BYD construirá en Brasil su primer centro de vehículos eléctricos fuera de Asia

La empresa china construirá el complejo en el estado de Bahía para su expansión en América Latina. Se espera que empiece a funcionar en 2024

Stella Li, vicepresidenta ejecutiva de BYD Co, durante una entrevista en las oficinas de la empresa en Los Ángeles, California, EE.UU., el viernes 3 de febrero de 2023. Fotógrafo: Kyle Grillot/Bloomberg
Por Leonardo Lara
04 de julio, 2023 | 12:47 PM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — BYD Co. invertirá 3.000 millones de reales (US$624 millones) en Brasil para construir su primera planta de autos eléctricos fuera de Asia, en un momento en que el gigante chino trata de ampliar su alcance geográfico en medio de un aumento global de las ventas.

El fabricante de vehículos eléctricos e híbridos enchufables (que rivaliza con Tesla Inc. (TSLA) como mayor productor mundial de vehículos eléctricos) tiene previsto construir un complejo de producción en el estado nororiental de Bahía, según un comunicado publicado el martes.

Las instalaciones incluirán la producción de coches híbridos y eléctricos, una unidad centrada en chasis para autobuses y camiones eléctricos, y otra para procesar litio y fosfato de hierro para el mercado internacional. Se espera que empiece a funcionar en 2024.

VER +
BYD avanza en proyecto de litio de US$290 millones en Chile

El centro será el primero de BYD fuera de Asia, donde la empresa también tiene previsto invertir en Tailandia y Vietnam.

PUBLICIDAD

La decisión sigue a los esfuerzos del gobierno de Brasil por estrechar los lazos entre la mayor economía de América Latina y China, y por atraer a las principales empresas para que inviertan en el país. Estos esfuerzos acelerarán las inversiones, sobre todo en proyectos sostenibles, y ayudarán a impulsar el crecimiento, según Stella Li, vicepresidenta mundial de BYD.

“Éste es un país en el que confiamos y éste es un gobierno en el que confiamos”, declaró Li en una entrevista en Sao Paulo. “Veo una posición China-Brasil en la que todos ganan para construir una relación de alto nivel y muy amistosa. Y esto está marcando una gran diferencia”.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva visitó a Xi Jinping en abril y firmó 15 acuerdos por valor de unos 50.000 millones de reales en promesas de inversión china.

PUBLICIDAD

La fábrica de BYD tendrá una capacidad anual inicial de 150.000 unidades, con potencial para alcanzar las 300.000 unidades. Será la segunda instalación dedicada exclusivamente a coches eléctricos e híbridos en Brasil. Hace dos años, Great Wall Motors acordó comprar una fábrica de Daimler AG en Sao Paulo, prometiendo inversiones de 10.000 millones de reales hasta 2032.

BYD espera que la inversión atraiga a proveedores locales que puedan especializarse en la producción de vehículos eléctricos e híbridos. El emplazamiento generará más de 5.000 puestos de trabajo.

“Esto se convertirá en el centro de la innovación”, dijo, y añadió que se formará a los proveedores. “Como somos propietarios de la tecnología, tenemos capacidad para ayudarles”.

La empresa china lleva en Brasil desde 2015, cuando abrió una fábrica de chasis de autobuses eléctricos en Sao Paulo. Más tarde, empezó a producir módulos fotovoltaicos en la misma región y baterías de litio hierro fosfato en el estado de Amazonas.

VER +
Tesla supera las expectativas: la rebaja de precios eleva las entregas a un récord

El mercado brasileño tiene potencial para desarrollarse del mismo modo que el chino, con vehículos híbridos que gradualmente den paso a tecnologías puramente eléctricas a medida que mejore la infraestructura de recarga, según Li.

Pero la tecnología tendrá que competir con los coches alimentados por etanol de caña de azúcar, otra solución más limpia que domina las calles brasileñas. Las ventas de vehículos híbridos o eléctricos en Brasil representaron sólo el 2,5% del total el año pasado, según el grupo de presión del sector, Anfavea. Se espera que esta tecnología alcance el 7% de las ventas de vehículos ligeros en 2030, mucho menos que la media mundial estimada del 37%, según Bright Consulting.

Pero a diferencia de EE.UU. (un mercado que BYD evita porque el gobierno no tiene claros sus planes “hacia las empresas chinas”), Brasil está bien posicionado en la estrategia de expansión de la empresa, afirmó.

PUBLICIDAD

“Brasil quiere que más empresas chinas inviertan aquí, para ayudar a la economía local”, afirmó Li. “La visibilidad de cara al futuro es un factor importante para nosotros”.

Lula busca estrechar aún más los lazos con China en una bofetada a EE.UU.

Con la asistencia de Dayanne Sousa y Danny Lee.

Lea más en Bloomberg.com