La Fed frena la inflación, pero los consumidores aseguran que aún pagan demasiado

El presidente de la Fed dijo recientemente que las encuestas muestran a los consumidores insatisfechos con la economía y los altos precios

La Fed frena la inflación, pero los consumidores aún pagan demasiado
Por Mark Niquette, Jarrell Dillard y Michael Sasso
24 de septiembre, 2023 | 01:38 PM

Bloomberg — La inflación se ha enfriado con respecto a hace un año, pero eso no logra mitigar el dolor de los estadounidenses que siguen pagando en los surtidores de gasolina y en los pasillos de los supermercados.

Como resultado, existe una creciente desconexión entre los responsables políticos, que señalan el enfriamiento de los indicadores de inflación como un signo de progreso, y las personas que luchan por llegar a fin de mes. Aunque la medida favorita de la Reserva Federal para medir el aumento de los precios se suaviza, el coste de los alimentos, la gasolina, el seguro de automóvil y otros productos básicos sigue siendo elevado tras dos años de subas persistentes. La tasa de inflación subyacente se sitúa en el 4,3%.

Todo ello apunta a un problema acuciante para el Presidente Joe Biden en su intento de convencer a los votantes de su historial económico de cara a su candidatura a la reelección en 2024: el aspecto de la economía sobre el papel no se corresponde con lo que los consumidores experimentan en su vida cotidiana.

Lo que ven es que la leche sigue costando lo mismo que antes, que la gasolina sigue siendo demasiado cara, y tal vez es desde las entrañas desde donde hacen esta llamada que no están contentos”, dijo Tim Malloy, encuestador de la Universidad Quinnipiac.

PUBLICIDAD

Según Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, a los hogares con ingresos medios les cuesta 734 dólares más al mes comprar los mismos bienes y servicios que hace dos años.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo en una conferencia de prensa tras la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de la semana pasada que, aunque los hogares están en general en buena forma gracias a un mercado laboral caliente y al aumento de los salarios, las encuestas muestran que los consumidores están insatisfechos con la economía y los altos precios.

Mucho de eso es simplemente que la gente odia la inflación. La odia”, dijo Powell. “Eso hace que la gente diga que la economía es terrible, pero al mismo tiempo están gastando dinero”.

PUBLICIDAD

Los economistas y la Fed tienden a centrarse en las llamadas medidas básicas de la inflación, que excluyen los artículos volátiles como la energía y los alimentos, y que dicen que proporcionan una mejor comprensión de los precios subyacentes.

Many Frequently Purchased Items Saw Sharp Price Gains | Prices of essential items rose faster than overall inflation since Pandemicdfd

Pero, es la reciente suba de los precios de la gasolina -uno de los principales impulsores del último informe sobre el índice de precios de consumo- lo que está exprimiendo a Angie Hines, representante de ventas dentales de 45 años, de Monroeville, cerca de Pittsburgh. Con el precio medio de la gasolina normal en su zona a 3,92 dólares el galón el viernes -superior a la media estadounidense de 3,86 dólares, según la AAA-, dice que se ha pasado a un híbrido y ha dejado de llamar a algunos clientes para limitar los kilómetros que conduce.

En cuanto a su estilo de vida, compra más en tiendas de descuento y come menos fuera. Bromea con sus hijos sobre lo buena -y gratis- que es el agua para ellos.

Pero, en general, se siente frustrada porque sus gastos diarios aumentan, sus inversiones a largo plazo, como su plan 401(k), no, y se enfrenta a la misma carga fiscal de siempre.

El gobierno sigue recibiendo su parte del pastel de mí”, dijo Hines. “Pero, no hay tanto pastel para dar a mi familia”.

Hacer sacrificios

Rae Johnson, de 38 años, madre soltera de Milwaukee, se ha visto obligada a hacer algunos cambios para compensar la subida de los precios de los alimentos y de los servicios públicos de electricidad y gas natural. Ninguno de ellos está incluido en la medición del IPC básico, pero ambos experimentaron aumentos de costes en agosto.

Me veo obligada a hacer sacrificios”, dice Johnson, que utiliza el pronombre “ellos”. “La comida y los servicios públicos son lo más difícil ahora mismo”.

PUBLICIDAD

La redactora de contenidos de marketing ya no puede permitirse pagar la factura de la luz y el gas de golpe, así que paga la mitad a principios de mes y la otra mitad a final. Los costes de la energía en particular se dispararon, impulsados en parte por un aumento mensual del 10,6% en los precios de la gasolina, el mayor salto desde marzo de 2022. Piensan esperar a que haga mucho frío para encender la calefacción de su casa.

'People Hate Inflation': Americans Annoyed as Fed Flags Progressdfd

Johnson también aprovecha una oferta mensual de un carnicero local para conseguir un surtido de chuletas de cerdo, salchichas italianas, pollo y carne picada de ternera por 20,23 dólares -para igualar el año-, ya que el precio del pollo y la ternera en el supermercado es demasiado alto. Y han encontrado formas de ganar dinero extra, como cuidar perros para los amigos.

