Nuevo jefe del BID aleja al banco latinoamericano de disputa entre EE.UU. y China

Ilan Goldfajn centrará la entidad crediticia en los proyectos regionales y la integración

Ilan Goldfajn
23 de mayo, 2023 | 02:36 AM

Bloomberg — El nuevo dirigente del principal banco de desarrollo de América Latina trata de mantenerse al margen de la competencia mundial entre Estados Unidos y China, evitando el rumbo de su predecesor, que pretendía utilizar el prestamista para contrarrestar la influencia de Pekín en la región.

Ilan Goldfajn, que asumió la presidencia en diciembre, declaró en una entrevista que el Banco Interamericano de Desarrollo, que prestó más de US$12.000 millones el año pasado, se centra en la integración de los países de la región mediante proyectos de infraestructura y energía, así como en los esfuerzos para proteger la biodiversidad.

Esta postura marca una diferencia con el enfoque adoptado por Mauricio Claver-Carone, el anterior presidente y halcón de China, que intentó recuperar el terreno que Pekín había ganado durante años de préstamos a la región, incluidos más de US$130.000 millones de bancos estatales.

“Tenemos un mandato para la integración regional”, dijo Goldfajn en la entrevista en su despacho de Washington. “Lo mejor que podemos hacer en un mundo globalmente polarizado es desarrollar proyectos regionales en torno a la integración regional”, dijo el brasileño.

PUBLICIDAD

Aunque el nuevo jefe quiere evitar amplificar públicamente los esfuerzos de Estados Unidos, su mayor accionista, por contrarrestar la creciente influencia de China a escala mundial y persuadir a las naciones en desarrollo de las ventajas de ponerse del lado de Washington, afirmó que el banco seguirá promoviendo sus valores “fundamentales” de democracia y libertad de expresión.

La creciente competencia entre EE.UU. y China es más visible en cuestiones como el Mar de China Meridional, Taiwán y el supuesto incidente del globo espía a principios de este año. Pero se ha estado gestando una batalla más silenciosa en torno a instituciones financieras internacionales como el BID y el Banco Mundial, que tradicionalmente han estado impulsadas por la influencia estadounidense o europea.

En las últimas décadas, China se ha convertido en un importante prestamista y promotor de infraestructuras en los mercados emergentes, creando un sistema paralelo de financiación, deuda e influencia.

PUBLICIDAD
VER +
Débil inflación y endeudamiento en China revelan que su recuperación flaquea

La participación accionarial de China en el BID es inferior al 1% -frente al 30% de Estados Unidos-, pero su pertenencia a él permite a las empresas del país licitar en proyectos de infraestructuras financiados por el banco. China también tiene un 5% de poder de voto en IDB Invest, una rama de préstamos privados, frente al 15% de EEUU.

IDB Power Players

China es también una importante fuente de comercio e inversión para muchos de los países de la región, incluidos Brasil y Argentina, los mayores accionistas del BID después de EE.UU.

Goldfajn, anteriormente máximo responsable regional del Fondo Monetario Internacional y jefe del banco central de Brasil, obtuvo el cargo en el BID el año pasado, tras la destitución de Claver-Carone por una supuesta relación romántica con una alta asesora, que él ha negado.

Como parte de su enfoque sobre el regionalismo, Goldfajn destacó una iniciativa sobre biodiversidad para promover la conservación de la Amazonia, que se extiende por ocho países, así como proyectos para integrar las infraestructuras y la electricidad y compartir los recursos fluviales.

Goldfajn dijo también en la entrevista que los gobiernos de América Latina se enfrentan a demandas de mejor educación, sanidad, transporte y servicios sociales, al tiempo que disponen de menos capacidad fiscal tras la pandemia y luchan contra unas tasas de crecimiento más lentas.

“Se puede ver en las calles, se puede ver en los resultados electorales”, afirmó. “Hay menos paciencia para obtener mejores bienes públicos, servicios y mejores resultados sociales”.

Añadió que el banco espera que más países busquen canjes de deuda por naturaleza después de que Ecuador completara una transacción que generará más de US$1.000 millones de ahorro para el gobierno, al tiempo que protegerá las Islas Galápagos.

PUBLICIDAD

En las reuniones del FMI del mes pasado, los ministros de finanzas de toda la región preguntaron cómo podían seguir el ejemplo de Ecuador, dijo Goldfajn. El BID proporcionó una garantía de US$85 millones para el canje. No quiso nombrar a ningún país.

El BID también está trabajando para preparar a la región para las crisis del cambio climático, dijo Goldfajn, de forma similar a los esfuerzos del Banco Mundial y el FMI. Esto incluye tanto la mitigación como la financiación de contingencia para hacer frente a las catástrofes, dijo.

Más en Bloomberg.com