EE.UU. apuesta por el auge de la energía eólica marina en el Golfo de México

Se subastarán tres arrendamientos eólicos cerca de Texas y Luisiana

El parque eólico Ørsted Block Island en las aguas de Block Island, Rhode Island, EE.UU., el miércoles 14 de septiembre de 2016.
Por Jennifer Dlouhy
28 de agosto, 2023 | 01:51 PM

Bloomberg — El Golfo de México ha sido un centro neurálgico para la producción de petróleo estadounidense durante décadas. Una subasta gubernamental el martes podría ayudar a convertirlo también en un nexo para la energía eólica marina.

Más de una docena de empresas se han clasificado para pujar por los derechos de desarrollo eólico durante la primera venta de extensiones frente a la costa de Texas y Luisiana. Los emplazamientos tienen potencial para generar 3,7 gigavatios de electricidad libre de emisiones que podría utilizarse para producir hidrógeno ecológico y suministrar energía a las refinerías, puertos y astilleros de la costa del Golfo.

VER +
Inversión en energías renovables toca récord global: ¿qué la está disparando?

“De repente, se podría ver la ecologización de lo que ha sido una base industrial bastante intensiva en carbono”, dijo Erik Milito, director de la Asociación Nacional de Industrias Oceánicas.

En la subasta, que se desarrollará de forma anónima en sucesivas rondas el martes, están en juego tres extensiones de unos 100.000 acres cada una. Entre las empresas que se han registrado como posibles licitadoras figuran aparentes filiales de los pesos pesados del petróleo en alta mar BP Plc, Equinor Asa, Repsol SA, Shell Plc y TotalEnergies SE, así como las empresas de energías renovables Hanwha Corp, Hecate Energy LLC e Invenergy LLC.

PUBLICIDAD
El gobierno de EE.UU. vende los primeros arrendamientos eólicos de la historia en la regióndfd

Las pasadas subastas del Departamento del Interior de arrendamientos eólicos a lo largo de la costa este de EE.UU. han despertado un gran interés, impulsadas por la demanda casi garantizada de los estados que prometen procurarse la energía resultante de fuertes ráfagas que suelen medir entre 8,5 y 10 metros por segundo (entre 19 y 22 millas por hora).

En cambio, los vientos son menos potentes en las zonas del Golfo de México que están a la venta: unos 7 a 9 metros por segundo. Los promotores tendrán que diseñar en torno a los huracanes estacionales y enfrentarse a ellos. Y aunque un grupo de trabajo creado por el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, estableció el objetivo de producir cinco gigavatios de energía eólica marina para 2035, ningún estado de la costa del Golfo ha establecido compromisos firmes para comprarla.

Sin embargo, lo que le falta a la zona en velocidad del viento y compromisos de compra lo compensa en infraestructura y cadenas de suministro. Los promotores pueden recurrir a una vasta red de empresas de construcción, astilleros, puertos y empresas de ingeniería que llevan mucho tiempo abasteciendo el desarrollo del petróleo y el gas mar adentro en el Golfo.

PUBLICIDAD

“Los estados de la costa este han tenido que invertir una importante cantidad de fondos para llegar al punto de partida del Golfo”, dijo Sam Salustro, vicepresidente de la Red Empresarial para la Energía Eólica Marina.

VER +
Mayores proyectos eólicos están en crisis cuando el mundo más los necesita

Los promotores pueden aprovechar el “acceso directo a una cadena de suministro industrial ya existente”, dijo Josh Kaplowitz, vicepresidente de energía eólica marina de la Asociación Americana de Energía Limpia. “Texas y Luisiana llevan décadas haciendo energía en alta mar, y aprovechar las instalaciones, la experiencia y la mano de obra es una gran oportunidad”.

Esto podría ayudar a aislar los proyectos eólicos marinos de la costa del Golfo de algunos de los problemas a los que se han enfrentado las empresas de la costa atlántica, con problemas en la cadena de suministro y costes crecientes que han provocado retrasos.

El presidente Joe Biden se ha fijado el objetivo de desplegar 30 gigavatios de energía eólica marina para finales de la década, y el desarrollo en el Golfo de México es clave para alcanzar ese objetivo, así como los compromisos climáticos de EEUU. Estados Unidos ha ido a la zaga de sus competidores europeos en el despliegue de la energía eólica marina, y la mayor parte del arrendamiento se ha concentrado en el noreste.

En cambio, la experiencia de la costa del Golfo podría alimentar la innovación en la energía eólica marina, con ingenieros y empresas de fabricación locales que desarrollen nuevas formas de construir e instalar turbinas. Y las empresas regionales, a su vez, pueden fomentar nuevas líneas de negocio aisladas de los ciclos de auge y caída del petróleo y el gas.

El entusiasmo es palpable, dijo John Begala, de la Business Network for Offshore Wind, mientras se reunía con soldadores en Freeport, Texas, la semana pasada.

“Entienden la propuesta empresarial”, dijo Begala. “Aquí hay muchas posibilidades reales, y el Golfo está preparado”.

Lea más en Bloomberg.com