Happy Hours, regalos y cortes de pelo: los beneficios de Meta tras despidos masivos

Los empleados del gigante de las redes sociales dicen que los beneficios han vuelto después de todos los recortes de empleo

META
Por Aisha Counts
19 de septiembre, 2023 | 02:44 AM

Bloomberg — Poco a poco, los empleados de Meta Platforms (META) empiezan a disfrutar más de la oficina, recuperándose de la crisis de moral que se desató tras el despido de 20.000 de sus compañeros el año pasado. Una de las razones: la empresa ha recuperado una serie de ventajas populares anteriores a la pandemia, desde camisetas de marca a happy hours.

Los trabajadores han pasado la mayor parte del año temiendo por sus puestos de trabajo durante los recortes progresivos. La productividad disminuyó porque los empleados no sabían en qué trabajar, o si debían trabajar. Los empleados que sobrevivieron a los despidos estaban tristes porque sus amigos ya no estaban en la empresa, y porque las gratificaciones (los pequeños extras que hacían divertido el trabajo) se habían reducido, dijeron varios trabajadores actuales y antiguos.

METAdfd

Hacer felices a los empleados

Ahora, divisiones enteras de Meta, propietaria de Instagram, WhatsApp y Messenger, están volviendo a pedir sus camisetas de marca, algo que no se habría considerado digno del gasto en los últimos ocho meses, durante el “año de la eficacia” declarado por el CEO Mark Zuckerberg. Un empleado dijo que lo veían como una señal positiva sobre el rendimiento de la empresa, tras dos trimestres consecutivos superando las expectativas de Wall Street en beneficios e ingresos. Meta también ha empezado a contratar a algunos trabajadores que habían sido despedidos anteriormente, dijeron otros empleados, que pidieron permanecer en el anonimato para hablar de las condiciones del lugar de trabajo.

En la sede central de la empresa en Menlo Park, California, la mayoría de los restaurantes han reabierto tras sus cierres por pandemia. La hora de la cena, que solía ser más tarde por la noche, se ha adelantado a las 18.00 horas, dijeron los empleados. También han vuelto los servicios de lavandería y los cortes de pelo, se celebran happy hours los jueves, y vendedores exclusivos han instalado puestos de comida, lo que hace más atractivo acudir en persona, ahora que hay que trabajar en la oficina tres días a la semana.

PUBLICIDAD

Un portavoz de Meta confirmó que la empresa está recuperando los servicios a medida que los empleados vuelven a la oficina. Otras ventajas nunca se fueron. “La cena, la hora feliz y el botín de la empresa nunca desaparecieron, simplemente se adaptaron a la pandemia y a los presupuestos”, dijo el portavoz.

METAdfd

Los empleados no sólo se dan cuenta de que existen ventajas, sino de que parecen estar respaldadas, lo que contrasta con el otoño pasado, cuando las cafeterías de Meta empezaron a parecer sospechosamente vacías. En la sede central, La Croix, la bebida espumosa teñida de “sabor” de fruta preferida por los millennials, empezó a agotarse en los frigoríficos de las oficinas.

Cuando los trabajadores empezaron a notar la escasez de productos, las acciones de Meta estaban registrando el peor rendimiento de su historia. Los inversores no creían en la visión de Zuckerberg sobre la realidad virtual, y los anunciantes habían reducido sus presupuestos. Las deprimentes meriendas presagiaban un movimiento mayor: El primer gran despido de Meta, del 13% de su plantilla, es decir, 11.000 empleados.

PUBLICIDAD

Luego, en marzo, Zuckerberg anunció que se avecinaban más despidos, sin decir exactamente quiénes serían despedidos, lo que dejó al personal en vilo. La empresa realizó una serie de recortes en abril y otra vez en mayo, reduciendo su plantilla en otros 10.000 empleados, al tiempo que cerraba 5.000 puestos vacantes. El carácter prolongado de los despidos agravó el ambiente de ansiedad, pues los empleados se preguntaban si perderían su empleo o tendrían que despedirse de las personas con las que planeaban futuros proyectos. Otras grandes empresas tecnológicas anunciaron congelaciones de la contratación y despidos propios, haciendo que la idea de entrar en el mercado laboral fuera más aterradora.

Ahora, meses después de los últimos despidos, los empleados de Meta tienen más ganas de establecer vínculos y planificar entre ellos. El ambiente es mucho más positivo y se está mejor, dice un trabajador, que está muy ilusionado con la vuelta de la hora de la cena. Otro, que dejó la empresa hace poco, dijo que le gustó que se abriera una cafetería gratuita, una nueva ventaja que no existía antes de los despidos.

METAdfd

Amenazas existenciales

La moral en Meta siempre ha seguido de cerca el rendimiento de las acciones de la empresa, que se han más que duplicado este año hasta alcanzar un máximo de 18 meses, gracias en parte al mandato de “eficiencia” de Zuckerberg y a su impulso de la IA. Meta predijo un crecimiento de las ventas de dos dígitos para el trimestre actual.

Pero Meta sigue enfrentándose a algunas amenazas existenciales: El crecimiento de usuarios e ingresos en sus redes sociales insignia se está estancando; los esfuerzos de Zuckerberg en realidad virtual siguen drenando recursos; y los avances en inteligencia artificial son caros y están en sus primeras fases.

Quedan algunas pruebas de la reducción de costes de Meta. Según los trabajadores, algunas ventajas ya no son tan buenas como antes de los despidos. El servicio de lavandería de Meta, por ejemplo, solía ser gratuito, pero ahora la empresa cobra una cuota. Algunos empleados juran que la comida no es tan buena. Y algunos puestos siguen suprimiéndose, o al menos no se cubren cuando la gente se va, dijeron los empleados.

Si la empresa vuelve a pivotar y realiza otro gran despido, se perderá todo el progreso hacia el restablecimiento de la moral, dijo uno de los trabajadores. Por ahora, sin embargo, hay mucha La Croix para todos.

Lee más en Bloomberg.com