Informes ecológicos de JPMorgan, HSBC y otros bancos carecen de coherencia

Mientras los mayores bancos van a Dubai para las negociaciones sobre el clima, los expertos del sector plantean dudas sobre la metodología que hay detrás de sus objetivos de financiación sostenible

La contribución de los bancos a la transición energética será objeto de un intenso debate en Dubai.
Por Alastair Marsh y Greg Ritchie
04 de diciembre, 2023 | 03:38 PM

En los últimos años, muchos de los mayores bancos del mundo han publicado informes que recogen las enormes sumas que dicen estar canalizando hacia actividades medioambientales y sociales. Ahora, altos cargos del sector están planteando dudas sobre esas declaraciones.

Bancos como Morgan Stanley, HSBC Holdings Plc, Goldman Sachs Group Inc. y JPMorgan Chase & Co. han anunciado objetivos individuales de financiación sostenible para 2030 que oscilan entre US$750.000 millones y US$2,5 billones. Sin embargo, estas declaraciones dejan a los inversores con una visión poco real de las formas tan diferentes en que los bancos definen lo que es sostenible, según banqueros de alto nivel familiarizados con la forma en que se recopilaron las cifras, pero que pidieron no ser identificados al hablar de deliberaciones privadas.

Las diferencias en la contabilidad van desde la forma en que los bancos tratan las fusiones y adquisiciones y la suscripción de deuda hasta cómo calculan los ingresos procedentes de la creación de mercados, la inversión en capital riesgo, los fondos del mercado monetario, la banca privada, las hipotecas y las facilidades de crédito renovable, dijeron estas personas.

VER +
Citi y HSBC encabezan la lista récord de ejecutivos bancarios que acuden a las conversaciones de la COP28

Emily Farrimond, socia de la consultora Baringa Partners LLP, con sede en Londres, dijo que la ausencia de una metodología coherente “puede afectar a la credibilidad de todo el mercado, suscitando temores de grenwash”. Y Greg Brown, socio de la práctica bancaria del bufete de abogados Allen & Overy, señala la falta de “una ley o reglamento” que dirija el sector.

PUBLICIDAD

En consecuencia, decidir qué se denomina “sostenible” en los informes bancarios es “una especie de juego”, dijo Brown.

En la actualidad es “imposible comparar `similar por similar’ entre bancos”, dijo Rachel Richardson, responsable de ESG en el bufete de abogados Macfarlanes. “Hasta que no surja una metodología o un marco de mercado estándar, es poco probable que esto cambie”.

La contribución de los bancos a la transición energética será objeto de acalorados debates en Dubai el lunes, cuando las conversaciones de la ONU sobre el clima giren en torno a las ingentes sumas necesarias para descarbonizar la industria y proteger a las comunidades expuestas. Según cifras provisionales, la COP28 acogerá a un número significativamente mayor de banqueros y gestores de inversiones que cualquier otra Conferencia de las Partes anterior.

PUBLICIDAD

Vía libre a falta de reglas

Los bancos empezaron a publicar objetivos de financiación sostenible pocos años después del acuerdo climático de París de 2015. Para 2021, el papel de las finanzas en la creación de un planeta más verde y justo formaba parte cada vez más del debate público, lo que llevó a un número cada vez mayor de prestamistas a elaborar tales objetivos.

Pero en ausencia de normativas, los bancos han sido libres de establecer sus propios parámetros para definir lo que cuenta como inversión sostenible o de transición climática.

Entre las afirmaciones más polémicas se encuentran las del ámbito de las fusiones y adquisiciones, según un alto banquero europeo cercano al asunto que pidió no ser nombrado por tratarse de información sensible.

Los debates de la COP28 están girando en torno a las enormes sumas necesarias para descarbonizar la industria y proteger a las comunidades expuestas.dfd

Algunos de los mayores bancos del Reino Unido, como Barclays Plc y HSBC, no incluyen las fusiones y adquisiciones en sus objetivos de financiación sostenible, aunque una operación tenga elementos de ESG, según han declarado representantes de los bancos a Bloomberg.

