La sequía extrema está causando estragos en la vida cotidiana de España

Los europeos soportan el mayor período de sequía en al menos 500 años, una realidad cada vez más frecuente, y más grave, a causa del cambio climático

Embalse de Sau
Por Laura Millan
14 de julio, 2023 | 03:16 AM

Bloomberg — Este año, la sequía en España, que está experimentando una nueva ola de calor, es tan intensa que no deja indemne a casi ninguno de los componentes de la vida cotidiana.

La vajilla se queda sin fregar durante la noche por falta de agua. Ganado destinado a carne gourmet corren riesgo de morir de sed. A los turistas que se desplazan a un centro deportivo acuático los espera lodo. Todas estas dramáticas situaciones se dan mientras los europeos soportan el mayor período de sequía en al menos quinientos años, una realidad cada vez más frecuente, y más grave, a causa del cambio climático.

VER +
España quiere ser un polo de energía verde, pero corre el riesgo de ir muy rápido

“Recibimos lluvias leves a final del mes de mayo y en junio que beneficiaron al sector de la agricultura y disminuyeron el peligro de incendios forestales”, dice Sarai Sarroca, directora de la Agencia Catalana de Meteorología. “Sin embargo, nada de la magnitud de lo que precisamos para mitigar treinta y cuatro meses seguidos de sequía”.

En promedio, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las actividades del ser humano han recalentado nuestro planeta 1,2ºC desde los tiempos preindustriales. Sin embargo, el calentamiento de todo el continente europeo es al menos dos veces más rápido, y el de Cataluña todavía más, con temperaturas 2,7°C más elevadas el año pasado que la media comprendida entre 1960 y 1990, de acuerdo con la agencia de meteorología.

PUBLICIDAD

Esta semana, partes de España se han enfrentado a una fuerte ola de calor , con la agencia nacional de pronóstico del tiempo Aemet emitiendo una alerta de “riesgo extremo” para la región sur de Andalucía el miércoles.

En Cataluña el calor, junto con los niveles históricamente bajos de precipitaciones, ha dejado los embalses en un estado deplorable. Actualmente se encuentran al 30% de su capacidad, por debajo del 46,5% de media del conjunto de España.

VER +
España, en camino a generar más de la mitad de su energía de fuentes renovables
Sau, Españadfd
Sequíadfd

Al norte de la región metropolitana de Barcelona, donde viven más de 3 millones de personas, se encuentra el embalse de Sau. Fue creado en la década de 1960 por la inundación de Sant Romà de Sau, un pueblo que data del siglo X. Durante décadas, la vista del campanario de la iglesia románica del antiguo pueblo asomándose desde las aguas era un indicador fácil de si los niveles eran altos o bajos. Hoy todo el edificio se encuentra expuesto, totalmente seco, rodeado de barro chamuscado.

PUBLICIDAD
Sant Romà de Saudfd

En febrero había tan poca agua en el embalse de Sau que a las autoridades les preocupaba que se mezclara con el lodo del fondo, agotando los niveles de oxígeno y matando a todos los peces que vivían en el embalse. Si eso sucediera, la poca agua que quedara no sería apta para el consumo humano. Así que el gobierno catalán contrató a pescadores para capturar y destruir 4.000 peces para evitar que contaminaran el suministro. El agua restante se recuperó transfiriéndola a un segundo depósito cercano.

En abril, los niveles de agua en Sau se habían reducido a solo un 6,5%. Había tan poca superficie cubierta por agua que los aviones de extinción de incendios no podrán recolectar agua si se los llama para extinguir incendios forestales en el verano. Otros dos embalses en la región se encuentran en mal estado, por lo que los bomberos están buscando alternativas mientras se preparan para la temporada de incendios forestales.

Los fines de semana, decenas, a veces cientos, de personas han conducido a través de los estrechos caminos que conducen al embalse para tomarse selfies frente al impresionante paisaje: los acantilados rocosos, los charcos de agua lodosos y las ruinas del antiguo pueblo. Los turistas han provocado embotellamientos que dificultan el trabajo de los funcionarios encargados de monitorear la calidad del agua. En un par de ocasiones, los visitantes se quedaron atrapados en las orillas fangosas, lo que llevó al gobierno a considerar restricciones de entrada al embalse.

