Economía de EE.UU. registra su mayor expansión desde 2021 por gasto de los hogares

El principal motor de crecimiento de la economía, el gasto personal, registró un aumento del 4%, también el mayor desde 2021

Un carrito de la compra lleno de comestibles frente a una tienda Walmart en Albany, Nueva York, EE.UU. Fotógrafo: Angus Mordant/Bloomberg
Por Bloomberg News
26 de octubre, 2023 | 08:38 AM

Bloomberg — La economía estadounidense creció el trimestre pasado al ritmo más rápido en casi dos años, impulsada por un repunte del gasto de los consumidores.

El Producto Interno Bruto (PIB) se aceleró a una tasa anualizada del 4,9%, más del doble del ritmo del segundo trimestre, según la estimación preliminar del gobierno del jueves. El principal motor de crecimiento de la economía, el gasto personal, registró un aumento del 4%, también el mayor desde 2021.

US Economy Expands by Most in Almost Two Years | Surge in consumer spending fueled the 4.9% annualized advancedfd

Una medida de la inflación subyacente muy vigilada se enfrió un poco más de lo esperado, hasta el ritmo más lento desde 2020. Los futuros bursátiles se mantuvieron a la baja y el dólar subió tras el informe, mientras que los bonos del Tesoro repuntaron.

La mayor economía del mundo se ha mantenido firme frente a los altos precios y la rápida subida de los costes de endeudamiento, superando repetidamente las expectativas de los analistas y atenuando los temores a una recesión. El principal motor de esta resistencia es la fortaleza duradera del mercado laboral, que sigue alimentando la demanda de los hogares.

PUBLICIDAD
IndicadorActualEstimación
PIB+4.9%+4.5%
Consumo personal+4%+4%
Índice de precios PCE, excl. alimentos y energía+2.4%+2.5%

De cara al futuro, la durabilidad del impulso económico en el cuarto trimestre ayudará a los responsables de la Reserva Federal a determinar si vuelven a subir los tipos de interés. Muchos economistas esperan que el crecimiento se ralentice en los últimos meses del año, ya que los costes de los préstamos limitan las compras de artículos de lujo y se reanudan los pagos de los préstamos estudiantiles.

Pero si la demanda se mantiene robusta, se corre el riesgo de mantener la inflación por encima del objetivo del 2% fijado por el banco central, lo que podría justificar una política monetaria más restrictiva.

En la reunión de la próxima semana, se espera que los responsables políticos mantengan sin cambios el tipo de interés de referencia, aunque algunos apuntan al rápido aumento de los costes del endeudamiento público como motivo de cautela. El rendimiento del Tesoro a 10 años superó el 5% a principios de esta semana por primera vez en 16 años.

PUBLICIDAD

“Dadas las incertidumbres y los riesgos, y lo lejos que hemos llegado, el comité está procediendo con cautela”, dijo la semana pasada el presidente de la Fed, Jerome Powell, refiriéndose al Comité Federal de Mercado Abierto del banco central.

De momento, los datos sugieren que la inflación sigue disipándose. El índice de precios del consumo personal básico, que excluye los costes de alimentación y energía, se redujo a un ritmo del 2,4% en el tercer trimestre. Incluyendo estas categorías más volátiles, el índice general de precios PCE aumentó un 2,9%.

Al mismo tiempo, la inflación del sector servicios, excluidos la vivienda y la energía, una medida más restringida que siguen de cerca los funcionarios de la Reserva Federal, aumentó a un ritmo del 3,6%, un ligero repunte con respecto al trimestre anterior.

VER +
Ventas de viviendas nuevas en EE.UU. crecen al ritmo más rápido desde febrero de 2022

En términos más generales, el último informe de la economía es una buena noticia para el Presidente Joe Biden, que ha tenido problemas para convencer a los estadounidenses afectados por los altos precios de que sus políticas están funcionando.

Las cifras de septiembre sobre inflación, gasto de los consumidores e ingresos se publicarán el viernes.

Aunque el gasto de los consumidores fue el principal motor del crecimiento, los inventarios añadieron 1,3 puntos porcentuales al crecimiento del tercer trimestre. El gasto público también contribuyó al avance.

Por su parte, la inversión empresarial disminuyó por primera vez en dos años debido a la caída de los gastos en bienes de equipo, y las exportaciones netas restaron puntos al PIB. La inversión residencial aumentó por primera vez en más de dos años.

PUBLICIDAD

Si se excluyen las existencias, el gasto público y el comercio, las ventas finales ajustadas a la inflación a compradores domésticos privados -un indicador clave de la demanda subyacente- aumentaron un 3,3%.

VER +
EE.UU. sigue siendo una potencia económica, y las cifras lo demuestran

La fortaleza de la demanda de los hogares se debe a una mezcla de factores, entre ellos la robustez de la contratación, las sólidas ganancias salariales y el aumento sin precedentes de la riqueza de los hogares en lo que va de año. El gasto en servicios registró el mayor aumento en dos años, mientras que el gasto en bienes también se aceleró.

Este trimestre, la economía tendrá que hacer frente simultáneamente a la reducción de algunos de esos vientos de cola discrecionales y a nuevos vientos en contra. Factores como la huelga de los trabajadores del automóvil, un posible cierre del Gobierno y la amenaza de una guerra más amplia en Oriente Medio podrían frenar el impulso.

Otros datos del jueves:

  • Las peticiones iniciales de subsidio de desempleo aumentaron de 200.000 a 210.000 la semana pasada.
  • Las solicitudes de subsidio de desempleo aumentaron a 1,79 millones en el periodo finalizado el 14 de octubre, lo que supone el quinto aumento semanal consecutivo.
  • Los pedidos de bienes duraderos aumentaron un 4,7% gracias al aumento de las reservas de aviones comerciales; los envíos de bienes de equipo disminuyeron un 0,2%.
  • El déficit comercial de mercancías aumentó en septiembre a 85.800 millones de dólares, con el mayor incremento de las importaciones desde principios de año.
  • Antes del informe del jueves, los economistas esperaban que el PIB aumentara sólo un 0,7% en el trimestre actual.

Lee más en Bloomberg.com