Viajes

La clave del éxito de un viaje con amigos es pasar tiempo separados

La editora y autora gastronómica nos da sus mejores consejos de viaje moldeados por sus numerosas experiencias

Las minka ecológicas de Japón
Por Nikki Ekstein
10 de diciembre, 2023 | 01:23 PM

Bloomberg — Si su trabajo consiste en localizar los mejores restaurantes de Estados Unidos y del resto del mundo, no solo es necesario comer bien, sino que hay que viajar con eficiencia. Así es como lo entiende Hillary Dixler Canavan, redactora de restaurantes de Eater y escritora del libro de cocina Eater: 100 Essential Restaurant Recipes, From the Authority on Where to Eat and Why it Matters, (Comer: 100 recetas esenciales de restaurante, de la autoridad en dónde comer y por qué es importante) publicado recientemente.

Este libro es a la vez una apetitosa guía de lugares donde comer en EE.UU. En efecto, la investigación, la redacción y la promoción del libro han llevado a Canavan a realizar viajes relámpago por docenas de ciudades, desde las capitales gastronómicas más evidentes (Nueva York, su ciudad de residencia actual, Los Ángeles, y San Francisco) hasta centros gastronómicos emergentes tales como Boston, Denver e Indianápolis.

VER +
Cómo adelantarse a las pesadillas de viaje en estas fiestas de fin de año

Sin embargo, el gusto de Canavan por los viajes gastronómicos es más antiguo que la creación de su libro. Nació y creció en Nueva Jersey, donde las cafeterías de antaño y los locales de “italianos” desataron su curiosidad por los restaurantes. Comenzó a planificar sus viajes en función de la comida cuando se trasladaba con regularidad a Rhode Island, donde fue a la universidad. De este modo, aprendió a planificar estratégicamente sus viajes para ir a pizzerías como Sally’s o Pepe’s en New Haven, en la época en que las largas filas de espera eran más manejables. Entre sus primeros recuerdos de viajes destaca el comer rijstaffel en Ámsterdam y las papas fritas en un cono de papel en Bruselas, en unos viajes familiares cuando apenas era una adolescente.

En la actualidad, viaja entre fantasías culinarias globales (una incursión en Japón) y vacaciones familiares de probada calidad (como llevar a su hija pequeña a visitar a sus abuelos en Albany). A continuación, sus mejores trucos de viaje, forjados a partir de sus vivencias como mamá, reportera culinaria y viajera incansable.

PUBLICIDAD

Hay un accesorio para niños que simplificará seriamente su equipaje.

Tan pronto como nuestra hija alcanzó el peso mínimo, mi esposo y yo comenzamos a usar este arnés de viaje en lugar de molestarnos en llevar un asiento para el automóvil en los vuelos. Es liviano y fácil de agregar al equipaje de mano, la configuración es rápida y, dado que tiene un clip para el pecho similar al de un asiento de automóvil, es un ajuste cómodo y seguro para las turbulencias (o para una siesta). Claro, necesitarás encontrar un asiento para el automóvil dondequiera que vayas; pero en mi experiencia, lo que se ahorra en estrés y molestias al agregar un asiento para el automóvil a un alquiler (o, en el caso de los abuelos visitantes, dejar un asiento para el automóvil allí) bien vale el costo adicional.

Lo único con lo que no me meto es con el sueño, lo que significa que literalmente empaco la manta, la almohada y la máquina de ruido blanco de mi hija, para poder crear un ambiente de sueño para ella que sea lo más hogareño posible. Simplemente no vale la pena perder el tiempo con el sueño.

Google Maps debería usarse para mucho más que solo direcciones.

Cuando viajo, me gusta mantener el equilibrio entre hacer algunas reservas para el almuerzo o la cena y algunas comidas no planificadas. El objetivo es darle a cada itinerario la estructura suficiente para saber que abordaré mis prioridades más importantes y al mismo tiempo dejar lo suficiente para ver a dónde me lleva el día. Si está disfrutando de un museo y desea quedarse más tiempo, no siempre querrá sentirse presionado por llegar a esta o aquella reserva.

PUBLICIDAD

Irónicamente, el truco para lograr una espontaneidad exitosa es la planificación. Afortunadamente, a mi esposo también le gusta hacer esto, por lo que ambos agregamos banderas a Google Maps cuando buscamos un viaje. Descubrimos qué actividades serán las anclas de cada día y luego trazamos puntos de interés que sean geográficamente convenientes, utilizando un sencillo sistema de señalización integrado en la aplicación. De esa manera, cuando salgamos del museo, podremos abrir nuestros teléfonos y descubrir qué hay cerca que ya hayamos examinado. ¡Y hacer ese trabajo preliminar es muy divertido! Te emociona por tu viaje.

VER +
Los cinco destinos de viaje con mayor crecimiento en 2023, según AXP

Nada de ¡Hazlo tú mismo! en Japón

Mi esposo y yo fuimos a Japón de luna de miel y, de arriba a abajo, nada fue exagerado. ¿Comer sushi en el mercado exterior de Tsukiji? Una de mis comidas favoritas de todos los tiempos. ¿Atravesar un tifón para ver el Kamakura Daibutsu? Impresionante (y sí, algo húmedo). ¿Gastar una pequeña fortuna por una noche en un ryokan de lujo con un onsen al aire libre para poder disfrutar de aguas termales bajo una suave lluvia? Atesoraré el recuerdo para siempre.

