¿A cuántos empleos debo aplicar? Candidatos aplican a 500 y no lo consiguen

Cada vez más personas que buscan empleo aprovechan la tecnología para solicitar en masa puestos vacantes y muchos solicitantes luchan por encontrar trabajo

Laney Coletti-Saracino  Photographer: Angus Mordant/Bloomberg
Por Charlie Wells
29 de octubre, 2023 | 02:58 PM

Bloomberg — Es en parte flexibilidad, en parte queja y, cada vez más, parte esencial del proceso de búsqueda de empleo. Es algo parecido a esto:

“Apliqué a 500 puestos de trabajo”.

Desde las ferias de empleo hasta las publicaciones en las redes sociales, la afirmación de haber solicitado cientos de puestos está llegando a representar una frustración cada vez mayor con el mercado laboral actual. Aunque los datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos siguen mostrando una preponderancia de vacantes, para muchos solicitantes se ha vuelto más difícil conseguir un nuevo trabajo, lo que supone un gran cambio con respecto a los embriagadores días de la “gran dimisión” de la pandemia.

VER +
La productividad importa, pero no como balón político para el trabajo remoto

Y con las nuevas funciones de los sitios web de empleo, que permiten a los aspirantes presentar su solicitud más fácilmente que nunca (a veces con un solo clic), hay más posibilidades de ser rechazado que nunca.

PUBLICIDAD

“Realmente se ha convertido en un juego de números”, dice Cris Spector, un joven de 35 años de las afueras de Trenton, Nueva Jersey, que dice que solicitó más de 500 empleos tras perder su puesto de gestión de servicios hipotecarios en una ronda de despidos en marzo. “Mi objetivo era hacer entre 75 y 100 a la semana”.

Spector dice que utilizó la codificación como ayuda para personalizar su currículum y sus cartas de presentación, pero que aún así tuvo que recorrer por sí mismo los aparentemente interminables portales de empleadores. Se pasaba semanas delante de la computadora, con una vieja película de fondo que le adormecía. Se convirtió en algo tan rutinario que su mujer intentaba apartarle de la pantalla, pero él no cedía hasta cumplir su cuota.

“El chiste que yo cuento es que es algo así como: ‘Haz que tu computadora llame a la mía, porque yo voy a utilizar ChatGPT para generar solicitudes y cartas de presentación, y tú vas a utilizar alguna IA generativa para filtrarlas’”, dijo Juan Pablo González, socio cliente senior de la consultora de gestión Korn Ferry.

PUBLICIDAD

Benjamin Calcagno, un joven de 28 años del condado de Orange (California), perdió su trabajo como reclutador tecnológico en mayo y solicitó más de 500 empleos antes de conseguir uno nuevo en el sector de la aviación. Algunos de los puestos a los que se presentó eran remotos, otros locales, otros nacionales, algunos en su sector y otros fuera de él. A pesar de leer las descripciones de los puestos y personalizar sus solicitudes (además de tener la ventaja de ser él mismo un reclutador), Calcagno dice que el 99% de las empresas a las que se presentó “nunca llegaron a contactar”.

VER +
Solicitudes de subsidio de desempleo en EE.UU. caen al nivel más bajo desde enero
Cris Spector Fotógrafo: Aristide Economopoulos/Bloombergdfd

Estas cifras han puesto en tela de juicio la exactitud de los datos del gobierno sobre el número de vacantes en un momento en que el mercado laboral sigue siendo sólido. Los informes sobre anuncios de trabajo falsos y “ghosting”, cuando un empleador no cubre realmente un puesto que figura como vacante, están frustrando a los candidatos, incluido Calcagno.

En una empresa, Calcagno dijo que los empleados estaban “muy interesados” en él y querían pasar a una ronda final de entrevistas. Pero esas conversaciones nunca se produjeron. Cuando se enteró, el reclutador para el puesto fue despedido y la empresa siguió adelante.

Los candidatos que han solicitado 500 puestos de trabajo reconocen que esta práctica es extrema. Aun así, los datos muestran un impulso más amplio en el mercado laboral para aumentar el número de solicitudes. En la red profesional LinkedIn, la “intensidad de búsqueda de empleo”, o el número de solicitudes por persona que busca trabajo, aumentó un 18% interanual en agosto, el último mes con datos disponibles.

