Todas las generaciones cometen errores financieros: le explicamos cuáles son

Preste atención a los dichos que los asesores financieros recomiendan a cada generación

Un trabajador cuenta billetes de dólar estadounidense en una oficina de cambio de divisas en Yakarta, Indonesia, el miércoles 2 de marzo de 2022.
Por Claire Ballentine - Charlie Wells
04 de octubre, 2023 | 07:47 PM

Bloomberg — Con respecto al dinero, como en nuestra vida, el momento justo es fundamental. Lo que ocurre es que la mayoría hacemos las cosas en la década equivocada.

Oímos hablar de los peligros de endeudarse cuando somos jóvenes, y, sin embargo, pagamos primero los préstamos que no debemos. Sabíamos que debíamos incrementar los ahorros para jubilarnos, pero tomamos el riesgo que no debíamos. Cuando nos damos cuenta de que los planes que trazamos en nuestra juventud han dejado de ser válidos, continuamos avanzando de todos modos.

VER +
Difícil comprar casa en EE.UU.: tasa hipotecaria alcanza un máximo de 22 años de 7,41%

Los asesores financieros afirman que este tipo de equivocaciones son cada vez más comunes con cada generación que avanza hacia una nueva fase de vida. La mitad de más edad de la Generación Z se está incorporando al mercado laboral. Los Millennials están ampliando sus familias y su patrimonio. Los Generación X, en su momento de mayores ingresos, están convirtiéndose en la nueva “generación intermedia”. Y lo que queda de la generación de los baby boomers se aproxima a su jubilación. Entretanto, los tipos de interés son más elevados de lo que lo han sido en años, el mercado de trabajo se está enfriando y se desconoce si los EE.UU. podrán o no evitar una recesión.

“Lo malo de las hipótesis y las reglas de oro es que su elaboración se basa en el contexto de cada instante”, explica Mark Struthers, planificador financiero de Sona Wealth. “En el ambiente actual, estamos viviendo más años, y los costes universitarios, de salud y de vivienda están incrementándose más rápidamente que los sueldos para afrontarlos”.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son esas viejas suposiciones? ¿Cómo puedes asegurarte de que los estás adaptando a tu etapa de la vida? A continuación se detallan los dichos que los asesores financieros dicen que cada generación debería tener cuidado de adoptar.

GEN Z

La generación más nueva de trabajadores del mercado laboral ya está aquí. Habiendo crecido durante la Gran Recesión, se sabe que los miembros mayores de la Generación Z priorizan el ahorro y la inversión a una edad más temprana en comparación con las generaciones anteriores. Pero muchos están empezando con mucha más deuda estudiantil, incluso en comparación con los millennials.

El supuesto: “Toda deuda es mala”

Sí, pagar deudas es una buena estrategia en el sentido más amplio, pero abordar la deuda de manera demasiado agresiva puede tener desventajas inesperadas.

PUBLICIDAD

El problema: centrarse demasiado en eliminar la deuda barata puede impedir que los prestatarios creen un fondo de emergencia o alcancen otros objetivos. Casi siempre es una buena idea pagar deudas con altas tasas de interés, como las de tarjetas de crédito. Pero muchos préstamos estudiantiles tienen tasas de interés bajas que son difíciles de conseguir en la actualidad, y administrarlos a un ritmo más lento podría ayudar al prestatario a concentrarse en otros objetivos.

La solución: “Tengo ganas de deshacerme de la deuda, pero hay un equilibrio que queremos lograr”, dijo Douglas Boneparth de Bone Fide Wealth. Recomienda abordar las deudas con una tasa de interés superior al 7%, pero destacó la importancia de tener varios meses de reservas de efectivo disponibles antes de tomar medidas más agresivas.

El supuesto: “Debería invertir en lo que sé”

Comprar acciones de empresas que conoce parece una buena idea. Pero Karen Ogden, socia de Envest Asset Management, cree que los inversores de la Generación Z tal vez necesiten reconsiderar la infame frase de Peter Lynch: “Invierte en lo que sabes”.

El problema: la Generación Z sabe mucho (tal vez demasiado) sobre tecnología. Apple Inc. (AAPL), Alphabet Inc (GOOGL)., Microsoft Corp. (MSFT) y Amazon.com Inc. (AMZN) han existido por más tiempo del que muchos de ellos han existido. Pero es posible que estas empresas no siempre lo sean, o al menos no siempre tengan un desempeño estrella.

La solución: “Comprenda que una empresa en crecimiento, como una empresa de tecnología, se verá afectada negativamente cuando las tasas de interés suban”, dijo Ogden. Ella desaconseja comprar acciones individuales y, en cambio, le gusta que los clientes consideren fondos cotizados en bolsa más diversificados.

El supuesto: “El mercado laboral se mantendrá fuerte”

La Generación Z comenzó a incorporarse a la fuerza laboral justo cuando la demanda reprimida de bienes y servicios derivada de la pandemia dio lugar a un mercado laboral fuerte. Pero estas primeras experiencias pueden haber dejado a los trabajadores más jóvenes con una impresión demasiado optimista sobre su poder de negociación.

