Acciones emiten una señal de advertencia de recesión ante problemas en las industrias

Las fuertes caídas de los valores industriales y de pequeña capitalización suelen producirse cuando la economía entra en recesión

La Oficina del Censo de Estados Unidos tiene previsto publicar las cifras de bienes duraderos el 27 de octubre.
Por Jessica Menton - Elena Popina - Esha Dey
24 de septiembre, 2023 | 02:36 PM

Bloomberg — Los valores industriales y de pequeña capitalización de EE.UU. están cayendo, señales típicas de una recesión, pero en un año en el que la renta variable ya ha superado las expectativas, algunos inversores están descartando los movimientos como poco más que ruido, por ahora.

El índice S&P 500 Industrials tocó techo el 1 de agosto y ha perdido un 8% desde entonces, a punto de sufrir una corrección después de que varias grandes compañías estadounidenses recortaran sus previsiones de beneficios para el tercer trimestre debido a un repentino aumento de los precios del petróleo.

El índice Russell 2000 de pequeña capitalización ha perdido más del 11% desde su máximo del 31 de julio, aproximadamente el doble que el índice S&P 500 en el mismo periodo. Las fuertes caídas de los valores industriales y de pequeña capitalización suelen producirse cuando la economía entra en recesión.

Medir los rendimientosdfd

Hay otras señales de problemas en el mercado bursátil. El índice S&P 500 se encamina a su primera pérdida trimestral en un año, acaba de vivir su peor semana desde el 10 de marzo, cuando se hundió el Silicon Valley Bank, y ha perdido un 2,8% desde el miércoles, día del anuncio de política monetaria de la Reserva Federal, en el que se habló de tipos “más altos durante más tiempo”.

PUBLICIDAD

En respuesta, los inversores están retirando dinero de los fondos de renta variable a nivel mundial al ritmo más rápido desde diciembre, según los estrategas de Bank of America Corp.

Dicho esto, hay esperanza para las acciones. Se acerca la temporada de resultados, que puede ser más importante que los tipos para las cotizaciones bursátiles, según un modelo de Bloomberg Intelligence.

Según los datos de Bloomberg Intelligence, se espera que las empresas registren caídas de beneficios de solo el 1,1% en el tercer trimestre, seguidas de ganancias durante al menos el próximo año. Además, la Reserva Federal ha anunciado esta semana que prevé un crecimiento económico mayor de lo que esperaba hace tan solo unos meses.

PUBLICIDAD

“A pocas semanas de la temporada de resultados, no vemos a muchas empresas ajustando a la baja sus objetivos de beneficios e ingresos”, afirma Kim Forrest, fundador y director de inversiones de Bokeh Capital Partners. “No sabemos cuándo llegará la recesión -al final llegará-, pero las mayores empresas estadounidenses no están dando señales de una amenaza inmediata”.

Para algunos inversores, las recientes caídas son poco más que una oportunidad de compra. Los expertos encuestados por Bloomberg predicen que el crecimiento económico se ralentizará hasta mediados del año que viene, para luego volver a repuntar.

El modelo de valor razonable de BI señala que la trayectoria del S&P podría no depender de la Fed | Los analistas del lado vendedor esperan que el índice se mantenga cerca del nivel actual en los próximos 12 mesesdfd

“Es demasiado pronto para decir que el mercado bursátil está señalando una recesión”, dijo Ed Clissold, estratega jefe para EE.UU. de Ned Davis Research, cuya firma tiene un objetivo de fin de año de 4.500 en el S&P 500 y pronostica la posibilidad de que EE.UU. entre en una desaceleración económica en la primera mitad de 2024. “Si estamos marchando hacia eso, parecería que estamos en una fase muy temprana, pero tenemos que esperar unas semanas más para ver hacia dónde se dirige el impulso de fin de año”.

La caída de las acciones de las empresas de pequeña capitalización podría indicar expectativas de ralentización del crecimiento. Estas empresas, que históricamente se encuentran entre las primeras en tocar fondo antes de que los mercados más amplios reboten al alza, están estrechamente vinculadas a la economía nacional y suelen tener líneas de negocio menos diversificadas que sus homólogas de mayor tamaño, lo que las convierte en una apuesta más arriesgada en tiempos de incertidumbre económica.

Un factor que complica el análisis de señales como los valores de pequeña capitalización es lo mucho que había subido el mercado este año antes de que se instalara el malestar. El S&P 500 subió casi un 20% hasta el 31 de julio. Por tanto, aunque el índice ha bajado casi un 6% desde entonces, aún le queda un largo camino por recorrer antes de recuperar todas sus ganancias para 2023, y no está claro qué podría desencadenar una gran caída.

El otro reto es la historia. Las tres últimas veces que el S&P 500 cedió al menos un 1% tanto en agosto como en septiembre, repuntó en octubre, subiendo un 8% en 2022, un 8,3% en 2015 y un 11% en 2011, según Ryan Detrick, estratega jefe de mercado de Carson Group. Si nos remontamos a la década de 1950, el indicador ha subido en octubre en nueve de las 10 ocasiones en que ha perdido al menos un 1% en agosto y septiembre.

Además, el gasto en infraestructuras y el hecho de que las empresas estadounidenses vuelvan a trasladar una mayor parte de sus capacidades de producción a Norteamérica están ayudando a crear más negocio para las empresas industriales, y eso son ingresos que no dependen tanto de los tipos de interés, dijo Jeff Cianci, director de investigación de Catherine Avery Investment Management.

PUBLICIDAD

“Las valoraciones de las empresas industriales y de materiales que compramos están muy por debajo de donde deberían cotizar”, dijo Cianci. “El mercado está poniendo en precio el riesgo de una desaceleración que no vemos”.

Lea más en Bloomberg.com