VER +
Bancos podrían eludir la normativa ESG más estricta de la UE hasta la fecha

Al otro lado del Atlántico, la historia es distinta. Goldman, JPMorgan, Morgan Stanley, Citigroup Inc. y Bank of America Corp. cuentan las operaciones de fusión y adquisición en sus objetivos de financiación sostenible. Sin embargo, algunos de los bancos incluyen el valor total de las operaciones en lugar de sólo su parte proporcional o las comisiones obtenidas, según personas familiarizadas con el asunto.

“Todas las empresas (incluidos los bancos) pueden utilizar su criterio a la hora de determinar los objetivos de financiación sostenible”, dijo Richard Monks, antiguo responsable de políticas de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, que ahora es socio de EY. “Todos, sin embargo, tendrán que demostrar y justificar su enfoque ante el regulador respecto a qué transacciones han contado en sus objetivos”.

VER +
Las 3 letras más odiadas de Wall Street resultan demasiado arriesgadas para ignorar

Los portavoces de la FCA y de la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. declinaron hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Las fusiones y adquisiciones no deberían incluirse en los objetivos de las finanzas sostenibles porque el gran tamaño de tales transacciones a menudo significa que su “inclusión puede sesgar la consecución de los objetivos de una manera que otros servicios de asesoramiento no lo harían”, dijo Farrimond, que asesora a bancos y gestores de activos sobre estrategias ASG.

JPM fija 2030 como objetivo

ShareAction, una organización sin ánimo de lucro con sede en el Reino Unido conocida por impulsar resoluciones sobre el cambio climático en bancos como HSBC y Barclays, está denunciando cada vez más a los prestamistas que enumeran actividades como las fusiones y adquisiciones, argumentando que éstas no “dan lugar a la asignación o facilitación de capital”.

Aunque servicios como la cobertura de divisas o el asesoramiento en materia de fusiones y adquisiciones pueden desempeñar un papel en la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono, no deberían incluirse en los objetivos de financiación sostenible porque “no cubren la financiación real”, afirmó Xavier Lerin, director de investigación de ShareAction.

Un representante de Morgan Stanley, que en agosto declaró que estaba a un 70% de alcanzar el billón de dólares en financiación sostenible que había dicho a los inversores que lograría para 2030, declinó hacer comentarios más allá de remitirse al último informe medioambiental, social y de gobernanza del banco.

PUBLICIDAD

Un portavoz de Goldman Sachs, que en abril dijo que estaba a más de medio camino de alcanzar su objetivo de financiación sostenible de US$750.000 millones, dijo que los bancos “difieren en sus objetivos, tamaño de negocio y combinación”. Goldman, que es el principal asesor mundial en fusiones y adquisiciones, tiene un enfoque que refleja su “experiencia y capacidades”, y que es “riguroso y reflexivo”, dijo el portavoz.

Los representantes de Citigroup, BofA y Barclays declinaron hacer comentarios.

PUBLICIDAD
Muchos de los mayores prestamistas del mundo envían delegaciones a la COP28. Fotógrafa: Annie Sakkab/Bloombergdfd

Un portavoz del HSBC dijo que, a falta de normativa, el banco intenta aplicar lo que considera “normas de mercado”. El prestamista británico, que ha compilado su propio diccionario de datos sobre finanzas e inversiones sostenibles, ha dicho que ha hecho “buenos progresos” para alcanzar un objetivo de finanzas sostenibles para 2030 de entre 750.000 millones y US$1 billón.

JPMorgan, que publicó recientemente una actualización de su objetivo de financiación sostenible para 2030 de US$2,5 billones, sólo incluye las operaciones en las que ha actuado como asesor si existe una clara justificación de sostenibilidad para hacerlo, según Ramaswamy Variankaval, director global de asesoramiento corporativo y soluciones sostenibles del banco.

Luego está la cuestión de cómo contabilizan los bancos sus actividades en los mercados de capitales.