El problema: lo que sube eventualmente baja. Y el efecto dominó de las tasas de interés más altas para combatir la inflación ya ha inclinado la balanza a favor de los empleadores. Como evidencia, no busquemos más allá de los despidos masivos en tecnología y banca este año, o el impulso más reciente de los empleadores para regresar a la oficina.

PUBLICIDAD

La solución: incluso cuando sea difícil cambiar de trabajo o negociar salarios más altos, desarrolle y reevalúe continuamente sus habilidades, dijo Sarah Paulson, propietaria de Valkyrie Financial.

“Seguir haciendo entrevistas externas”, dijo. “Luego te mantienes al día con tu valor de mercado. No está mal realizar entrevistas, incluso cuando amas lo que haces, para ver qué te ofrecen”.

VER +
Salario de Baby Boomers en EE.UU. alcanzó su máximo cuando cumplieron 45 años
Peatonesdfd

MILLENIALS

Están envejeciendo y alcanzando muchos de esos hitos retrasados, como el matrimonio, la propiedad de una vivienda y los hijos. Pero los mayores costos de la educación, la vivienda y la atención médica están haciendo que sea más difícil ahorrar.

El supuesto: “Es mejor evitar los riesgos”

Los investigadores han notado desde hace mucho tiempo la aversión al riesgo de los millennials en la vida y las inversiones, a menudo atribuida a sus experiencias en la Gran Recesión.

PUBLICIDAD

El problema: saltarse el riesgo también significa saltarse la recompensa. Durante la caída de las acciones del año pasado, los millennials tenían más probabilidades que otras generaciones de abandonar el mercado. Eso significó que también se perdieron un repunte del mercado .

La solución: “Lo veo como un aspecto de alfabetización”, dijo Paulson de Valkyrie Financial. Ella ve a muchos millennials atraídos por los planes 401(k) que dicen tener opciones de “rendimiento estable”, pero que en realidad son efectivo, lo que no les brindará los retornos que necesitarán para financiar sus jubilaciones. “Cuando se explica, la gente dice: ‘Puedo ser mucho más agresiva que eso’”, dijo.

PUBLICIDAD

Para los millennials que podrían ser reacios al riesgo, recomienda carteras con fecha objetivo que ajusten sus composiciones de inversión a medida que los clientes envejecen.

El supuesto: “La independencia financiera es clave”

Muchos millennials llegaron a la edad de casarse con feroces venas independientes. Eso es fantástico, pero a los asesores les preocupan las parejas que no gestionan sus carteras juntas.

El problema: los socios con carteras divididas pueden estar perdiendo rendimiento, por un lado, o asumiendo demasiado riesgo, por el otro.

PUBLICIDAD

“Lo que tiendo a ver son dos personas demasiado conservadoras”, dijo Ogden de Envest Asset Management. “Es importante respetar cuál es su comodidad con el riesgo. Pero si usted es conservador y su cónyuge es conservador y usted es joven, necesita encontrar una manera de invertir algunos de esos activos de manera más agresiva”.

La solución: Ogden recomienda que las parejas revisen sus carteras combinadas anualmente para asegurarse de que no tengan puntos ciegos, se mantengan actualizados sobre el desempeño general y se aseguren de que no sean demasiado arriesgadas ni demasiado conservadoras.

La suposición: “Ya debería tener el estilo de vida de mis padres”

Los asesores dicen que ven un error común en los trabajadores que se acercan a sus años de ingresos máximos: suponen que debido a que tienen entre 30 y 40 años, deberían tener estilos de vida similares a los de sus padres cuando tenían esa edad.

El problema: los tiempos han cambiado. Los millennials están pagando una media de US$328.000 por sus viviendas, en comparación con US$216.000, el precio que los boomers tuvieron que pagar a una edad similar. Es más, los profesionales de entre 30 y 40 años a veces cometen el error de compararse con sus padres cuando se mudaron a la universidad, olvidando que sus padres estaban más avanzados en sus carreras en ese momento, a menudo entre los 50 y 60 años.

PUBLICIDAD

La solución: los asesores advierten contra el “cambio de estilo de vida”, es decir, gastar más a medida que aumenta el salario. “Si trabajas duro y te pagan más y quieres mejorar tu estilo de vida, está bien”, dijo Boneparth de Bone Fide Wealth. “Pero asegúrese de aumentar su tasa de inversión y gasto”.

VER +
Cinco claves para que las finanzas en pareja tengan éxito y vayan a otro nivel

GEN X

Muchos de los que hoy tienen entre 40 y 50 años están asumiendo el papel de la “generación sándwich” (intermedia) porque están atrapados entre presiones gemelas: cuidar a los niños pero también a los padres que envejecen.

La suposición: “Pagarán la universidad como lo hice yo”

Es una de las suposiciones más importantes y obsoletas que escucha Struthers como asesor de Sona Wealth. Una madre de la Generación X pagó sus estudios universitarios, por lo que espera que su hijo haga lo mismo.