Durante la “gran dimisión” tras las cuarentenas por la pandemia de Covid-19, los candidatos solicitaban empleo más por el deseo de cambiar de profesión o aumentar su sueldo que por la necesidad de conseguir uno nuevo. Ahora, después de que muchas industrias se vieran afectadas por recortes de empleo, los despidos masivos han dado lugar a solicitudes masivas.

Los especialistas en carreras profesionales desconfían

Scott Dobroski, experto en tendencias profesionales del sitio web de búsqueda de empleo Indeed, afirma que su empresa suele recomendar solicitar dos o tres empleos al día, en lugar de utilizar lo que en los círculos de RRHH se conoce como el modelo de “rociar y rezar”, que consiste en solicitar docenas de puestos en el mismo periodo de tiempo.

“Es una actividad extremadamente cómoda sentarte en tu apartamento y enviar solicitudes al agujero negro de Internet”, afirma Michael Urtuzuástegui Melcher, coach de ejecutivos en Nueva York. “Es como ver a alguien con un boleto de lotería para rascar: realmente creen que rascando esta cosa van a ganar mucho dinero y no funciona. Entonces compran otro”.

PUBLICIDAD

En lugar de eso, Melcher recomienda a los candidatos que inviertan su tiempo en establecer contactos uno a uno. Puede resultar incómodo, requiere mucho tiempo y los beneficios no siempre son inmediatos. Pero el enfoque tiene una gran ventaja: una red más sólida de contactos profesionales que dura más que cualquier anuncio de trabajo en Internet.

Laney Coletti-Saracino dice que lo intentó y no funcionó. Esta mujer de 36 años de Newburgh, Nueva York, fue despedida en febrero como directora de productos de una empresa tecnológica. Al principio pudo conseguir algunas entrevistas a través de contactos personales, pero cuando eso se agotó, empezó a “solicitar con furia” en Internet. Ella también ha solicitado 500 puestos de trabajo, y al menos al principio, cuando los reclutadores respondieron, le dio una inyección de confianza.

Esto nos lleva a una idea que Daniel Zhao, economista jefe de Glassdoor, un sitio web de evaluación de empleadores, tiene sobre los solicitantes de este club de 500 personas: Lo que hacen podría ser racional. Estos candidatos saben que solicitar un empleo es más fácil que nunca, por lo que quieren seguir el ritmo de la competencia. Además, es una forma de destacar en una época en la que las redes sociales son un elemento clave del proceso de búsqueda de empleo.

“Decir que has presentado 500 solicitudes no es necesariamente la mejor señal que se puede enviar, porque significa que esas 500 solicitudes no tuvieron éxito”, dice Zhao. “Pero al mismo tiempo, si esa publicación se hace viral y consigues que tu perfil llegue a muchos reclutadores y empresas, entonces puede que merezca la pena ese intercambio”.

PUBLICIDAD

Peter Zezas se hizo viral en TikTok hablando de su propia lista de 557 candidaturas, que ahora supera las 900. Acumuló casi 100.000 “me gusta”, 4.500 comentarios y vídeos derivados que otros crearon sobre su publicación original, ofreciéndole consejos profesionales y trucos de LinkedIn. Este joven de 25 años de Bridgewater, Nueva Jersey, lo ha intentado todo, e incluso intentó entregar en mano una solicitud de empleo en el 30 Rockefeller Plaza, sede de la NBC, en Manhattan.

Pero cuando entró, los guardias de seguridad le dijeron que enviara su solicitud por correo electrónico.

PUBLICIDAD

En cuanto a Spector, antiguo gestor de servicios hipotecarios cerca de Trenton, al final consiguió un empleo en el Estado. Tiene asistencia sanitaria, una pensión y, en este momento, diría dos cosas sobre su búsqueda de grandes cifras.

Primero: Se sintió humilde por la cantidad de gente de su carrera que le tendió la mano, ofreciéndole ayuda.

Segundo: Por muy loco que fuera ser el tipo que presentó 500 solicitudes, realmente llegó a algo.

PUBLICIDAD

“Ese tipo”, dice. “Consiguió un trabajo”.

Lea más en Bloomberg.com