PUBLICIDAD

Anderson Lee es investigador del Instituto de Recursos Mundiales, que lleva examinando las declaraciones de finanzas sostenibles desde 2019. Dijo que el trabajo del WRI muestra que la mayoría de los bancos denominan “financiación sostenible” a la suscripción de deuda cuando organizan operaciones que se considera que tienen un componente ASG, pero no tienen en cuenta las emisiones de las operaciones organizadas para clientes que utilizan combustibles fósiles.

Es una “selección selectiva”, dijo.

Otra área en la que existe una divergencia significativa entre los bancos es el grado en que contabilizan los productos de deuda ESG.

Los préstamos vinculados a la sostenibilidad, un mercado no regulado de US$1,5 billones, no se incluyen en los objetivos de financiación sostenible de JPMorgan, según Variankaval.

PUBLICIDAD

Hay “una variedad de cuestiones de juicio que la gente puede plantearse sobre lo ambiciosos o agresivos” que son los llamados indicadores clave de rendimiento en los préstamos vinculados a la sostenibilidad, dijo. JPMorgan es el mayor organizador mundial de operaciones de SLL después de BofA, según datos recopilados por Bloomberg.

Forma de contabilizar inversiones

ING Groep NV, que fue pionera en el mercado de SLL en 2017, incluye todos los préstamos vinculados a la sostenibilidad que ayuda a organizar, según la información disponible en su sitio web.

“Nuestro planteamiento es: o merece la etiqueta de vinculado a la sostenibilidad o no la merece”, dijo Jacomijn Vels, responsable global de finanzas sostenibles de ING. “Y sólo si se ajusta a nuestra norma para la etiqueta se incluirá en el volumen movilizado”.

Otros grandes bancos sólo incluyen algunas transacciones de SLL, según representantes de las empresas que pidieron no ser identificados por tratarse de información no pública.

Los bancos también difieren en la forma de contabilizar las inversiones: algunos cuentan las nuevas entradas y otros los activos gestionados.

También divergen en cuanto a los derivados. Estos productos pueden adoptar la forma de coberturas de divisas relacionadas con operaciones que afirman tener un elemento de sostenibilidad, o como derivados vinculados a la sostenibilidad (SLD), swaps de incumplimiento crediticio ESG, derivados cotizados en bolsa sobre índices de acciones cotizados vinculados a ESG, así como derivados de comercio de emisiones, según la Asociación Internacional de Swaps y Derivados.

Algunos bancos, como Barclays y BofA, no incluyen ninguno de ellos en sus objetivos de financiación sostenible. Pero otros sí.

En su sitio web, ING dice que incluye el importe nocional completo de los SLD que estructura. Para evitar el doble recuento, ING afirma que excluye los derivados sostenibles que se utilizan para cubrir préstamos vinculados a la sostenibilidad ya incluidos en el objetivo de financiación sostenible del banco.

La etiqueta vinculada a la sostenibilidad puede adjuntarse a cualquier producto financiero, incluidos los derivados, ya que se trata de los objetivos y los incentivos, según un portavoz de ING. Si un derivado vinculado a la sostenibilidad se estructura sobre un préstamo normal, ING lo tiene en cuenta, dijo la persona.

El Royal Bank of Canada también incluye derivados en su objetivo. Sin embargo, a diferencia de ING, no añade el importe nocional. En su lugar, atribuye el importe de la denominada utilización de la línea de crédito independiente en el momento en que se ejecutó la operación, que según el RBC refleja la parte del balance que tiene comprometida con el cliente.

“El valor teórico es el valor nominal que se utiliza para determinar los pagos de un activo financiero y, por tanto, corre el riesgo de sobreestimar nuestra contribución financiera”, dijo un portavoz del RBC.

Para los bancos que se preguntan cuál es la mejor práctica para asegurar a los inversores que no están inflando sus cifras, “el principio general debería ser el conservadurismo”, dijo Lee, del WRI. Eso significa incluir sólo “la financiación que realmente se destina a inversiones de capital en la economía real”.

Lea más en Bloomberg.com