Sudán expulsa enviado de la ONU, complicando esfuerzos para terminar conflicto

Volker Perthes se había enfrentado a continuas presiones dentro de Sudán para facilitar un acuerdo de reparto de poder

Volker Perthes. Fuente: AFP/Getty Images
Por Simon Marks
09 de junio, 2023 | 12:04 PM

Bloomberg — En medio de esfuerzos por poner fin al mortífero conflicto de Sudán, el país ha expulsado al principal enviado de las Naciones Unidas, lo que aumenta la preocupación por su creciente aislamiento de la comunidad internacional. El viernes, el Ministerio de Asuntos Exteriores, controlado por el ejército sudanés, declaró a Volker Perthes “persona non grata”, según dos funcionarios de la ONU no identificados y familiarizados con el asunto.

Volker Perthes, que dirige la misión de la ONU en Sudán desde principios de 2021, se había enfrentado a continuas presiones dentro de Sudán para facilitar un acuerdo de reparto de poder entre el ejército y los políticos civiles tras el golpe de Estado de 2021 que derrocó al gobierno.

VER +
Conflicto paraliza lucrativo comercio oficial de oro en Sudán

La expulsión de Perthes se produce después de que el consejo gobernante de Sudán, dominado por los militares, enviara una carta a la ONU el mes pasado instando a la organización a sustituir a Perthes. El consejo le acusó de mostrar parcialidad en las disputas internas de Sudán y de despreciar la soberanía del país.

El tercer país más grande de África sigue sumido en una batalla por el poder entre el ejército dirigido por Abdel Fattah al-Burhan y la milicia Fuerzas de Apoyo Rápido. La violencia que estalló el 15 de abril ha dejado unos 1.000 muertos y ha empujado a cerca de un millón de personas más a huir de sus hogares, muchas de ellas a países vecinos. Los combates se han recrudecido en los últimos días, matando a civiles y médicos y bloqueando el acceso a los trabajadores humanitarios.

PUBLICIDAD

Arabia Saudita y Estados Unidos anunciaron el viernes que habían negociado otro alto el fuego de 24 horas a partir de las 6 de la mañana del sábado en la capital, Jartum. Las treguas anteriores sólo han dado un respiro temporal a algunas regiones.

Relaciones tensas

El ejército lleva mucho tiempo en desacuerdo con Perthes, un académico alemán de habla árabe contratado por el secretario general de la ONU para conducir a Sudán hacia un gobierno civil y unas elecciones democráticas tras el derrocamiento en 2019 del dictador Omar al-Bashir.

En los meses transcurridos entre el golpe de Estado de octubre de 2021 y el conflicto actual, el enviado de la ONU fue objeto de frecuentes críticas por parte del gobierno militar de Sudán, ya que trató de aflojar el dominio de los generales sobre la economía y fomentar la fusión de la RSF, que tenía su propia estructura de poder, financiación y aliados, en el ejército nacional.

PUBLICIDAD

Perthes también mantuvo tensas relaciones con grupos juveniles sudaneses y manifestantes prodemocráticos que se oponían a su insistencia en que el ejército desempeñara un papel fundamental en la transición democrática del país, a pesar de su brutal represión de las manifestaciones y de las serias dudas sobre su compromiso de abandonar el poder.

Su marcha plantea interrogantes sobre cómo podrá la comunidad internacional influir significativamente en cualquier nueva iniciativa de paz. También podría complicar los preparativos para hacer llegar la ayuda humanitaria que tanto necesitan las zonas más afectadas por los combates, como Jartum y la región occidental de Darfur.

Lea más en Bloomberg.co