TSMC lanza un aviso de la caída mundial de chips al prever menos ingresos en 2023

La multinacional taiwanesa - el principal fabricante de chips para Apple Inc. y Nvidia Corp. - envía una advertencia a los inversores de que la desaceleración global del sector puede persistir pese al boom de la IA

TSMC recorta su previsión de ingresos mientras persiste la caída global de chips
Por Debby Wu
20 de julio, 2023 | 03:28 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — Taiwán Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) recortó sus perspectivas de ingresos para 2023, enviando una advertencia a los inversores de que la caída mundial de la electrónica puede persistir durante algún tiempo a pesar de un auge en el desarrollo de la inteligencia artificial (IA).

El principal fabricante de chips para Apple Inc. (AAPL) y Nvidia Corp. (NVDA) proyecta una reducción del 10% en las ventas de este año, frente a una orientación anterior de una disminución de un solo dígito. También proyectó ventas de US$16.700 millones a US$17.500 millones este trimestre, débiles frente a las expectativas. La empresa reafirmó que los gastos de capital para 2023 deberían situarse en el extremo inferior de la previsión anterior de entre US$32.000 millones y US$36.000 millones.

VER +
Valor de mercado de TSMC supera los US$500.000 millones con apuesta por chips e IA

TSMC dio a conocer sus previsiones tras registrar su primer descenso trimestral de beneficios en cuatro años, lo que subraya el alcance de la caída mundial de la demanda de smartphones y PC. El beneficio neto se redujo un 23%, hasta 181.800 millones de novos dólares taiwaneses (US$5.850 millones).

El jueves, sus directivos anunciaron también que aplazaban hasta 2025 el inicio previsto de la producción de su nueva planta de Arizona, en parte debido a la escasez de trabajadores cualificados.

PUBLICIDAD

Aun así, la caída fue menor de lo que se temía. La empresa está considerada como una de las primeras beneficiarias de los esfuerzos de EE.UU. y China por desarrollar plataformas de inteligencia artificial. La empresa taiwanesa, que fabrica los chips de Nvidia considerados más eficaces para entrenar la IA, como ChatGPT, se ha revalorizado un 30% este año, mientras los inversores buscan formas de apostar por la tecnología emergente.

En términos más inmediatos, el fabricante de chips para el iPhone está luchando por mantener los márgenes y el crecimiento en su negocio orientado a los teléfonos inteligentes y el consumo, que se ha contraído junto con la recesión económica mundial posterior a la crisis. TSMC comunicó la semana pasada un descenso del 10% en sus ingresos del segundo trimestre, algo menos de lo que se temía.

VER +
Cathie Wood busca ganancias en Meta y TSMC tras deshacerse de Nvidia

Samsung Electronics Co. registró este mes su peor caída de ingresos trimestrales desde al menos 2009, avivando la incertidumbre sobre cuándo terminará la caída de la demanda de productos electrónicos que dura ya un año. Los envíos mundiales de teléfonos inteligentes se desplomaron un 11% en el periodo de abril a junio, la sexta caída trimestral consecutiva, según estimaciones de la empresa de investigación Canalys.

PUBLICIDAD

Pero la acumulación de teléfonos sin vender se está reduciendo. Y esta semana, ASML Holding NV ha revelado que los pedidos aumentaron en el segundo trimestre tras el repunte de la demanda de sus máquinas de fabricación de chips.

“Le Xuan Chiew, analista de Canalys, afirma: “El mercado de los teléfonos inteligentes está dando las primeras señales de recuperación. “El inventario de teléfonos inteligentes ha comenzado a despejarse a medida que los vendedores de teléfonos inteligentes daban prioridad a recortar el inventario de modelos antiguos para hacer espacio a los nuevos lanzamientos”.

TSMC se considera un ganador clave en las apuestas de IA | Ha superado a pares como Intel y Samsung desde el lanzamiento de ChatGPTdfd

Los inversores apuestan por que TSMC se convierta en un peso pesado en la carrera mundial por desarrollar la IA de nueva generación. Los chips de Nvidia, uno de sus principales clientes, son esenciales para ChatGPT, la conducción autónoma y una nueva generación de productos de IA. La valoración de la empresa estadounidense superó brevemente el billón de dólares este año gracias a la obsesión de Wall Street por la IA generativa, apuntalando las fortunas de TSMC y otras firmas electrónicas que suministran la infraestructura necesaria para entrenar modelos de IA.

A otros inversores - entre ellos Warren Buffett - les preocupa que la creciente agresividad china pueda poner en peligro la precaria posición de Taiwán y, por tanto, las perspectivas de TSMC. Sigue manteniendo su fabricación más avanzada en casa, a pesar de las advertencias estadounidenses de que Pekín podría decidir intentar retomar una isla que considera suya.

Para mitigar la preocupación de sus clientes por las incertidumbres geopolíticas en el estrecho de Taiwán, TSMC ha diversificado su huella de fabricación en los dos últimos años. Está invirtiendo US$40.000 millones en la creación de dos fábricas en Arizona y construyendo una planta de US$8.600 millones en Japón con el apoyo financiero del gobierno. La empresa sigue negociando con Tokio las subvenciones para una segunda planta, que podría ubicarse junto a la actual de Kumamoto.

VER +
Buffett sube su apuesta por Japón y reduce su posición en Taiwán por geopolítica

Lo que dice Bloomberg Intelligence

A pesar de registrar unas ventas en el segundo trimestre de US$480.800 millones dólares de Taiwán que superan el consenso y de un rápido aumento de los pedidos de fabricación de chips de inteligencia artificial, la trayectoria de los beneficios de TSMC en la segunda mitad del año podría verse significativamente afectada por la atonía del sector de los teléfonos inteligentes. Tras ajustar las fluctuaciones del tipo de cambio, los ingresos del segundo trimestre se sitúan justo en el punto medio del intervalo previsto y son un 10% inferiores a los del año anterior. - Charles Shum, analista

--Con la colaboración de Gao Yuan.

PUBLICIDAD

Más en Bloomberg.com

Por qué Warren Buffett está aumentando sus apuestas en un sector del mercado japonés