A un año de disturbios por derrota de Bolsonaro, derecha de Brasil busca cambio de imagen

Los aliados dicen que la derecha “tiene que ser más de centro-derecha” tras la derrota de 2022 y mientras Lula se enfrenta a una posible desaceleración económica en 2024 que podría afectar sus índices de aprobación

A un año de disturbios por derrota de Bolsonaro, derecha de Brasil busca cambio de imagen
Por Daniel Carvalho y Andrew Rosati
09 de enero, 2024 | 12:01 PM

Bloomberg — El enérgico movimiento de la derecha brasileña, provocado por el ascenso de Jair Bolsonaro a la presidencia en 2018, está buscando un cambio de imagen.

Transcurrido un año desde que los partidarios de Bolsonaro asaltaran la capital en un intento de anular su derrota electoral, los miembros de su círculo más cercano están tratando de trazar un camino más moderado hacia las elecciones municipales de octubre, en un intento de ampliar su atractivo de cara a las elecciones presidenciales de 2026, en las que su abanderado no podrá participar.

VER +
Bolsonaro buscó vulneraciones en el sistema de votación de Brasil, según hacker

“La derecha tiene que ser más de centro-derecha”, dijo Flavio Bolsonaro, hijo mayor del ex presidente y senador por Río de Janeiro, en una entrevista reciente.

La estrategia en ciernes aún no tiene muchos detalles, y no está claro si el propio Bolsonaro está de acuerdo. Aunque el tribunal electoral del país le impidió en junio presentarse a las elecciones durante ocho años, el excapitán del Ejército, un hombre que no ha hecho caso de los llamamientos a la moderación durante toda su presidencia, sigue siendo el líder de facto de la derecha brasileña.

PUBLICIDAD

Pero el hecho de que figuras clave cercanas a él estén considerando la posibilidad de dar un giro evidencia el turbio futuro al que se enfrenta un movimiento que no hace mucho estaba a la vanguardia de un giro global hacia la derecha, y que incluso después de la derrota electoral de Bolsonaro parecía preparado para dominar la política brasileña.

En cambio, ha sufrido repetidos reveses desde que el presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva asumió el poder a principios de 2023. Enfrentado a una letanía de problemas legales, Bolsonaro huyó a Florida durante tres meses después de las elecciones. Incluso después de regresar en marzo, se mantuvo en gran medida al margen mientras se acumulaban las investigaciones y una economía más fuerte de lo esperado impulsaba a Lula en un primer año relativamente tranquilo.

Los fiscales brasileños también acusaron a cientos de personas de delitos relacionados con el intento de insurrección del 8 de enero de 2023 en Brasilia, lo que mermó el entusiasmo de sus partidarios, que desde entonces han luchado por movilizar manifestaciones públicas contra el gobierno.

PUBLICIDAD

Todo ello ha convertido al Bolsonarismo, como se conoce al movimiento, en un caso atípico a escala mundial. Mientras los partidos y líderes de derechas marchan hacia la corriente dominante desde Holanda hasta Argentina (y Donald Trump prepara su regreso a Estados Unidos), la derecha brasileña está sumida en una resaca política de la que le ha costado desprenderse.

“Desde las elecciones, la derecha no tiene claro qué hacer”, afirma Isabela Kalil, antropóloga de la Facultad de Sociología y Política de São Paulo que ha estudiado el ascenso de la extrema derecha. “No es una crisis de identidad, porque saben lo que quieren. Tienen una crisis de liderazgo, necesitan a alguien que diga lo que hay que hacer”.

“Tenemos que contar con la centro-derecha”

Por ahora, esa tarea ha recaído en Flavio Bolsonaro y Valdemar da Costa Neto, jefe del Partido Liberal que Bolsonaro adoptó y ayudó a impulsar hasta el éxito en 2022, cuando sus miembros obtuvieron la mayor proporción de escaños en el Congreso de Brasil.

Costa Neto abrió el partido, que antes apoyaba a gobiernos de izquierda, a candidatos que se amoldaban a Bolsonaro. Pero desde entonces ha tratado de convertirlo en una organización con una carpa más grande para aumentar su atractivo y su poder.

El partido tiene como objetivo conseguir 1.000 victorias en las elecciones a la alcaldía de octubre, y considera que ganar el 20% de las 5.000 carreras es una plataforma de lanzamiento para un fuerte desafío a Lula en 2026.

Para conseguirlas, “tenemos que tener al centro-derecha con nosotros”, dijo Costa Neto en una entrevista en la sede del partido en Brasilia. “La gente de la derecha fuerte no es tan numerosa”.

Flavio Bolsonaro dijo que ha presionado a sus aliados para que adopten un enfoque “flexible” en la selección de candidatos, especialmente en regiones como el nordeste brasileño, bastión del Partido de los Trabajadores de Lula.

