Biden y Xi abordan un deshielo económico y militar en una reunión de alto nivel

Los líderes también tienen previsto mantener conversaciones sobre inteligencia artificial, la situación de Taiwán y los conflictos de Ucrania e Israel

Biden, Xi Eye Economic and Military Thaw in High-Stakes Meeting
Por Justin Sink - Michelle Jamrisko
15 de noviembre, 2023 | 10:12 AM

Bloomberg — La muy esperada y cuidadosamente coreografiada reunión entre el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, al margen de la Cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico, comienza el miércoles en la finca de Filoli, al sur de San Francisco.

La reunión, en medio de 16 acres de exuberantes jardines otoñales, oculta un orden del día embriagador, ya que intentan reparar una relación muy tensa por la competencia económica y los errores militares y diplomáticos.

Se espera que los líderes discutan una petición de Estados Unidos para reanudar la comunicación entre militares con la esperanza de evitar enfrentamientos en los cielos y mares del Pacífico, así como un amplio esfuerzo policial chino para acabar con las redes de fabricación y distribución de fentanilo.

Los líderes también tienen previsto mantener conversaciones sobre inteligencia artificial, la situación de Taiwán y los conflictos de Ucrania e Israel. Es probable que las autoridades chinas traten de reducir los controles a la exportación, los aranceles y las restricciones a la inversión en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Se espera que la reunión siga más o menos el mismo formato que su anterior encuentro en Bali, Indonesia, en noviembre de 2022. Tras un apretón de manos, Biden y Xi se reunirán con asesores cercanos. Tras una pausa, un grupo más amplio se reunirá para mantener conversaciones adicionales, y se espera que el tiempo total de la reunión se prolongue durante horas.

VER +
Guía del operador para navegar las señales de la reunión entre Biden y Xi

Una vez concluidas, se espera que Biden ofrezca una rueda de prensa, mientras Xi regresa a San Francisco para una cena con altos ejecutivos estadounidenses.

Funcionarios estadounidenses y chinos pasaron semanas discutiendo la agenda y la estructura del evento, dijo el martes el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby.

PUBLICIDAD

“A lo largo de varias semanas se ha vuelto a poner sobre la mesa lo que esperamos que sea una conversación muy productiva, sincera y constructiva”, declaró Kirby.

Horas antes de la reunión, EE.UU. y China hicieron pública una declaración en la que detallaban sus nuevos compromisos de cooperación en materia de cambio climático, con promesas de construir instalaciones de captura de carbono, reducir la contaminación del sector energético y luchar contra todos los gases de efecto invernadero que contribuyen a calentar el planeta.

Se considera que la declaración de los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo da un nuevo impulso a la crucial cumbre COP28 que comienza en Dubai a finales de este mes, aumentando las probabilidades de éxito de las negociaciones y subrayando al mismo tiempo la alarma compartida de las superpotencias ante el cambio climático.

La lucha contra el calentamiento global es una de las pocas áreas de consenso entre Pekín y Washington, y el éxito en la cumbre de las Naciones Unidas dependerá en gran medida de que los dos principales emisores preparen el terreno para la cooperación.

Una cumbre coreografiada

Un funcionario estadounidense, que informó a los periodistas antes de la reunión bajo condición de anonimato, dijo que debido al poder que Xi había consolidado dentro de China, la reunión ofrecía una rara oportunidad de hacer cambios en la relación, y que lo que estaba en juego no podía ser mayor.

Los asesores reconocieron que se analizarían todos los detalles de la visita.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que visitó a Xi en China a principios de año, le saludó en el aeropuerto a su llegada, un guiño a su relación preexistente y a su reputación en Pekín como una seria agente de poder.

PUBLICIDAD

Y la elección de Filoli, enclavado entre las montañas de Santa Cruz, evoca las reuniones informales celebradas entre Xi y el expresidente Barack Obama en Sunnylands, a las afueras de Palm Springs, donde ambos se arremangaron literal y metafóricamente las mangas de la camisa durante días de conversaciones.

El mayor objetivo para ambos líderes es reparar una relación que se ha tensado repetidamente.

VER +
Biden y Xi anunciarán acuerdo para que China tome medidas contra el fentanilo

El fundador de Citadel, Ken Griffin, dijo que un objetivo clave debería ser “bajar la temperatura mutua”.

“No hay espacio para que se produzca un accidente”, dijo Griffin el martes en una entrevista con Bloomberg News en la conferencia inaugural de macroeconomía global de su firma en Miami. “Nuestras economías están increíblemente acopladas, y un desacoplamiento abrupto tendría costes sencillamente catastróficos para la gente”.

PUBLICIDAD

La economía china

Antes de la reunión, Biden dijo que sus objetivos incluían ayudar a la economía china, en dificultades, siempre que ese crecimiento no se produjera a expensas de la propiedad intelectual estadounidense.

“Si el ciudadano medio en China pudiera tener un trabajo bien pagado, eso les beneficia a ellos y nos beneficia a todos”, dijo. “Pero no voy a seguir apoyando posturas en las que, si queremos invertir en China, tengamos que entregar todos nuestros secretos comerciales”.

PUBLICIDAD

EE.UU. no tenía previsto anunciar cambios en su régimen arancelario ni sanciones contra entidades chinas, a pesar de que esperaba que Xi insistiera en el tema, dijo el funcionario estadounidense.

President Xi Jinping's Visits to the US | The Chinese leader is making his ninth public trip to Americadfd

La inseguridad económica puede explicar en parte la disposición de Xi a dialogar a pesar de los sonados enfrentamientos por un globo espía chino errante y la visita a Taiwán de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. La crisis del sector inmobiliario chino ha lastrado la recuperación del país tras la pandemia y su economía ya no va camino de superar a la estadounidense.

Las tenencias extranjeras de acciones y deuda del país han caído alrededor de 1,37 billones de yuanes (188.000 millones de dólares), o un 17%, desde el máximo alcanzado en diciembre de 2021 hasta finales de junio de este año, según cálculos de Bloomberg basados en datos del banco central.

PUBLICIDAD

Aun así, el comercio bilateral entre EEUU y China ascendió a casi 760.000 millones de dólares en 2022, mientras que el valor de las inversiones en activos físicos y financieros se situó en 1,8 billones de dólares.

Audiencia nacional

Los expertos estadounidenses y chinos afirman que no hay respuestas sencillas a los retos a los que se enfrentan ambas naciones, pero esperan que Biden y Xi puedan restablecer un nivel de entendimiento mutuo.

“Lo que más falta es confianza”, dijo Dennis Wilder, miembro de la Iniciativa para el Diálogo entre Estados Unidos y China sobre Cuestiones Mundiales de la Universidad de Georgetown. “No he visto el déficit de confianza entre EEUU y China tan grande como el actual”.

Una muestra de cooperación podría ayudar a Xi a señalar en casa que el ciclo de acciones que perjudican a las empresas chinas está terminando, según Mary Lovely, investigadora principal del Instituto Peterson de Economía Internacional, reforzando una economía que sufre la débil confianza de consumidores e inversores.

PUBLICIDAD

Aun así, ambos líderes deben actuar con cautela ante su público nacional, en particular Biden, que se enfrenta a una dura reelección.

Una encuesta realizada este mes por Bloomberg News/Morning Consult reveló que el 46% de los votantes de los estados indecisos confían en el ex presidente Donald Trump, favorito del Partido Republicano, en lo que respecta a China, frente al 34% de Biden.

Lee más en Bloomberg.com