Río Terdfd

“A la gente le gusta ver la desgracia”, dice Albert Pladevall, propietario de un pequeño negocio de kayaks que opera en Sau. “Allá abajo en las ciudades pueden estar preocupados por la sequía, pero abren el grifo y sale agua”.

Durante años, Pladevall guió a los visitantes a través de las aguas del embalse para que pudieran remar alrededor de la campana de la iglesia, que siempre complace a la multitud. A principios de este año, el gobierno prohibió todas las actividades acuáticas durante meses para limitar la cantidad de personas en el área.

Hidroavióndfd
Saudfd

El 26 de junio se permitió la reapertura de las empresas locales, incluida la de Pladevall, en medio de advertencias de que quebrarían.

“Todo es muy incierto”, dice Pladevall, a quien le preocupa que las lluvias de las últimas semanas ofrezcan poco alivio a largo plazo. “Si la sequía continúa, tendremos que reinventarnos de alguna manera”.

PUBLICIDAD
Embalse de Saudfd

Los impactos continúan río abajo. Un hotel local que solía bombear agua directamente del embalse de Sau ahora tiene que comprarla a los camiones, un gasto que amenaza su supervivencia. El pueblo cercano de Vilanova de Sau, hogar de unas 300 personas, está bombeando agua de un arroyo cercano porque los niveles de calidad en el embalse siguen siendo bajos, dice el alcalde Joan Riera.

Los agricultores también están enfrentando dificultades. Rafel Rodenas es uno de los pocos ganaderos en España que cría carne de vacuno con certificación Wagyu y vende la carne directamente a los restaurantes con estrellas Michelin de la zona. Para que la carne mantenga su certificación, cada una de sus 170 vacas y dos toros necesitan beber entre 70 y 100 litros de agua por día, pastar en pasto libre de pesticidas que crece con la lluvia y comer la menor cantidad de forraje posible.

VER +
¿Hasta cuándo irá la ola de calor en algunas zonas del mundo?
Waygudfd
Vacasdfd

Este año, la hierba apenas alcanzó unos centímetros de altura en plena primavera, cuando debería haber tenido unos dos pies de altura. Eso obligó a sus vacas a buscar pasto fresco dentro del bosque, donde normalmente solo se alimentan en verano.

Las lluvias de mayo y junio ayudaron a mejorar la situación, pero Rodenas teme que durante los meses de verano tradicionalmente secos tendrá que alimentarlos con hojas cortadas directamente de los robles, un antiguo truco al que solían recurrir los agricultores de la región en los meses de invierno. Después de eso, su único plan es esperar lo mejor.

PUBLICIDAD
Waygudfd

“Los campos no tienen tiempo de regenerarse por la falta de agua”, dice Rodenas. “El precio del heno se ha cuadruplicado y la preocupación es que no encontremos durante el verano porque estos cultivos dependen de la lluvia y en muchas fincas no han crecido lo suficiente para cosechar”.

Más lejos de los embalses, al menos 80 pueblos este año han tenido los suministros cortados durante la mayor parte de la noche, obligándolos a depender de los camiones que entregan agua todas las mañanas. La controvertida medida se implementó luego de darse cuenta de que el aire se acumula durante la noche en las tuberías cada vez más vacías.

PUBLICIDAD

A medida que aumentan las temperaturas por la mañana, ese aire se expande, lo que aumenta el riesgo de que las tuberías revienten y provoquen fugas.

Cataluñadfd
Muestrasdfd

En el pueblo de L’Espluga de Francolí, donde sus 3.700 vecinos no tienen agua desde las 22:00 hasta las 05:00, Joana Pérez ha tenido que adaptarse. Guarda una reserva de agua embotellada para mantener la máquina de café en funcionamiento en el bar que posee y todos los días llena grandes baldes de agua para asegurarse de que tiene suficiente para llenar los tanques del inodoro y lavar los platos.