En términos generales, los servicios de conserjería en los hoteles de alta gama de Japón son mucho mejores de lo que creo que se podría esperar en los hoteles de alta gama de Estados Unidos. Permitirles ayudar con las reservas en restaurantes es muy útil porque hablan japonés y muchos lugares no aceptan reservas en línea. El truco consiste en aprovechar su servicio tan pronto como reserve su hotel, en lugar de esperar hasta estar en el mostrador.

Ámsterdamdfd

La mejor manera de mantener agradables los viajes de amigos es pasar tiempo separados.

Mi mejor amiga y yo hemos estado viajando juntas, solo nosotras dos, desde que estábamos en la universidad: hemos estado en Ámsterdam, Berlín, Londres... y ahora ella también es mamá, así que también hemos estado planeando viajes familiares. como un viaje especial solo para nosotras para nuestro próximo cumpleaños número 40 dentro de unos años.

Con el tiempo hemos establecido nuestros ritmos para viajar juntas. Por supuesto, una de las razones por las que viajamos bien juntas es que tenemos muchos intereses compartidos, por eso somos amigas. Pero también sé que por las mañanas siempre hace yoga, así que le doy espacio deambulando y buscando café, que también me parece fundamental. Una cosa que hace que nuestros viajes sean exitosos es siempre dedicarnos un tiempo separado y tranquilo.

Pero también hacemos otras cosas. Tendemos a ponernos de acuerdo de antemano sobre el presupuesto: ¿dónde queremos gastar menos o derrochar? A menudo desayunamos en nuestra habitación de hotel con alimentos que hemos comprado juntas, para ahorrar dinero y tener expectativas claras sobre compartir habitación. Ella duerme bien, por lo que se siente cómoda sabiendo que yo me quedaré despierta hasta tarde leyendo o haciendo cosas en mi teléfono, y eso no la molestará.

También vale la pena decir que soy una planificadora por naturaleza (soy una persona del tipo go-go-go), pero cuando viajamos juntas, ella también planifica un poco, y eso es muy significativo para mí. Es un tremendo regalo que ella me hace como amiga. Me hace sentir cuidada.

PUBLICIDAD

Cómo un experto localiza la comida perfecta después del vuelo, en cualquier ciudad.

Si viajo a un lugar nuevo, normalmente planifico mi primer bocado allí con mucha antelación, triangulando la distancia entre el hotel, el restaurante y lo que quiera hacer después. La elección perfecta debe estar en una ubicación conveniente, que puede estar muy cerca de mi hotel, dependiendo de la hora a la que aterrice mi vuelo y del hambre que espero tener. Tiene que parecer especial, algo que no pueda conseguir en ningún otro lugar, pero no tiene que ser sofisticado ni caro.

En nuestra primera comida en Japón, donde tuvimos que luchar contra el desfase horario para mantenernos despiertos como a las 3 de la tarde, sabíamos que nuestro hotel estaba a unos 15 minutos a pie de una de las tiendas de ramen más conocidas de Tokio. , así que hicimos de esa nuestra primera comida. La caminata y la motivación de algo sobre lo que habíamos leído durante años y que queríamos probar nos mantuvo despiertos, y pudimos entrar sin reservas. Dado que viajar es tan impredecible, ese también es un criterio importante.

En las ciudades a las que voy con regularidad, perfecciono esa primera comida: en Portland, Oregón, es de Khao Man Gai de Nong . Un pedido típico incluye pollo escalfado con arroz cocido en caldo de pollo y tostado en grasa de pollo, cubierto con salsa de maní. Es nutritivo y reconfortante, un comida perfecta después de un vuelo.

VER +
Los remolques eléctricos llegan al campo y podrían cambiar la forma de viajar

Probablemente haya pasado por alto el máximo lujo en cada habitación de hotel.

Mi placer culpable es reservar una tarde para ver una película en mi hotel. Digo culpable porque mis tendencias tipo A significan que a menudo quiero que cada minuto de un viaje esté lleno. ¿Pero descansar en una habitación cómoda y simplemente disfrutar de una película al mediodía? Entonces es cuando un viaje se convierte en vacaciones.

PUBLICIDAD

Me doy cuenta de que es contradictorio hacer algo que podrías hacer en casa, pero ¿cuándo realmente haces eso en casa, intencionalmente, deteniéndote y eligiendo un viejo favorito y acurrucándote en una cama gigantesca? ¡Es un placer!

Si hay una palabra que aprende en cada idioma, considere hacerla “deliciosa”.

Siempre me aseguro de aprender conceptos básicos como “por favor”, “gracias”, “disculpe”, “pido disculpas”. También busco superlativos para poder felicitar directamente a los chefs. Cosas como “delicioso”, “maravilloso”, “increíble”, “mejor”. Incluso si me topo con los modismos, nadie se decepciona al saber que te encantó su comida.

Lea más en Bloomberg.com