Jóvenes trabajadores.
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Sabe usted algo del amenazador apocalipsis fiscal de los EE.UU.? Momento en un futuro cercano cuando habrá demasiadas personas de la tercera edad a las que las generaciones más jóvenes ya no podrán mantener, haciendo que el gobierno federal no sea capaz de cumplir con sus obligaciones.

Podemos evitar este apocalipsis. Solo hace falta hacer más ricos y más numerosos a los jóvenes. Y aunque parezca descabellado, es perfectamente viable.

Los encargados de la formulación de políticas están legítimamente intranquilos por la demografía de Estados Unidos. A lo largo de las próximas dos décadas, la población mayor de 65 años se incrementará en un 50%, es decir, de 54,1 millones a 81,5 millones. Este hecho, por su parte, elevará drásticamente el coste para los programas que prestan servicios a los ancianos, como Medicare, la Seguridad Social, la Seguridad de Ingreso Suplementario y Medicaid.

No se puede abaratar el coste de la vejez. El principal factor de coste es su elevado número, y en segundo lugar su cada vez mayor esperanza de vida, dos aspectos que no hay que cambiar.

PUBLICIDAD

Por tanto, la única solución viable es hacer que los jóvenes sean más capaces de soportar el costo. Esto no requiere necesariamente hacer más ricos a los individuos, siempre y cuando las generaciones en su conjunto tengan mayores recursos. Dado que la mayor parte de los ingresos proviene de las ganancias, la clave es aumentar el número de personas que trabajan.

La buena noticia es que hay mucho que Estados Unidos puede hacer. Hasta ahora, el gobierno federal no ha logrado implementar numerosas políticas con un historial comprobado de aumento de la participación en la fuerza laboral. Y hay mucho margen de mejora: entre los 38 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Estados Unidos ocupa el puesto 29 en proporción de población empleada.

Algunas políticas no tendrían ningún costo directo para el gobierno. Si exigiera un número mínimo de días de enfermedad remunerados , el derecho a trabajar a tiempo parcial y el derecho de los trabajadores titulares a solicitar acuerdos laborales flexibles, ayudaría a las madres, a los discapacitados y a los ancianos a trabajar más. Instituir licencias remuneradas por motivos familiares y médicos (financiadas con un impuesto sobre la nómina pagado a un fondo fiduciario separado) ayudaría a todos los trabajadores a permanecer empleados en medio de diversas crisis y acontecimientos de la vida.

PUBLICIDAD

Otras políticas requieren inversión. Podría decirse que subsidiar el cuidado infantil tiene el costo inicial más alto, pero también ofrece enormes ganancias potenciales. A corto plazo, aumentaría el porcentaje de mujeres trabajando. A largo plazo, probablemente haría que sus hijos tuvieran más probabilidades de trabajar y ganar más cuando fueran mayores de edad.

Otra forma de enriquecer una generación es aumentar su tamaño. Con ese fin, la política de inmigración debe reconocer que Estados Unidos necesita trabajadores y que tener millones de personas en el país que no pueden participar plenamente en la economía es una mala idea. Cualquiera que sea su estatus de ciudadanía, a las personas que están aquí se les debería permitir trabajar.

Aumentar la fertilidad también puede ayudar. Estados Unidos está experimentando un declive de 15 años: lo que comenzó como una caída atribuida a la recesión de 2007 es ahora una tendencia generacional. Una de cada cinco parejas lucha contra la infertilidad. Sin embargo, la combinación de una mala cobertura de seguro y altos costos médicos significa que la fertilización in vitro puede costar decenas de miles de dólares por niño, e incluso un parto regular cuesta en promedio US$2,600. Eso es un impuesto sobre el parto. No es de extrañar que las encuestas encuentren que hasta dos tercios de las familias con hijos citan el costo como la razón por la que no tendrán otro.

Lo que parece no entender el Congreso es que si Estados Unidos no logra enriquecer a las generaciones más jóvenes, la carga del envejecimiento de la población no desaparecerá. Si los ancianos pierden los beneficios del gobierno, sus hijos y nietos tendrán que compensar la diferencia. Pase lo que pase, la carga recae sobre las familias trabajadoras. Por lo tanto, invertir en las generaciones más jóvenes seguiría siendo la política correcta para ayudarles a prepararse para lo que se avecina.

PUBLICIDAD

En cambio, los legisladores parecen dispuestos a convertir a los ancianos en el hombre del saco, citando el costo de la Seguridad Social y Medicare como justificación para recortar el gasto en otros lugares. Pero Estados Unidos no puede abrirse camino hacia el crecimiento. Para evitar el apocalipsis fiscal, es hora de apostar todo lo que podamos al único grupo de personas que puede sostener el futuro: los trabajadores jóvenes.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com