Programas nucleares y militares: qué contenían los documentos que Trump se llevó

“Información sobre defensa y capacidades armamentísticas” de EE.UU. y otros países y programas nucleares, parte de la información clasificada que tenía en su propiedad

El ex presidente de EE.UU.
Por Chris Strohm - Zoe Tillman - Erik Larson
09 de junio, 2023 | 02:13 PM

Bloomberg — Autoridades federales de EE.UU. han presentado cargos formales contra el ex presidente del país, Donald Trump, por su negativa a devolver documentos clasificados encontrados en su casa de Florida. Es la primera vez que un ex mandatario enfrenta cargos de esta naturaleza criminal.

En concreto, Trump enfrenta siete cargos, entre ellos retención voluntaria de información de defensa nacional, ocultamiento corrupto de documentos, conspiración para obstruir a la justicia y declaraciones falsas, según la acusación, hecha pública por una corte federal de Miami.

La presentación describe evidencia recopilada por el equipo del abogado especial Jack Smith, obtenida de testigos y otras fuentes en un esfuerzo de dos años de duración para determinar qué documentos se llevó el ex presidente y si cometió delitos.

Mar-a-Lago, la propiedad de Donald Trump

Durante una redada sin precedentes a la propiedad de Trump, conocida como Mar-a-Lago en agosto de 2022, las fuerzas del FBI se llevaron 27 cajas y varias otras colecciones de documentos que contenían 11 tipos de material clasificado.

PUBLICIDAD

Ellos incluían “información sobre defensa y capacidades armamentísticas” de EE.UU. y otros países, programas nucleares de EE.UU., “potenciales vulnerabilidades de EE.UU. y sus aliados a ataques militares” y “planes de posible retribución en respuesta a ataques extranjeros”.

“La revelación no autorizada de estos documentos clasificados podría poner en riesgo la seguridad nacional de EE.UU.”, dicen los cargos. “Trump no estaba autorizado a poseer o retener esos documentos clasificados”.

Una condena por ocultar o destruir deliberadamente documentos gubernamentales conlleva una pena de inhabilitación para el cargo, aunque los expertos jurídicos discrepan sobre si eso se aplica a la presidencia. Violar la Ley de Espionaje por retener información de defensa nacional puede acarrear hasta 10 años de prisión, y obstruir a la justicia puede conllevar hasta 20 años entre rejas, aunque sería improbable que Trump se enfrentara a las penas máximas.

PUBLICIDAD

Waltine “Walt” Nauta, un antiguo aparcacoches militar que siguió a Trump desde la Casa Blanca para convertirse en su ayudante personal en Mar-a-Lago, también ha sido acusado de cargos relacionados con la conspiración. La acusación dice que Nauta fue dirigido por Trump para “mover cajas de documentos para ocultarlos del abogado de Trump, el FBI y el gran jurado.”

“Trump estuvo personalmente involucrado en este proceso. Trump hizo que sus cajas, que contenían cientos de documentos clasificados, fueran transportadas de la Casa Blanca al club Mar-a-Lago”, dice la acusación.

En julio de 2021, en el Trump National Golf Club de Bedminster (Nueva Jersey), durante una reunión grabada en audio con un escritor, un editor y dos miembros de su personal, ninguno de los cuales poseía autorización de seguridad, Trump mostró y describió un “plan de ataque” contra un país extranjero sin nombre. Según dijo, había sido preparado para él por el Departamento de Defensa y un alto cargo militar.

Trump dijo que como presidente podría haber desclasificado el documento que estaba mostrando a otras personas. “Mira como presidente podría haberlo desclasificado”, dijo Trump, según una transcripción en la acusación. “Ahora no puedo, ya sabes, pero esto sigue siendo un secreto”.

Los documentos encontrados eran de al menos siete agencias gubernamentales, entre ellas la Agencia Central de Inteligencia, el Departamento de Defensa, la Agencia de Seguridad Nacional, el Departamento de Energía y más, según la acusación.

Trump mantuvo su inocencia en una publicación el jueves por la noche en su plataforma Truth Social y dijo que ha sido citado para comparecer en el tribunal federal de Miami el martes.

Lea más en Bloomberg.com