Retrasos en visas de EE.UU. empeorarán aún más la escasez de enfermeros

En la actualidad, los funcionarios del gobierno apenas están empezando a trabajar en las solicitudes presentadas hace dos años

Enfermero
Por Katia Dmitrieva
09 de diciembre, 2023 | 02:05 PM

Bloomberg — Erica DeBoer, la jefa de enfermeras de la mayor red sanitaria rural de Estados Unidos, pensó que por fin podría ofrecer algo de alivio a su sobrecargado personal y a sus miles de pacientes. Se suponía que en los próximos meses llegarían más de 160 enfermeras de refuerzo a los centros del Medio Oeste de Sanford Health, procedentes de lugares tan lejanos como Manila y Lagos (Nigeria). Pero ahora sólo vendrán 36, con suerte.

EE.UU. se encuentra en pleno retroceso de los visados, cuando un aumento de la demanda choca con los topes anuales, atascando la fila de tramite. Los retrasos son especialmente graves para la principal categoría de visado que utilizan los hospitales. En la actualidad, los funcionarios del gobierno apenas están empezando a trabajar en las solicitudes presentadas hace dos años, justo en la época en que muchos hospitales empezaron a contratar enfermeras extranjeras y a solicitar sus visados.

Los expertos calculan que al menos 10.000 enfermeros extranjeros se han retrasado indefinidamente, un retraso que casi con toda seguridad agravará la ya grave escasez nacional. Después de que la pandemia llevara a 100.000 enfermeras a dejar su trabajo por agotamiento o jubilación anticipada, los hospitales estadounidenses buscaron en el extranjero para llenar el vacío.

VER +
EE.UU. tiene sin resolver casi 9 millones de solicitudes de permisos de empleo

“Sencillamente, no podemos atender a tantos pacientes”, dijo DeBoer, una veterana de la enfermería con 30 años de experiencia, que planea contratar a personal contratado más caro a corto plazo y presionar para atender a más pacientes en línea cuando sea posible. Los trabajadores extranjeros eran una parte importante de la estrategia para cubrir 1.000 puestos de enfermería vacantes en Sanford Health en los próximos años. “Contábamos con esas enfermeras internacionales”, añadió.

PUBLICIDAD

Montaña rusa

Karissa Canlas es una de ellas. Esta mujer de 37 años ya debería estar en Fargo, Dakota del Norte, trabajando en el hospital Sanford Health de esa ciudad. En lugar de eso, está atrapada en su país natal, Filipinas, trabajando en horario estadounidense procesando reclamaciones para una aseguradora sanitaria.

“Eso pone fin a todo lo que habías estado planeando. Es realmente como una montaña rusa para los trabajadores que seguimos aquí esperando”, dijo Canlas en una entrevista de Zoom desde su casa de Manila, donde vive con su marido y su hijo de 2 años. “Estoy tan cerca, por eso es tan doloroso”.

Se tarda varios años en patrocinar a un empleado con green card. Y es caro, con unos costos iniciales de unos US$10.000 por solicitante, sin incluir la formación lingüística y de habilidades, los vuelos, el alojamiento y otras tasas.

PUBLICIDAD

Patty Jeffrey, presidenta de la Asociación Americana de Contratación Sanitaria Internacional (que representa a la mayoría de las empresas de dotación de personal del sector-, dijo que, entre las empresas afiliadas, unos 10.000 enfermeros extranjeros se han visto afectadas por el retroceso.

“Se va a convertir en una situación bastante mala”, dijo Jeffrey. “Ya hay una escasez generalizada, y luego entra la regresión de las visas”.

Para llenar el vacío, Sanford Health planea contratar a los llamados travelers, o enfermeros que viajan por todo el país para contratos de corta duración. Pero cuestan unas tres veces el salario por hora de enfermeros normales, que ronda los US$39 en todo el país. Aunque el personal temporal ayuda, dificulta la prestación de unos cuidados de calidad uniforme, según Theresa Larson, vicepresidenta de enfermería de la red en Fargo.

VER +
Precio de la visa para viajar a EE.UU. aumenta: ¿en cuánto queda ahora?

Inteligencia artificial

Sanford Health también está probando opciones no humanas. Denny Sanford, el multimillonario fundador del First Premier Bank y homónimo de la red hospitalaria, invirtió US$350 millones en mejoras tecnológicas.

