El mundo se ahoga ante la contaminación por plásticos: ¿habrá una solución?

Los activistas antiplásticos esperan ardientemente que los países se reúnan y asuman compromisos vinculantes para detener o ralentizar la producción global de plástico

Desechos plásticos
Por Leslie Kaufman
18 de noviembre, 2023 | 09:50 AM

Bloomberg — El mundo entero acordó en marzo del año 2022 que había llegado el momento de hacer frente a la cada vez más grave situación de la contaminación por plásticos. La ONU calcula que cada año se producen 430 millones de toneladas de plástico, dos terceras partes únicamente para uso a corto plazo. Y al paso que vamos, se estima que se triplicarán de aquí a 2060.

Se celebraron reuniones y conferencias. Dos meses atrás, los máximos responsables de las negociaciones de las Naciones Unidas presentaron el “borrador cero” de un tratado global sobre el plástico.

VER +
Dos centavos de dólar por botella de plástico reciclada, el nuevo decreto de Ecuador

Como su propio nombre indica, este borrador constituye solo un comienzo. Incluye numerosas propuestas de acciones para disminuir los desechos plásticos y diversas alternativas para aplicarlas. Una de ellas consiste en que cada país “deberá” elaborar un listado de las sustancias químicas perjudiciales contenidas en los plásticos y poner en marcha un plan para su eliminación progresiva. Otra alternativa consiste en que los países “podrán” elaborar dicha lista.

La clave de la tercera fase de negociaciones de dicho tratado, que se inicia este lunes en Nairobi (Kenia), radicará en la distinción entre “deberán” y “podrán” (la primera se define como obligatoria y la segunda como voluntaria).

PUBLICIDAD

Los defensores del plástico esperan fervientemente que las naciones se unan y asuman compromisos vinculantes para detener o desacelerar la producción global de plástico. Están buscando regulaciones que controlen los productos plásticos desde su nacimiento (sus componentes químicos) hasta su tumba (diseño para permitir su reutilización o reciclaje).

El precedente que aspiran a seguir es el acuerdo global para eliminar gradualmente las sustancias químicas que agotan la capa de ozono en 1987. Ese tratado , el Protocolo de Montreal, tenía plazos estrictos y rápidos y se considera más exitoso que el Acuerdo de París de 2015, que se basa en acuerdos nacionales voluntarios. objetivos para reducir los gases de efecto invernadero. Hasta ahora, la mayoría de esos objetivos no se están cumpliendo .

El argumento a favor de una regulación global firme ha cobrado fuerza. Un nuevo informe de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos concluye que la infraestructura actual para la captura y el reciclaje de plástico es totalmente insuficiente, y que se necesita más de un billón de dólares en inversiones sólo en países que no pertenecen a la OCDE para evitar que el plástico se filtre al medio ambiente.

PUBLICIDAD
VER +
Lego deshecha planes para fabricar bloques con botellas de plástico usadas

Mientras tanto, las promesas voluntarias de las corporaciones de reducir el uso de plástico están fracasando. A partir de 2018, la Fundación Ellen MacArthur reclutó a 150 empresas para que informaran y redujeran su uso de plásticos para 2025. Cinco años después , 20 empresas, incluidas Marks and Spencer Group Plc, Burberry Group Plc y Metro AG, se retiraron por no querer hacerlo o no pueden cumplir los criterios para participar, como establecer objetivos cuantitativos e informar públicamente cómo les va.

Desechos plásticos siendo clasificados por trabajadores.dfd

En lugar de hacer el arduo trabajo de deshacerse del plástico virgen, en los últimos años Nestlé SA, PepsiCo Inc. (PEP) y otras grandes empresas han encontrado otra manera de tranquilizar a los críticos, y es mucho más turbia . Afirman ser “neutrales con respecto a los plásticos”, algunas de las cuales se sustentan en el pago a terceros para que recojan la basura y la entreguen a los productores de cemento para que la utilicen como combustible en las fábricas.

En otras palabras, el mecanismo son las compensaciones de plástico: unidades similares a las compensaciones de carbono que representan una tonelada de plástico recolectada, procesada o reciclada, que son compradas por empresas que buscan compensar sus desechos. Ahora está ganando terreno como enfoque para abordar la contaminación plástica, y algunos organismos industriales están presionando para que figure en el tratado.

Pero los activistas están firmemente en contra de eso. “Los impactos negativos superan con creces cualquier beneficio”, dice Marian Frances Ledesma, activista de basura cero en Greenpeace Sudeste Asiático.

VER +
171 billones de trozos de plástico ahora obstruyen los océanos del mundo

Bloquear soluciones defectuosas como las compensaciones por plástico, regular el plástico a lo largo de todo su ciclo de vida y encontrar miles de millones de dólares para invertir en infraestructura (todo de forma vinculante) sería un desafío enorme, incluso en tiempos de paz. Ahora los delegados se encontrarán con las guerras que se desarrollan en Ucrania y Gaza. Erin Simon, vicepresidenta de residuos plásticos y negocios de la World Wildlife Foundation, dice que también existe preocupación de que Arabia Saudita, un importante productor de combustibles fósiles que son los componentes básicos del plástico, esté dispuesta a utilizar tácticas de procedimiento para ralentizar el proceso de aprobación.

Sin embargo, los defensores siguen siendo sorprendentemente optimistas.

“Aunque no estamos avanzando lo suficientemente rápido para el planeta, lo estamos haciendo más rápido en este tema que en cualquier otro tema global”, dice Simon, señalando que llegar a un borrador cero tomó sólo 18 meses, frente a décadas para los acuerdos climáticos.

PUBLICIDAD

Incluso los países que no pueden ponerse de acuerdo en nada más están de acuerdo en que los residuos plásticos son una pesadilla, dice Winnie Lau, que dirige el proyecto de prevención de plásticos oceánicos en Pew Charitable Trusts. “Hay mucho impulso”, dijo, “incluso de países a los que no les gustan los tratados globales”. La contaminación plástica es así de mala.

Lea más en Bloomberg.com