Éxodo de US$188.000 millones muestra que el peso de China en los mercados se desvanece

El éxodo coincide con el desplome económico de China debido a años de restricciones de Covid, una crisis del mercado inmobiliario y las persistentes tensiones con Occidente

General Views of Shanghai As China's $708 Billion Race for Cash Adds Pressure on PBOC to Ease
Por Jeanny Yu - Charlotte Yang
15 de septiembre, 2023 | 08:54 PM

Bloomberg — La retirada masiva de fondos de acciones y bonos chinos está reduciendo el peso del mercado en las carteras mundiales y acelerando su desvinculación del resto del mundo.

Las tenencias extranjeras de renta variable y deuda del país han caído alrededor de 1,37 billones de yuanes (188.000 millones de dólares), o un 17%, desde el máximo alcanzado en diciembre de 2021 hasta finales de junio de este año, según cálculos de Bloomberg basados en los últimos datos del banco central. Eso antes de que las acciones en tierra fuesen testigos de una salida récord de 12.000 millones de dólares sólo en agosto.

El éxodo coincide con el desplome económico de China debido a años de restricciones de Covid, una crisis del mercado inmobiliario y las persistentes tensiones con Occidente, preocupaciones que han contribuido a que el tema de “evitar China” sea una de las mayores convicciones entre los inversores en la última encuesta de Bank of America. La participación de fondos extranjeros en el mercado bursátil de Hong Kong ha caído más de un tercio desde finales de 2020.

“Los extranjeros simplemente están tirando la toalla”, dijo Zhikai Chen, jefe de renta variable de Asia y EM global en BNP Paribas Asset Management. Hay ansiedad sobre el mercado inmobiliario y una desaceleración del gasto de los consumidores, dijo. “La decepción en esos frentes ha llevado a muchos inversores extranjeros a replantearse su exposición”.

PUBLICIDAD
Foreign Holdings of China Equities, Bonds Peaked in 2021 |dfd

Aunque en su día se consideró que la debilidad de China arrastraba al resto del mundo, en particular al grupo de mercados emergentes, está claro que no ha sido así este año. Con una caída de alrededor del 7% en 2023, el índice MSCI China se enfrenta a un tercer año consecutivo de pérdidas que marcará la racha perdedora más larga en más de dos décadas. El índice más amplio MSCI Emerging Markets Index ha subido un 3%, ya que los inversores persiguen rentabilidades en otros lugares como la India y partes de Latinoamérica.

VER +
El naufragio crediticio de China expone al mundo sus fallos de gobernanza

La divergencia se debe a que el intento de China de lograr la autosuficiencia en las cadenas de suministro y el deterioro de los lazos con EE.UU. han hecho que otros mercados sean menos susceptibles a sus flujos y reflujos. Además de la disociación económica, otra razón ha sido el auge de la inteligencia artificial, que ha impulsado los mercados desde EE.UU. hasta Taiwán, mientras que ha dado menos impulso a las acciones del continente. La ponderación de China en el indicador de mercados emergentes se ha reducido a alrededor del 27% desde más del 30% a finales de 2021.

Al mismo tiempo, la estrategia de excluir a China de las carteras de mercados emergentes está ganando adeptos con rapidez, y los lanzamientos de fondos de renta variable que excluyen a China ya han alcanzado un máximo anual récord en 2023.

PUBLICIDAD

“Los riesgos de China son varios: LGFV, exceso de existencias de viviendas, demografía, ratio de dependencia, volatilidad regulatoria, aislamiento geopolítico”, afirma Gaurav Pantankar, director de inversiones de MercedCERA, que supervisa aproximadamente 1.100 millones de dólares de activos en EE. UU. “Las oportunidades de inversión dentro de los ME existen en varios focos”.