PUBLICIDAD
VER +
Bolsonaro y sus seguidores llegaron a un estancamiento, según un politólogo

El Bolsonarismo no se doblegará en prioridades como el aborto, la legalización de las drogas y el libre mercado, pero no debería exigir una alineación del 100% en otros temas, dijo, y añadió que también necesita adoptar un enfoque retórico más suave.

“El votante al que le gustan esas cosas más radicales acabará votando a un candidato de centro-derecha”, dijo. “Así que no tiene sentido radicalizar el tono del discurso”.

Senador Flavio Bolsonarodfd

Esa estrategia ya se ha enfrentado a desafíos. Bolsonaro denunció en noviembre desacuerdos con Costa Neto sobre los candidatos a la alcaldía. Y en sus esfuerzos por mantener la influencia sobre la búsqueda de su sucesor, a veces ha criticado públicamente a posibles candidatos presidenciales como el gobernador de Sao Paulo, Tarcisio de Freitas, por estar demasiado dispuesto a trabajar con la izquierda.

Bolsonaro “no tiene futuro, pero todavía no quiere abandonar su papel de líder hegemónico”, dijo Andrei Roman, director de la empresa de encuestas AtlasIntel, con sede en Sao Paulo. “Están en el limbo cada vez que necesitan tomar decisiones, porque siempre existe el temor de alienar a Bolsonaro”.

PUBLICIDAD

Los aliados de Bolsonaro dicen que necesitan que desempeñe un papel clave en los ciclos electorales que se avecinan. Los casos penales del 8 de enero han hecho que sus partidarios tengan “miedo” de salir a la calle, dijo la diputada de derechas Bia Kicis en una entrevista, y las concentraciones previstas para revitalizar el movimiento no han generado grandes multitudes. Pero nadie es más capaz de sacarlos de ese letargo que Bolsonaro.

“Su capacidad para movilizar a la gente y transferir votos tendrá un peso significativo en la definición de las elecciones”, dijo Ronaldo Caiado, gobernador del estado de Goias y otro posible candidato presidencial, en una entrevista telefónica.

PUBLICIDAD

Pero eso conlleva el riesgo de socavar los esfuerzos por suavizar la retórica: Bolsonaro llegó a la presidencia arremetiendo contra la clase política, elogiando la dictadura militar de Brasil y atacando a los opositores y a las minorías. Cuando su popularidad disminuyó, volvió a menudo a esa postura, atacando las vacunas Covid-19 durante la pandemia y difundiendo teorías conspirativas sobre el sistema de votación de Brasil antes de las elecciones.

Energía del exterior

El Bolsonarismo está lejos de estar muerto, dicen los analistas y sus oponentes. Algunos elementos de su programa socialmente conservador son ampliamente populares, y ahora hay más brasileños que se identifican como de derechas que de izquierdas, según Roman.

Lula se enfrenta a una posible desaceleración económica en 2024 que podría afectar a sus índices de aprobación, que hasta ahora se han mantenido relativamente estables: El 38% de los brasileños calificó su gobierno de estupendo o bueno, y otro 30% de regular, en una encuesta de Datafolha del 7 de diciembre, frente al 30% que lo califica de malo o terrible. Sus aliados consideran que el Bolsonarismo es una fuerza política persistente que la izquierda debe combatir frontalmente.

PUBLICIDAD

“Vemos a la extrema derecha no sólo oponiéndose, sino intentando imponer una agenda al país”, afirmó el senador Humberto Costa, coordinador de la estrategia electoral 2024 del Partido de los Trabajadores. “Debemos estar preparados para la confrontación política nacional”.

Bolsonaro también ha sacado energía de las recientes victorias de figuras de derechas como el legislador holandés Geert Wilders y el nuevo presidente de Argentina, Javier Milei. El movimiento de derechas podría volver a lograr avances significativos en 2024, cuando se celebren 40 elecciones nacionales, incluida la carrera presidencial estadounidense en la que Trump es el favorito de los republicanos.

Bolsonaro ha apostado especialmente por Milei, asistiendo a su toma de posesión en diciembre y apostando a que el argentino dará a los brasileños la prueba de que un gobierno de derechas es preferible a su predecesor de izquierdas. Eso plantea sus propios retos, especialmente si fracasa la combinación de retórica radical y terapia de choque de Milei para la maltrecha economía argentina.

Pero para Flavio Bolsonaro, el “efecto moral positivo” de victorias como la de Milei supera cualquier peligro potencial para gobernar.

PUBLICIDAD

“Es un riesgo que tenemos que correr”, afirmó.

Lea más en Bloomberg.com