“Es más caro, pero ya me acostumbré”, dice Pérez. “No hay nada más que podamos hacer, de verdad”.

PUBLICIDAD
Fregaderodfd

No muy lejos está el Bar Del Casal, que desde hace décadas cuenta con un depósito de 1.500 litros. Solía ser útil las pocas veces al año en que había cortes de agua puntuales, dice el propietario Enric Solé. Ahora es el sustento de un negocio que opera de 8 a.m. a 1 a.m. y sirve cientos de comidas y bebidas todos los días.

“Incluso si tenemos un suministro de agua seguro, somos muy cuidadosos con el agua que usamos”, dice Soler. “Solo dos veces nos quedamos sin agua en el [tanque] y tuvimos que dejar los platos sucios hasta el día siguiente”.

Cataluñadfd

Soler es también el propietario del bar de la piscina del pueblo, que abre sólo en verano pero no tiene depósito . “Dejamos los platos sucios hasta el día siguiente, cerramos más temprano en la noche y abrimos más temprano en la mañana también”.

En un intento por usar la poca agua que queda de la manera más inteligente posible, las autoridades han declarado una emergencia en más de la mitad de Cataluña. Las medidas impactan en cerca de 500 pueblos, incluido Barcelona. Incluyen el cierre de todas las fuentes públicas decorativas y la prohibición de llenar piscinas y usar agua potable para limpiar calles o edificios.

PUBLICIDAD
Depósitodfd
Barcelonadfd

Los barceloneses están acostumbrados a la escasez de agua y las autoridades realizan campañas rutinarias sobre cómo ahorrar agua. El gobierno catalán limita el uso de agua a 230 litros por persona y día, una métrica que incluye el consumo de la industria, el turismo y la agricultura. Los hogares de Barcelona se mantienen bien dentro de esas restricciones. El consumo de agua en los hogares es de unos 103 litros por persona al día, muy por debajo de la media española de 134.

VER +
La ola de calor que asola Europa también altera sus redes de transporte y energía
Barcelonadfd

La ciudad también ha comenzado a aprovechar sus reservas de agua subterránea en los últimos meses. Por primera vez en la historia, esa agua subterránea se está utilizando para regar jardines públicos.

Todas las mañanas, grandes camiones llenan y entregan agua a los diferentes parques de la ciudad. Los céspedes de hierba no se han regado durante meses, pero los árboles y arbustos se alimentan mediante técnicas como el riego por goteo. Su supervivencia es necesaria para mantener fresca la ciudad durante los meses más calurosos del año. Durante los meses de verano, las autoridades locales instalan refugios climáticos en parques y edificios públicos para que la gente pueda refrescarse cuando el calor alcanza niveles peligrosos.

Las autoridades locales esperan que todas estas medidas garanticen el suministro de agua para toda la población durante todo el verano. Pero se podrían establecer más restricciones en otoño. En mayo y junio, las lluvias arrojaron poco más de 200 litros por metro cuadrado, pero se necesita al menos la misma cantidad para paliar realmente la situación, dice Sarroca en la Agencia Catalana de Meteorología.

Barcelonadfd

A las preocupaciones se suma el fenómeno de El Niño que surge sobre el Océano Pacífico este año, alterando los patrones climáticos a nivel mundial y provocando temperaturas más altas en el Mediterráneo occidental. A nivel mundial, el mes pasado fue el junio más caluroso del mundo en al menos tres décadas, mientras que la primera semana de julio fue la más calurosa de la historia.

“Dos años de calor récord seguidos serían una catástrofe en este contexto de sequía”, dice Sarroca. “Pero es algo que no podemos descartar en este mundo dominado por el cambio climático”.

Medios visuales producidos en asociación con Outrider Foundation Fotografía de Angel García Edición de fotos por Jody Megson

--Con la asistencia de Rodrigo Orihuela.

Más en Bloomberg.com

Lee también:

Cómo las empresas de LatAm están allanando el camino para escalar en España

Empresas de IA se alistan para una oleada de fusiones y adquisiciones