Los mercados de financiación en dólares muestran signos de un fin de año “moderado”

La Reserva Federal ha estado agotando su servicio de repos inversos, lo que también ha resultado en que el dinero salga de su balance y entre en el sistema bancario

Divisas
Por Alexandra Harris
24 de octubre, 2023 | 02:50 AM

Bloomberg — En los mercados de financiación en dólares de Estados Unidos reina el optimismo de cara a finales del 2023, sobre todo porque la demanda continúa sobrepasando a la oferta, afirma JPMorgan Chase (JPM).

La actividad de las operaciones con compromiso de recompra a un día con garantía general para el último día hábil del año se mantiene estable, aunque en tiempos turbulentos se incrementaría dicha actividad dado que las entidades bancarias reducen sus balances. Los swaps de base entre divisas, el coste de cambiar euros y yenes a dólares, la divisa más utilizada en el mundo en épocas de estrés, permanecen estables, tras haberse ampliado a fines del mes de septiembre. Asimismo, el diferencial entre el papel comercial financiero y los swaps sobre índices contratados a un día solo ha crecido ligeramente.

VER +
Wells Fargo y JPMorgan venden US$13.000 millones en bonos tras sólidos balances
Gráfico de  swaps de base entre divisas se han estabilizado tras caer en picado

Fin de año suele traer consigo alteraciones en los mercados, ya que las entidades bancarias se abstienen de ofrecer financiación a un día para la compra de renta fija y otras transacciones destinadas a apuntalar sus balances a efectos regulatorios. No obstante, este año la banca no se ve obligada a reducir tanto la financiación: dispone de reservas en cantidad suficiente, tras haber estado pagando tipos de interés más elevados para contener la fuga de depósitos. Además, la Fed ha estado drenando su instrumento de recompra inversa, lo cual también ha provocado que salga dinero de su hoja de balance y llegue al sector bancario. Esto ha ayudado a atenuar los temores de ciertos estrategas respecto a que los mercados de financiación a corto plazo se vean presionados y los diferenciales se amplíen.

Asimismo, a los mercados de financiación a corto plazo les han ayudado los tipos comparativamente altos de activos que abarcan desde las letras del Tesoro y los repos hasta los pagarés de empresa, donde los rendimientos son superiores al 5%. La breve duración para estos instrumentos constituye un refugio para los inversionistas inquietos por la bajada de los precios en otros mercados.

PUBLICIDAD

Los saldos en el mecanismo de acuerdos de recompra inversa de la Reserva Federal, donde los fondos del mercado monetario pueden ganar intereses sobre el efectivo a un día, han estado cayendo más rápido de lo esperado, con más de 1 billón de dólares retirados desde principios de junio. En realidad, eso hizo que regresara más dinero al sistema bancario y ayudó a que las reservas bancarias se mantuvieran relativamente altas incluso cuando la Reserva Federal ha estado reduciendo la oferta monetaria y ajustándola cuantitativamente en el transcurso de más de un año.

De hecho, los saldos de la Reserva Federal aumentaron en casi US$65.000 millones a US$3,35 billones en la semana hasta el 18 de octubre, según muestran los datos de la Reserva Federal. Eso es más alto que en mayo de 2022, antes de que la Reserva Federal comenzara a recortar sus tenencias de bonos.

VER +
El-Erian critica a la Fed y advierte de riesgos de un endurecimiento excesivo
Gráfico de los bancos han asegurado alrededor del 60% de la financiación para final de año

Los estrategas de JPMorgan también reconocieron que la mayoría de las empresas que financian en el mercado de pagarés están por delante de donde suelen estar en términos de asegurar financiación hasta el final del año. Los estrategas estiman que alrededor del 60% de los efectos comerciales bancarios y los certificados de depósito pendientes no vencen hasta 2024, un porcentaje más alto que en los últimos años. Además, los emisores de papel comercial respaldado por activos tienen el 37% de la deuda pendiente con vencimiento a finales de año, cifra mayor que en esta época en 2022, y los emisores de nivel 2 (empresas con una calificación crediticia a corto plazo más baja) también están muy por delante en asegurar financiación a finales de año en comparación con los dos últimos años.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los estrategas estiman que los bancos todavía tienen alrededor de US$570.000 millones en pagarés no garantizados y certificados de depósito que aún deben renovarse hasta 2024, casi la mitad de los cuales se concentran entre bancos japoneses, canadienses y franceses.

Lee más en Bloomberg.com