Las pequeñas empresas también se están viendo presionadas. Brad Payne, de 50 años, dice que está pagando al menos un 25% más por los ingredientes de su camión de comida, The Breaded Pig, que aparca fuera de pubs y cervecerías en los suburbios de Atlanta. Al mismo tiempo, dice que las colas para sus sándwiches de chuletas de cerdo fritas y patatas fritas con queso y chile son más cortas, lo que atribuye a que los clientes de los pubs están reduciendo sus gastos.

Un jueves por la noche solamente recaudó 450 dólares aparcando en una popular cervecería de Suwanee (Georgia), menos de la mitad de sus 1.200 dólares habituales.

PUBLICIDAD

He tenido que subir algunos de mis precios sólo para mantener el ritmo”, dijo Payne, aparcado fuera de un pub en el centro de Duluth, Georgia, a principios de este mes. “Y los precios de la gasolina, cuando conduces un camión de comida, sólo recorres ocho millas por galón. Así que el coste del combustible realmente duele”.

La restricción del gasto

Aunque las expectativas de inflación de los consumidores se han mantenido estables y el mercado laboral resiste en gran medida, los estadounidenses son cada vez más pesimistas sobre la economía.

PUBLICIDAD

El índice de aprobación de Biden ha caído hasta el 42% desde un máximo del 57% al comienzo de su mandato, mientras se prepara para una probable revancha con Donald Trump, gracias a los votantes descontentos con la inflación y su gestión de la economía.

Jared Bernstein, presidente del Consejo de Asesores Económicos de EE.UU., afirmó que el poder adquisitivo de los consumidores ha aumentado en gran medida, y que la inflación crece a un ritmo más lento que los salarios de los trabajadores con sueldos bajos y medios. Eso, dijo, es prueba de que la “Bidenomía” está funcionando para los estadounidenses.

Nuestro trabajo no ha terminado, sin duda”, dijo Bernstein a los periodistas en una reunión informativa en la Casa Blanca en septiembre. “Pero, que los salarios superen a la inflación es parte del respiro del que habla el presidente”.

PUBLICIDAD

Incluso así, los ingresos de los hogares cayeron en 17 estados del país el año pasado, incluidos los estados indecisos de Michigan y Pensilvania, según datos de la Oficina del Censo de EE.UU. publicados en septiembre. Solamente en cinco estados, entre ellos Florida, Alabama y Utah, mejoró el nivel medio de ingresos.

Después de la gasolina, los seguros de automóvil registraron una de las mayores subas de precios en agosto. El seguro de automóvil aumentó un 19,1%, el mayor incremento anual desde diciembre de 1976.

Adina Díaz, de 37 años y propietaria de una pequeña empresa, afirma que la prima de su seguro de automóvil ha aumentado casi un 70% desde que regresó a Tucson (Arizona) desde California el verano pasado. Esto, unido al aumento del precio de la gasolina, le ha obligado a limitar sus salidas al volante: Ddce que no sale a menos que tenga planes sólidos o si es por trabajo.

En los últimos meses, Díaz ha gastado más en electricidad, gasolina y comida. La gasolina en Tucson costaba unos 2,89 dólares el galón antes de la pandemia, y ahora ha subido a 4 dólares, dijo.

PUBLICIDAD

Más allá del día a día, Díaz ha estado esperando para volver a abrir un spa y centro de bienestar en Tucson después de cerrar su negocio de Los Ángeles debido a la pandemia. Dijo que consideró un espacio de 1.200 pies cuadrados en el centro de Tucson, pero era demasiado caro, 10.000 dólares al mes.

'People Hate Inflation': Americans Annoyed as Fed Flags Progressdfd

“Siempre ha sido casi un derecho de fanfarronería decir: ‘Oye, Tucson es una vida asequible, Tucson es barato en gasolina y alimentos y servicios públicos, Tucson es realmente un espacio limpio y seguro sin problemas o con pocos problemas de falta de vivienda’”, dijo Díaz. “Y eso ha cambiado mucho desde que ocurrió la pandemia”.

La asequibilidad de la vivienda ha sido un enorme factor de estrés para Nicole Moore, terapeuta familiar de 37 años. Vendió su casa de Tucson el año pasado porque sus facturas de electricidad de hasta 700 dólares al mes eran insostenibles.

Cuando fue a comprar otra casa, propiedades que antes costaban 150.000 dólares se cotizaban hasta por 400.000 dólares, dijo. Para empeorar las cosas, acabó teniendo que ayudar económicamente a su padre jubilado cuando el alquiler de su casa -donde ha vivido durante décadas- subió 200 dólares en agosto.

Es algo desgarrador”, dijo Moore.

-- Con la colaboración de Alex Tanzi y Rich Miller.

Lea más en Bloomberg.com