Estimaciones de inflación en Brasil se desaceleran para todos los años hasta 2026

Analistas también estiman que los costos de endeudamiento caerán para diciembre, por debajo del pronóstico previo

Brasil
Por Maria Eloisa Capurro
04 de julio, 2023 | 06:22 AM

Bloomberg — Economistas brasileños rebajaron sus previsiones de inflación hasta el año 2026, luego de que el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva no modificara sus objetivos de inflación a mediano plazo, dejando margen para un eventual recorte de tasas de interés en agosto.

De acuerdo con un sondeo semanal del banco central, los precios al consumo registrarán un aumento anual del 4,98% para diciembre, frente a una proyección previa del 5,06%. Asimismo, los analistas redujeron sus previsiones para el próximo año hasta el 3,92%, el 3,6% para el año 2025 y el 3,5% para el 2026. La semana pasada, los banqueros centrales, liderados por Roberto Campos Neto, insinuaron que las reducciones importantes de las previsiones de inflación posibilitarían recortes de tasas.

Brasildfd

Por otra parte, los analistas prevén que los costos de endeudamiento se reducirán hasta el 12% para el mes de diciembre, en comparación con la anterior previsión del 12,25%. Se estima que la tasa Selic de referencia, situada hoy en el 13,75%, bajará al 9,5% en 2024 y al 9% en para 2025, sin variaciones respecto a las estimaciones de la última semana.

Las modificaciones se registran algunos días más tarde de la confirmación por parte del gobierno del presente objetivo de inflación del 3% hasta el año 2026, despejando la inquietud existente en torno a la eventual fijación de un objetivo más elevado.

PUBLICIDAD
VER +
Brasil y Uruguay lideran la transición energética en América Latina en 2023

“El debate sobre el aumento de la meta que inició el presidente Lula a principios de año contribuyó a un desanclaje de las expectativas de inflación”, escribieron los analistas Cassiana Fernández, Vinicius Moreira, Mirella Mirandola de JPMorgan & Chase Co (JPM). Algunos analistas ya habían comenzado a reducir sus estimaciones, ya que el gobierno comenzó a sugerir que la meta del 3% se mantendría sin cambios.

Los banqueros centrales han dicho que están “dejando la puerta abierta” para los recortes de tasas en agosto, luego de mantener las tasas de interés estables durante los últimos 10 meses. La inflación anual se redujo al 3,4% a principios de junio, el ritmo más lento desde septiembre de 2020.

Campos Neto dijo en una conferencia de prensa la semana pasada que, si bien el escenario económico de Brasil “mejoró como se esperaba”, los miembros de la junta fueron “muy divididos” en su última reunión de fijación de tasas, y algunos de ellos estaban dispuestos a ver una caída mayor de las estimaciones inflacionarias antes de señalar el comienzo de un ciclo de relajación monetaria.

Más en Bloomberg.com