EM Stocks Most Resilient in Years to China Weaknessdfd

En el mercado de deuda, los inversores globales han retirado alrededor de 26.000 millones de dólares de los bonos del gobierno chino en 2023, mientras que han vertido un colectivo de 62.000 millones de dólares en notas del resto de Asia emergente, según muestran los datos compilados por Bloomberg. Aproximadamente la mitad de la entrada de entre 250.000 y 300.000 millones de dólares que acompañó a la inclusión de China en los índices de deuda pública desde 2019 se ha borrado, según un análisis de JPMorgan Chase & Co.

La presión vendedora sobre el yuan ha llevado a la moneda a mínimos de 16 años frente al dólar. La postura política laxa del banco central, en contraste con el endurecimiento en la mayoría de las principales economías, está debilitando el yuan y dando a los extranjeros otra razón para rehuir los activos locales.

En cuanto al comportamiento de la deuda corporativa, China parece haberse desvinculado totalmente del resto de Asia, mientras la crisis de su sector inmobiliario se adentra en su cuarto año. El mercado se ha vuelto más local, con aproximadamente un 85-90% en manos de inversores nacionales.

Todo esto se produce en el contexto del deterioro de la economía china, que ha provocado un replanteamiento del atractivo del mercado como destino de inversión. Algunos bancos de Wall Street, como Citigroup Inc. y JPMorgan, dudan de que pueda cumplirse el objetivo de crecimiento del 5% fijado por Pekín para este año.

VER +
China dice que “fundamentos” de su economía siguen fuertes, pese a desaceleración

Sin embargo, el tamaño gigantesco de la economía china y su papel clave en la cadena de suministro manufacturero significan que el mercado seguirá siendo una parte crucial de las carteras de muchos inversores, aunque en menor medida.

Una vía a través de la cual China puede seguir influyendo en los mercados financieros internacionales es a través de las materias primas comercializadas a escala mundial. Al ser el mayor importador de energía, metales y alimentos, su influencia se extiende más allá de las carteras de valores, creando vínculos con la economía mundial que probablemente resulten más duraderos. La posición de liderazgo mundial de la nación en energías limpias, desde paneles solares a vehículos eléctricos, es un ejemplo del potencial ampliado del comercio a medida que el mundo intenta cumplir sus obligaciones climáticas.

PUBLICIDAD

“Una economía que se ralentiza no lo hace en todas partes”, afirma Karine Hirn, socia de East Capital Asset Management. “Encontramos buen valor en sectores con perspectivas de crecimiento estructural, como los vehículos de nueva energía, los relacionados con el consumo y partes de la cadena de suministro de renovables”.

Foreign Holdings of China Equities, Bonds Peaked in 2021 |dfd

El índice CSI 300, referencia de las acciones en tierra firme, cayó un 0,7% el viernes, ya que los extranjeros vendieron incluso después de que los datos sobre ventas minoristas y producción industrial de agosto superaran las estimaciones. Mientras persiste la debilidad, el posicionamiento de los fondos mundiales en China ha alcanzado ya el nivel más bajo desde octubre, cuando la reapertura del país tras las estrictas restricciones de Covid provocó un fuerte repunte en los tres meses siguientes. En cambio, está aumentando la asignación a la renta variable estadounidense, que este año ha obtenido mejores resultados que sus homólogos mundiales.

Para gestores como Xin-Yao Ng, invertir en China exige un sutil equilibrio entre la cautela ante los retos estructurales y la búsqueda de oportunidades en valores concretos.

Soy cauteloso desde el punto de vista estructural sobre las perspectivas económicas a largo plazo de China, y consciente de los riesgos de cola relacionados con la geopolítica”, afirma Ng, gestor de inversiones de renta variable asiática en abrdn Asia Ltd. “Pero China sigue siendo un mercado muy amplio”. “Pero China sigue siendo un universo muy amplio y profundo, con muchas oportunidades diferentes. La valoración general es muy baja ahora”, dijo, y añadió que es un “mercado de selección de valores interesante” para los inversores fundamentales.

--Con la colaboración de Hooyeon Kim, Marcus Wong, Pearl Liu, Wenjin Lv y Jason Rogers.