El problema: los precios universitarios se han disparado. El costo promedio de la matrícula y las cuotas en las escuelas públicas de cuatro años ha aumentado un 180% en las últimas dos décadas. Los salarios no han seguido el ritmo. Esto puede llevar a que un estudiante contraiga grandes cantidades de deuda o que los padres eventualmente cedan.

“Lo que normalmente sucede es que [los padres] no se apegan a ello”, dijo Struthers. “Y luego, como no fue planeado, están recurriendo a los ahorros de emergencia, están recurriendo a los ahorros para la jubilación”.

La solución: Struthers reitera un hecho contundente sobre la financiación universitaria. “El dinero viene de alguna parte”. Tener un plan, comprender los costos y comunicar claramente cómo se cubrirán puede ayudar a los padres a evitar saquear sus cuentas de jubilación más adelante.

La suposición: “Mis padres no quieren que entrometa”

Las conversaciones sobre los fideicomisos, patrimonios o necesidades de cuidados a largo plazo de un padre anciano pueden resultar incómodas. Esta es un área donde Marguerita Cheng perteneciente a esta generación, asesora financiera y CEO de Blue Ocean Global Wealth, dice que recibe muchas llamadas de personas de su edad.

El problema: evitar temas difíciles puede hacer que las cosas sean más estresantes (y más costosas) cuando uno de los padres finalmente tiene un problema de salud.

La solución: un consejo que tiene Cheng es utilizar los grandes acontecimientos de la vida como una oportunidad para discutir cuestiones difíciles de planificación. En su propia vida, utilizó el nacimiento de su segundo hijo como un empujón para que sus padres reevaluaran su plan patrimonial.

El supuesto: “Debería ser dueño de una casa”

Ser propietario de una vivienda se considera un signo de éxito y estabilidad. Pero reveses como la burbuja de las puntocom, la crisis inmobiliaria de 2008 y la pandemia han dejado fuera del mercado a una proporción mayor de miembros de la Generación X que las generaciones anteriores.

El problema: asumir una hipoteca a 30 años cuando tienes entre 40 y 50 años podría significar grandes pagos de vivienda que durarán hasta bien entrada la jubilación. Eso, dice Struthers, podría limitar la flexibilidad en el futuro.

La solución: “Alquilar no siempre es malo”, dijo Struthers. Dejando de lado el aspecto emocional de ser propietario, si sus costos de alquiler son más bajos que los costos de propiedad de la vivienda y usted invierte la diferencia, podría terminar con un patrimonio neto más alto.

Viviendas en Ca., EE.UU.dfd
VER +
Radiografía del inversor millennial en Latinoamérica

BABY BOOMERS

Como beneficiarios más directos del auge económico de la posguerra, los baby boomers han entrado sólidamente en la edad de jubilación con el apoyo de las pensiones, los ahorros y la Seguridad Social, en muchos casos. Sin embargo, con la inflación constante y las tasas de interés elevadas, es posible que los jubilados deban reevaluar algunos planes antiguos.

La suposición: “Pagaré la casa antes de jubilarme”

El objetivo de eliminar el pago de la vivienda antes de finalizar el trabajo es bueno. Pero aquellos que lo apliquen de manera demasiado agresiva pueden renunciar a un beneficio del ciclo económico anterior.

El problema: las tasas hipotecarias estuvieron en mínimos históricos durante años, llegando en un momento al rango del 2%. Usar efectivo para eliminar por completo esa deuda barata puede parecer bueno, pero podría generar mayores rendimientos en el mercado o incluso una cuenta de ahorros de alto rendimiento.

La solución: Cheng, de Blue Ocean Global Wealth, una vez le dio una sugerencia a un cliente jubilado que quería pagar su casa por completo: “Pague la mitad”, dijo. El cliente obtuvo la satisfacción emocional de hacer mella en el pago, pero también siguió generando retornos en el mercado.

La suposición: “Debería mudarme a una zona más barata”

Todo el mundo ha oído la historia de jubilados que se mudaron de zonas urbanas caras a destinos históricamente más baratos, como Arizona y Florida.

El problema: el mapa del mercado inmobiliario ha cambiado. Los precios en los clásicos paraísos para los jubilados como Phoenix, Miami y Tampa están cerca de máximos históricos.

La solución: “Es necesario tener otras opciones”, dijo Struthers. La idea de vender una casa en una ubicación cara y embolsarse la diferencia mudándose a una zona más barata es buena, pero hay que asegurarse de que los números sigan cuadrando.

El supuesto: “Debería asignar 100 menos mi edad a las acciones”

Un viejo consejo de asignación de activos para las personas ha sido tomar 100, restarle su edad e invertir ese porcentaje en acciones y la otra cantidad en activos más conservadores como bonos.

El problema: vivimos más y las cosas se están volviendo más caras. Muchos planificadores piensan ahora que los jubilados de la generación del boom pueden necesitar más acciones en sus carteras que las generaciones anteriores.

La solución: Struthers generalmente estima que los inversionistas deberían aumentar esos 100 a aproximadamente 130, lo que aumentaría la cantidad de acciones en una cartera y, con suerte, resultaría en mayores ingresos de jubilación.

Con la asistencia de Suzanne Woolley.

Lea más en Bloomberg.com