La red sanitaria utiliza “cuidadores virtuales”, en los que las cámaras permiten a una enfermera controlar en pantalla hasta 16 pacientes a la vez. Sanford Health también se asoció con la empresa de software Flexwise para desplegar una herramienta de inteligencia artificial que predice la carga de pacientes y programa en consecuencia.

La red sanitaria, que atiende a más de un millón de pacientes, también está poniendo a prueba un programa para llevar clínicas de dos habitaciones a pueblos pequeños, donde un enfermero presta atención básica y conecta con los médicos por computadora cuando es necesario. El año que viene también tienen previsto abrir un centro en Sioux Falls, Dakota del Sur, que servirá de centro neurálgico para toda esta telesalud y atención virtual. “No existe ninguna solución barata para nosotros”, dijo Larson.

De hecho, estas costosas soluciones están fuera del alcance de muchos hospitales. Es probable que hasta dos tercios de los hospitales del país acabaran el año pasado endeudados, el doble que a finales de 2019, según la Asociación Americana de Hospitales. Casi el 30% de todos los hospitales rurales de EE.UU. corren el riesgo de cerrar debido a presiones financieras, según datos de 2023 del Centro para la Calidad de la Asistencia Sanitaria y la Reforma de los Pagos.

PUBLICIDAD
VER +
Qué ciudades de EE.UU. pagan más (y menos) por trabajos cotidianos

Toda esta tecnología avanzada también tiene sus límites.

Práctica

Una tarde de octubre, en la unidad de salud mental de Sanford Health, en Fargo, cuatro enfermeros se reunieron en torno a un paciente que sufría una crisis nerviosa.

Aquí, el hospital trata a pacientes con trastornos mentales agudos, como la esquizofrenia. La instalación, de una sola planta, se ha equipado con manillas lisas que reducen los daños, y para acceder a ella hay que pasar por dos conjuntos distintos de puertas de seguridad. La videovigilancia las 24 horas del día no sustituye al tratamiento práctico ni a la supervisión de las enfermeras.

Andrew Hidalgo, de 40 años, es uno de los enfermeros de la planta. Recién llegado de Manila, trabaja unas 36 horas a la semana. Las instalaciones de Sanford Health son más avanzadas que las de su país, Filipinas, donde le costó encontrar trabajo en un hospital.

PUBLICIDAD
Andrew Hidalgodfd

Los enfermeros internacionales como Hidalgo están sobrerrepresentadas en la salud conductual, un trabajo agotador y a veces peligroso. “No puedo controlar lo que va a ocurrir cada vez que trabajo, pero puedo controlar mi actitud”, dijo Hidalgo desde una pequeña sala de reuniones del centro. “Pienso en mi familia y en el futuro que puedo darles”.

Hidalgo pasa la mayor parte del tiempo interactuando directamente con los pacientes, unos cinco por turno. Cuando camina por los pasillos, los saluda con la mano y ellos gritan su nombre. “Tienes que tener una conexión con tus pacientes para ganarte su confianza”, dice.

PUBLICIDAD

El juego de la espera

Depender de enfermeras formadas internacionalmente como Hidalgo es sólo una parte de la solución, según la presidenta de la Asociación Americana de Enfermeras, Jennifer Mensik Kennedy.

El meollo del problema es la rotación de enfermeros, que sigue siendo del 27% en Estados Unidos. La organización de Kennedy presentó más de 100 recomendaciones para solucionar las causas principales, entre ellas mejores políticas de seguridad y horarios flexibles, y los hospitales han tardado en aceptarlas, dijo.

“Tenemos que arreglar nuestro entorno laboral”, dijo. “¿Por qué íbamos a esperar poder ofrecer un entorno de trabajo menos que bueno a nadie, tanto si tiene formación extranjera como si tiene formación estadounidense?”.

PUBLICIDAD

De vuelta en Manila, Canlas intenta ser optimista a pesar de la incertidumbre. Su mejor amiga, Kristel Saldivar, llegó a Fargo en mayo y se está preparando para su primer invierno en Dakota del Norte.

“A veces te preguntas si realmente es voluntad de Dios que vaya a Estados Unidos. Pero es mi sueño”, dijo Canlas. “Así que no te queda más remedio que esperar”.

Lea más en Bloomberg.com