La estrategia de tasas de la Fed se complica con planes de saltear un incremento

Los analistas del banco central dicen que eso es a la vez sensible, confuso y arriesgado. Las razones de ello

Reserva Federal
Por Craig Torres
05 de junio, 2023 | 03:33 PM

Bloomberg — La reunión de junio de la Fed podría ser una de las más complicadas en su ciclo de endurecimiento que busca aplacar la inflación: el presidente de la entidad, Jerome Powell, parece estar decidido a saltear un aumento de tasas pero explicando al mismo tiempo que las subidas no han terminado.

Los analistas de la Fed dicen que eso es a la vez sensible, confuso y arriesgado. La Fed ha elevado sus tasas a lo largo de las últimas 10 reuniones hasta llevarlas a un rango de entre 5% y 5,25%. Los últimos dos siguieron al colapso de cuatro prestamistas regionales.

Ahora, Powell y varios de los funcionarios del banco central quieren hacer una pausa en la reunión de junio para evaluar las perspectivas. Esto pese a que sus previsiones económicas trimestrales podrían mostrar mayores tasas de interés e inflación que lo que esperaban hace 3 meses.

“La razón por la que quieren hacer una pausa es la gestión del riesgo: Hay muchas incertidumbres, y quieren recopilar más datos”, dijo el ex gobernador de la Fed Laurence Meyer. “Pero si creen que van a hacer una o dos más, y no suben en junio, la pregunta es: ¿por qué no?”.

PUBLICIDAD

Una posible respuesta es que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) está intentando luchar en dos frentes. Los responsables de formular políticas quieren volver a situar la inflación en su objetivo del 2%, tras más de dos años por encima del objetivo. Pero tampoco quieren que las tasas suban tanto que se disparen y aplasten la economía.

La Fed ha subido las tasas en más de cinco puntos porcentuales en poco más de un año, una de las campañas más rápidas en sus casi 110 años de historia.

“No subir las tasas en la próxima reunión permitiría al Comité disponer de más datos antes de tomar decisiones sobre el grado de endurecimiento adicional de la política monetaria”, declaró el 31 de mayo Philip Jefferson, Gobernador de la Reserva Federal.

PUBLICIDAD
Las nóminas superaron las expectativas pero la tasa de desempleo llegó a un máximo de 7 meses

Hasta ahora, la economía se ha mostrado más resistente a las subidas rápidas de tasas de lo que muchos funcionarios esperaban. Según un informe del Departamento de Trabajo publicado el viernes, los empresarios crearon 339.000 puestos de trabajo el mes pasado, aunque la tasa de desempleo también aumentó.

VER +
Reporte de empleo de EE.UU. da razones a la Fed para pausar subida de tasas

El gasto de los consumidores se ha mantenido a pesar de las persistentes presiones sobre los precios, y la estimación del modelo GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta para el segundo trimestre se acerca al 2%.

El avance de la inflación, por su parte, se ha ralentizado en los últimos meses, especialmente en el sector servicios. La medida preferida de la Reserva Federal, excluidos los alimentos y la energía, aumentó un 4,7% en los 12 meses que finalizaron en abril. Si se eliminan los precios atípicos, la medida elaborada por la Reserva Federal de Dallas muestra una inflación semestral del 4,4%, más del doble del objetivo de la Reserva Federal.

Según Anna Wong, economista jefe para Estados Unidos de Bloomberg Economics, “sus acciones reveladas en los dos últimos meses muestran que recientemente han pasado a tener un ligero sesgo a la baja respecto a las preocupaciones sobre el crecimiento en detrimento de las preocupaciones sobre la inflación”. “Los datos de inflación no justifican una pausa ahora mismo”.

Con la inflación aún lejos de su objetivo, y el desempleo cerca de mínimos históricos, los responsables de formular políticas podrían permitirse subir las tasas al menos dos veces más para apoyarse en las presiones sobre los precios sin socavar el crecimiento, añadió Wong.

El gasto personal real también subió, tocando máximos desde abril

Algunos funcionarios de la Reserva Federal, como el presidente de la Fed de Chicago, Austan Goolsbee, han señalado los efectos retardados de las subidas y la posibilidad de una restricción crediticia a gran escala por parte de los bancos, para sugerir a los responsables políticos que sean cautos y vigilen atentamente los datos entrantes.

Aunque la tendencia general de los datos ha sido favorable, hay otros indicadores que invitan a la cautela, como el índice económico adelantado del Conference Board, que apunta a una recesión en algún momento de los próximos 12 meses. Cuando los datos son confusos, los bancos centrales tienden a actuar gradualmente o no actuar en absoluto.

PUBLICIDAD

“Tenemos indicadores adelantados que sugieren que se avecina una recesión e indicadores coincidentes que sugieren que la economía avanza a buen ritmo”, afirma Kathy Bostjancic, economista jefe de Nationwide Life Insurance Co.

Jeff Fuhrer, ex director de investigación de la Reserva Federal de Boston, afirma que si en los próximos meses, tal y como se espera, la oferta sigue debilitándose, tiene sentido tomarse un respiro.

“Históricamente, se puede predecir la inflación de mañana a partir de la inflación de hoy”, dijo, excepto cuando las interrupciones de la oferta hacen subir los precios. “Este episodio es un poco diferente”, dijo. “No creo que la inflación haya subido porque hayamos tenido una demanda desmesurada”.

Mensajes difíciles

La pausa en la subida de tasas presenta algunos riesgos.

PUBLICIDAD

Durante la mayor parte del año, las autoridades han señalado a los mercados que planeaban llevar las tasas a un nivel restrictivo -su estimación mediana en marzo sugería que alcanzarían el 5,1% a finales de año- y mantenerlas ahí durante algún tiempo. Los mercados han anticipado que la Fed recortaría los tipos más adelante, en 2023.

Saltarse una subida de tasas en junio podría dificultar la reanudación, si fuera necesario. Para evitar ese resultado, Powell tendrá que dejar claro en su conferencia de prensa posterior a la reunión que puede costar más trabajo reducir la inflación.

PUBLICIDAD

“El mensaje va a ser difícil”, dijo Diane Swonk, economista jefe de KPMG LLP en Chicago. “El mayor riesgo es que los mercados empiecen a adelantarse a los recortes” de este año.

Unas condiciones financieras más favorables podrían impulsar más el crecimiento, lo que posiblemente elevaría las expectativas de inflación.

Los funcionarios de la Fed están ansiosos por garantizar que las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas y algunos temen -como advirtió Powell hace un año- que el público pueda perder la fe en la capacidad de la Fed para devolver la inflación al 2% cuanto más tiempo se mantenga por encima del objetivo.

PUBLICIDAD

Una encuesta de la Fed de Cleveland sobre la percepción de las empresas del objetivo de inflación del banco central se situó en el 3,1% en el segundo trimestre. Antes de la pandemia se situaba en el 2,2%. Otras medidas de las expectativas de inflación se inclinan al alza.

“Las expectativas de inflación son volátiles en este momento y vulnerables al desanclaje”, dijo Wong de Bloomberg. “El tiempo corre”.

Lea más en Bloomberg.com