Israelíes contra reformas de Netanyahu dicen que le declaró la “guerra a las mujeres”

Las mujeres se oponen a una polémica ley aprobada esta semana y afirman que tendrán menos recursos para solicitar resoluciones que consideren injustas

La policía usa un cañón de agua contra manifestantes en Israel
Por Gwen Ackerman
30 de julio, 2023 | 03:50 PM

Bloomberg — Durante las recientes protestas antigubernamentales frente al Parlamento, mujeres vestidas como personajes de la novela de Margaret Atwood, The Handmaid’s Tale (El cuento de la criada), destacaban entre la multitud ondeando banderas israelíes. A pesar de su demostración de fuerza, la coalición liderada por el primer ministro Benjamin Netanyahu logró aprobar una ley que debilita la autoridad del Tribunal Supremo para abordar cuestiones de derechos de género e igualdad.

En respuesta a la legislación, las mujeres vestidas con capas y camisetas rojas, que recordaban a los personajes de la novela, extendieron sus protestas más allá de las fronteras de Israel. En Nueva York, desplegaron una pancarta roja y blanca ante la embajada israelí, llamándola simbólicamente la “embajada de Galaad”.

A los activistas les preocupa que este proyecto de ley, combinado con otros planes de la coalición, erosione los controles y equilibrios y permita al gobierno, que incluye a ultraortodoxos y fundamentalistas, influir aún más en la vida de las personas en función de sus creencias religiosas. La coalición sostiene que estas propuestas reforzarán la democracia al reducir la influencia de los jueces no elegidos sobre los legisladores elegidos.

“La lucha está lejos de haber terminado”, declaró el lunes Moran Zer Katzenstein, antigua ejecutiva de marketing y defensor de la igualdad de derechos. “Mientras tengamos la esperanza de que es posible un futuro mejor, no nos rendiremos”.

PUBLICIDAD
Benjamin Netanyahu. Foto: Kobi Wolf/Bloombergdfd

Michal Frenkel, profesora de sociología y antropología en la Universidad Hebrea, dijo que al seguir adelante con las controvertidas propuestas, el gobierno israelí se une a una amplia revuelta mundial contra el liberalismo que ha visto a países como Hungría erosionar los derechos después de introducir una reforma judicial - y que cinco proyectos de ley que se abren paso en la Knesset equivalen a un contragolpe de género. “Estamos retrocediendo rápidamente”, afirmó.

El movimiento de base de Katzenstein, Construyendo una Alternativa, no ha dejado de crecer desde principios de año, cuando el gobierno de Netanyahu asumió el poder, y forma parte de una amplia coalición de grupos de protesta que incluye a reservistas militares y otras organizaciones de defensa de los derechos de la mujer.

Sus miembros han cubierto las calles de todo Israel con lazos rojos y han atado serpentinas escarlata alrededor de los árboles para concienciar sobre su causa. Han saludado a los que llegaban al aeropuerto Ben Gurion con la patriarcal “República de Gilead” de Atwood y se han concentrado ante la embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, apelando al Presidente Joe Biden para que haga más por persuadir a Netanyahu de que negocie.

PUBLICIDAD
VER +
Netanyahu desconcierta a los inversionistas y provoca oleada de ventas en Israel

Las mujeres se oponen al proyecto de ley aprobado el lunes, que suprime el derecho del Tribunal Supremo a anular las medidas gubernamentales que considere “irrazonables”, y afirman que las mujeres tendrán menos recursos para solicitar resoluciones que consideren injustas.

Se oponen a un plan de la coalición para ampliar la jurisdicción de los tribunales rabínicos fuera del derecho de familia y a otro que introduce legislación para permitir actos públicos y clases universitarias segregados por sexos. Los partidos ultraortodoxos dicen que eso sería respetuoso con las tradiciones de sus electores. Los activistas dicen que abriría la puerta a la discriminación en todos los ámbitos.

Las mujeres también se oponen a la propuesta de sustituir una organización independiente creada por el Estado hace 25 años para luchar contra los prejuicios, la segregación y la violencia de género por un nuevo organismo dependiente de la ministra de Promoción de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, May Golan, que defiende los “valores familiares tradicionales” y es considerada antifeminista por las activistas.

La oficina de Netanyahu declinó hacer comentarios sobre las preocupaciones de las mujeres. Simcha Rothman, legislador del derechista Partido del Sionismo Religioso y jefe de la comisión de leyes de la Knesset, tuiteó que “no hay nada en la reforma que perjudique los derechos de la mujer”.

En marzo de 2022, cerca del 30% de los legisladores de la Knesset eran mujeres, la proporción más alta de la historia. Israel ocupa el puesto 15 de 17 países de la OCDE en cuanto a número de mujeres en el gobierno, y en la última década el ejército empezó a permitir que las mujeres sirvieran en funciones de combate de élite.

Las activistas esperaban más avances, como la reducción de las diferencias salariales entre hombres y mujeres y el aumento de la influencia femenina en el lugar de trabajo. Pero temen que eso ya no sea posible. Algunos políticos ya están diciendo públicamente que las mujeres no deberían servir en el ejército, sino contribuir a la educación de los niños”, declaró Merav Michaeli, líder del partido laborista de centro-izquierda y actualmente la única mujer que dirige un partido político en el parlamento.

Alrededor del 63% de las mujeres, tanto las que votaron a la coalición como las que no, están “preocupadas o muy preocupadas” por la posibilidad de un cambio negativo en el ámbito de la igualdad de género, según una encuesta realizada en febrero por el Instituto Israelí para la Democracia.

PUBLICIDAD
VER +
Israel entra en una “dimensión desconocida” legal y los inversores están ansiosos

Desde entonces, el gobierno decidió no firmar el Convenio de Estambul, tratado europeo destinado a proteger a las mujeres de los malos tratos domésticos y la violencia de género, incluidos el acoso y el matrimonio forzado. El gobierno húngaro se negó a ratificar el documento en 2020 después de que Viktor Orban dijera que promueve “ideologías de género destructivas”; cuando se convirtió en primer ministro en 2010, el país ocupaba el puesto 79 en el Informe Global sobre la Brecha de Género del Foro Económico Mundial; hoy ocupa el 99.

La administración pública israelí, por su parte, ha prohibido la ortografía inclusiva de género en los documentos oficiales, lo que significa que sólo aparecerán términos masculinos. Frenkel, la profesora, dijo que existe la sensación generalizada de que el gobierno ya no tiene voluntad de garantizar la igualdad de género y que, como consecuencia, está viendo cómo las mujeres abandonan la función pública.

El gobierno de Netanyahu “ha declarado la guerra a las mujeres”, afirmó Katzenstein.

Los árabes israelíes han evitado en su mayoría las protestas porque se sienten excluidos de la sociedad israelí, según Wafa Tayara, directora del Proyecto Mujer y Trabajo de la Asociación de Trabajadores de Maan, en el Triángulo, una concentración de ciudades y pueblos árabes israelíes al norte de Tel Aviv. Pero está animando a las mujeres de la comunidad a marchar junto a ella. “Esta es nuestra oportunidad”, dijo, “de lo contrario también pagaremos el precio, este país no tendrá futuro”.

PUBLICIDAD

Las filas de las mujeres van en aumento y están decididas a no echarse atrás. “Aunque a veces vayamos vestidas de siervas, no somos siervas”, dijo Katzenstein, “somos luchadoras por la democracia”.

Lea más en Bloomberg.com