Wall Street se da cuenta de lo equivocada que ha estado en 2023

Estrategas elevan los objetivos de final de año para el índice S&P 500. Muchos de ellos no están preparados para convertirse en alcistas

Photographer: Gabby Jones/Bloomberg
Por Jessica Menton - Alexandra Semenova
17 de septiembre, 2023 | 08:52 AM

Bloomberg — Los estrategas bursátiles que se equivocaron en gran medida sobre el repunte de este año están empezando por fin a asumir su error, elevando los objetivos de final de año para el índice S&P 500.

Por ejemplo, Manish Kabra, de Societe Generale, que la semana pasada elevó su objetivo de fin de año para el índice de 4.300 a 4.750, un 25% por encima de su previsión original de 3.800 para 2023. O Michael Kantrowitz, de Piper Sandler & Co., y Greg Boutle, de BNP Paribas SA, que con 3.225 y 3.400 mantenían los objetivos más bajos entre los analistas. En los últimos meses se han visto obligados a elevar sus previsiones para 2023 sólo para seguir el ritmo de la subida del 16%.

Y luego está Mike Wilson, de Morgan Stanley, un bajista incondicional, que admitió en julio que fue pesimista durante demasiado tiempo. Aunque sigue pensando que las acciones estadounidenses caerán más de un 10% antes de que acabe el año.

“El pensamiento de grupo y la psicología son los principales impulsores del comportamiento de los estrategas”, afirma Adam Sarhan, fundador de 50 Park Investments. “Tantos estrategas han estado equivocados durante tanto tiempo este año, que muchos se han visto obligados a ajustar sus objetivos mientras intentan ponerse al día con el mercado de valores”.

PUBLICIDAD
Acciones

Aunque los estrategas han capitulado en gran medida en sus previsiones para 2023, no están del todo preparados para convertirse en alcistas. Kaba, por ejemplo, prevé que el S&P 500 caiga hasta los 3.800 puntos a mediados del año que viene, impulsado por la contracción del consumo. El viernes cerró en 4.450.

No es el único. Los estrategas pronostican en general una caída del mercado en 2024, incluso cuando se acumulan los indicios de que la economía estadounidense puede evitar una recesión: la tasa de inflación se ha enfriado en general, las ventas minoristas siguen siendo fuertes y se espera que la Reserva Federal mantenga los tipos de interés esta semana.

Para los inversores con dinero en juego, el pesimismo de Wall Street crea un dilema. Es un recordatorio de que los esfuerzos de la Reserva Federal por controlar la inflación siguen amenazando a la economía. Al mismo tiempo, las acciones superaron las mismas amenazas en 2023 y ahora, con la mejora de las perspectivas de beneficios de las empresas estadounidenses y la propia Reserva Federal, que no ve signos de recesión, algunos observadores del mercado están llegando a la conclusión de que los osos se van a equivocar de nuevo.

PUBLICIDAD

Diferentes presiones

Para Sarhan, un alcista de la renta variable que prefiere los valores tecnológicos y de crecimiento, todo esto pone de manifiesto las diferencias entre lo que está en juego para los que supervisan el mercado, como los estrategas, y los que gestionan el dinero de los clientes.

La presión es muy diferente para un gestor de fondos”, afirma. “No sólo tienes que tener razón, sino que también debes batir al mercado, o los clientes te abandonarán”.

Una serie de estrategas de Wall Street se han visto obligados a revisar al alza sus previsiones a medida que las acciones ampliaban su escalada este año. Savita Subramanian, de Bank of America Corp.; David Kostin, de Goldman Sachs Group Inc. y Scott Chronert, de Citigroup Inc. también aumentaron sus perspectivas para 2023 en los últimos meses para seguir el ritmo del rally.

“Se podría argumentar que todos los que están subiendo sus estimaciones y ajustando sus previsiones de mercado no están necesariamente equivocados, simplemente se han adelantado”, dijo Oliver Pursche, vicepresidente senior y asesor de Wealthspire Advisors. “Escuchar a alguien con quien no estás de acuerdo es mucho más valioso que simplemente buscar el sesgo de confirmación de otra persona que ve el mercado de la misma manera que tú”.

Ahora que la Reserva Federal se acerca al final de su ciclo de endurecimiento, Pursche se muestra optimista respecto a la bolsa y la economía, ya que las perspectivas de beneficios mejoran y el gasto sigue siendo sólido.

Persisten los riesgos

Pero eso no quiere decir que no haya riesgos. Los funcionarios de la Reserva Federal han señalado que están dispuestos a elevar de nuevo los costes de endeudamiento si la economía y la inflación no se enfrían aún más. Además, el mercado de bonos emite una señal de eficacia probada, ya que nunca ha hecho sonar las alarmas de recesión durante tanto tiempo.

La cuestión principal que preocupa a gran parte de Wall Street en este momento puede ser cuánto tiempo mantendrá la Reserva Federal las tasas tan altas, si es que realmente ha terminado de subirlas. Los economistas encuestados por Bloomberg prevén que la Reserva Federal mantenga las tasas entre el 5,25% y el 5,5% en su reunión de los días 19 y 20 de septiembre, y que el primer recorte se produzca en mayo, dos meses después de lo previsto por los economistas en julio.

PUBLICIDAD

Históricamente, acertar el momento en que la Reserva Federal deja de subir los tipos ha proporcionado a los inversores de renta variable rendimientos de dos dígitos, pero la trayectoria se vuelve turbia cuando el banco central se salta antes de reanudar las subidas.

Hay indicios de que los inversores tienen dinero para invertir en acciones. Mientras que en julio la exposición de los inversores a la renta variable parecía dilatada tras el gran avance de la renta variable en el primer semestre, ahora está considerablemente más cerca de la neutralidad, según muestran los datos recopilados por Deutsche Bank AG.

Acciones

Parece que parte de ese dinero puede estar saliendo de los márgenes. Los fondos de renta variable acaban de registrar la mayor entrada semanal en 18 meses, gracias a la creciente confianza en que la economía se encamina hacia un aterrizaje suave, según Bank of America.

“Nadie pensaba que el repunte llegaría tan lejos y tan rápido”, afirma Stephanie Lang, directora de inversiones de Homrich Berg, que lleva todo el año infraponderando la renta variable. “Lo que será revelador es si la mayoría de los estrategas giran, pero entonces llega más de la debilidad económica que a algunos ya les preocupa.”

PUBLICIDAD

-- Con la colaboración de Lu Wang.

Lea más en Bloomberg.com