La compra de bonos basura es la mejor operación contraria para 2024

La mayor parte de los encuestados indica que el comprar bonos continúa siendo la mejor forma de contrarrestar la volatilidad de la renta variable

Edificios en Wall Street
Por Denitsa Tsekova
14 de noviembre, 2023 | 02:10 AM

Bloomberg — Los temores a una recesión de la economía no bastan para desalentar a los actores del mercado, que siguen apostando por la deuda de riesgo como su mejor opción de inversión, de acuerdo con la última encuesta Bloomberg Markets Live Pulse.

VER +
Administradores de Wall Street se amontonan en fondos cerrados con descuentos

Pese a los fuertes flujos de salida en este año y a las incontables advertencias sobre el estado de salud de las compañías fuertemente endeudadas, un 52% de los 506 entrevistados observa posibilidades en los bonos de alto rendimiento, al tiempo que se muestra más prudente con respecto a algunos de los valores más retrasados del 2023, entre ellos la deuda de la banca regional y los créditos sobre inmuebles comerciales.

Gráfico de que el alto rendimiento es la opción más popular entre las tres opciones contrarias para 2024dfd

Dichos datos son un signo de que hay confianza en los balances de las corporaciones de Estados Unidos, en un momento en el que la Fed trata de contener el crecimiento para reducir la inflación. Otros catalizadores de carácter técnico constituyen un motivo más para que los inversionistas, por lo demás cautos, continúen considerando que los bonos basura ofrecen posibilidades. De acuerdo con datos de Bloomberg, el mercado global de alto rendimiento se ha contraído más de un 20% desde su pico alcanzado en 2021, situándose en US$1,94 billones. Una oferta más reducida ya ha contribuido a fomentar una ganancia superior al 6% en la clase de activos durante este año.

“De hecho, se han producido salidas para el alto rendimiento, aunque el universo se ha contraído más a la vez”, señaló Matt Brill, responsable de crédito con grado de inversión en Norteamérica de Invesco Ltd. “Si puedes conseguir entradas, algo que debería ocurrir conforme la Reserva Federal haga una pausa y las rentabilidades se estabilicen, en combinación con un entorno cada vez más reducido, se trata de una excelente combinación”.

PUBLICIDAD

Más de tres cuartas partes de los encuestados todavía esperan que Estados Unidos caiga en una recesión, y una mayoría dice que comprar bonos sigue siendo la mejor manera de contrarrestar la volatilidad de las acciones.

Gráfico de la cartera 60/40dfd

Se trata de un voto de confianza en la estrategia de cartera equilibrada que ha sido criticada en la era inflacionaria cuando los bonos no lograron cubrir la caída de las acciones.

En lo que respecta a la inflación, los encuestados señalaron que los datos de empleo y del IPC se encuentran entre los más sobrevalorados por los inversores este año.

PUBLICIDAD
VER +
Los bonos basura dominan el mundo tras la rebaja de la calificación de EE.UU.

La operación contraria más popular fue la de comprar productos básicos como Walmart Inc. (WMT) o Costco Wholesale Corp (COST), una estrategia relativamente segura. Se adelantó a las apuestas bajistas sobre las acciones tecnológicas estadounidenses y las acciones japonesas. Tanto el Nasdaq 100 como el Nikkei generaron ganancias de dos dígitos en lo que va del año.

Gráfico de la compra de productos básicos es más atractiva que la venta de tecnología estadounidense.dfd

“Los inversores estaban en una posición muy defensiva de cara a este año, esperando una recesión”, dijo Nelson Jantzen, analista de JPMorgan Chase & Co (JPM). “La resistencia de la economía y las ganancias han sido una sorpresa positiva y han respaldado las valoraciones”.

Los grandes retrocesos en los activos de riesgo el año pasado estuvieron estrechamente correlacionados con cambios en el posicionamiento de los inversores: las ganancias se produjeron después de que los inversores redujeron drásticamente las apuestas de riesgo y las caídas se produjeron después de las compras masivas. Mientras que los administradores de dinero temen una recesión casi segura en 2023, una economía global resiliente y ganancias corporativas sólidas han protegido a los inversores en deuda de grado especulativo.

Los fondos cotizados en bolsa de bonos basura han estado experimentando una afluencia de efectivo desde la última reunión de la Reserva Federal, en medio de señales del presidente Jerome Powell y otros funcionarios de que el ciclo de alzas podría estar llegando a su fin. Los fondos de alto rendimiento han registrado entradas de efectivo por US$7.000 millones en noviembre, revirtiendo meses de fuertes salidas de capital.

Históricamente, las recesiones han provocado que los diferenciales corporativos se amplíen, pero los alcistas siguen confiados en medio de fuertes ganancias . Además, algunos apuestan a que incluso si se materializa una contracción económica, será superficial y no conducirá a un gran aumento en los incumplimientos.

VER +
La deuda más “basura” repunta mientras los inversores desoyen a la Fed

Ese es el caso de Geof Marshall, gestor de cartera de CI Global Asset Management en Toronto. Dice que los créditos con calificación basura están en buena forma financiera y cargados con menos apalancamiento, lo que los prepara mejor para capear una potencial recesión.

“Estamos recibiendo una gran luz verde sobre el rendimiento y el precio en el mercado de alto rendimiento”, dijo Marshall. “Los incumplimientos en la próxima recesión podrían alcanzar un máximo del 4%. Las cifras sugieren que Estados Unidos atravesará una recesión más corta y menos profunda, y ahora estamos entrando en ella con mejor calidad que nunca en el mercado de bonos de alto rendimiento”.

PUBLICIDAD

La encuesta MLIV Pulse de los lectores de Bloomberg News en la terminal y en línea la realiza semanalmente el equipo Markets Live de Bloomberg, que también dirige el blog MLIV. Entre los encuestados se incluyen gestores de cartera, comerciantes e inversores minoristas. Esta semana, la encuesta pregunta si la liquidación de acciones verdes continuará el próximo año. Comparta sus opiniones aquí .

Lea más en Bloomberg.com