personas o prohíbe a aquellos que no siguen sus nuevas directrices.

“Es absolutamente necesario un aumento del presupuesto, pero no está claro que vaya a producirse”, dijo Ramírez.

Mientras tanto, las autoridades de México y Centroamérica intentan disuadir a los migrantes advirtiéndoles de los peligros que corren a lo largo de la ruta hacia Estados Unidos, donde algunos migrantes son secuestrados o extorsionados. Las autoridades también están tratando de disipar los rumores difundidos por los contrabandistas, conocidos como coyotes, de que la frontera está abierta ahora que el Título 42 ha expirado. Los coyotes suelen cobrar miles de dólares por sus servicios.

PUBLICIDAD

“El fin del Título 42, a partir de hoy, no significa que la frontera esté abierta”, dijo Cindy Mariella, viceministra de Asuntos Exteriores de El Salvador. “No se dejen engañar por personas sin escrúpulos que intentan aprovecharse de la situación y obtener beneficios”.

--Con la colaboración de Jordan Fabian, Maya Averbuch, Oscar Medina y Leda Alvim.

Lea más en Bloomberg.com