Lula presenta un plan de US$60.000 millones para revitalizar la industria de Brasil

Este plan está basado en gran parte en un programa en el que se apoyó Lula da Silva durante sus dos previos mandatos en la presidencia

Agroindustria, construcción y turismo son claves en la región.
Por Andrew Rosati y Simone Iglesias
22 de enero, 2024 | 03:49 PM

Bloomberg — La administración del presidente Luiz Inácio Lula da Silva presentó este lunes un plan para invertir 300.000 millones de reales (US$60.000 millones) en las industrias envejecidas brasileñas, en una apuesta por dinamizar la primera economía de Latinoamérica que ha despertado la inquietud fiscal entre los inversionistas.

VER +
Brasil y la UE trabajan en objetivos climáticos más ambiciosos de cara a la COP30
Luiz Inacio Lula da Silvadfd

La financiación es la espina dorsal de una propuesta que el gobierno bautizó como “Nueva Industria Brasil”, un extenso plan de reindustrialización que facilitará créditos y financiaciones a ámbitos como la sanidad, la defensa y la agroindustria. La mayor parte de la financiación, unos 250.000 millones de reales (US$50.136 millones), provendrá del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Esta iniciativa es esencial para permitir que las industrias de Brasil compitan en la escena internacional, explicó Lula durante un acto celebrado en Brasilia para promocionar el plan.

“Para ser competitivo, Brasil tiene que financiar algunas de aquellas cosas que desea exportar”, declaró. " La discusión en el mercado mundial es muy reñida. Es una auténtica guerra”.

PUBLICIDAD

Pero los inversores recibieron el impulso de reindustrialización con escepticismo tanto en su diseño como en su tamaño.

VER +
Brasil se suma a ola de mercados emergentes con venta de bonos en dólares

El real brasileño perdió un 1,2%, quedando por detrás de todas las principales monedas del mundo y cotizando al nivel intradiario más débil desde noviembre, mientras los operadores se preocupaban por el impacto fiscal del plan. Los bonos soberanos de Brasil también tuvieron un desempeño inferior: los bonos con vencimiento en 2045 cayeron más de 1 centavo por dólar.

“El mercado es muy escéptico ante los grandes programas de política industrial. Esto se intentó en el pasado y fue un fracaso espectacular”, dijo Alberto Ramos, analista de América Latina de Goldman Sachs Group. “La debilidad del real brasileño y de los activos brasileños en general atestiguan el malestar del mercado con este tipo de políticas”.

PUBLICIDAD

Al igual que el paquete de inversión en infraestructura que el gobierno lanzó el año pasado, el plan industrial se basa en gran medida en un programa en el que se apoyó Lula durante su presidencia anterior, de 2003 a 2010.

Esta vez, también incluye inversiones en iniciativas de descarbonización y modernización que reflejan los intentos del líder izquierdista de fomentar una transición verde de la economía de Brasil.

“A partir de ahora, el país podrá contar con inversiones permanentes para la neoindustrialización y la transición ecológica de Brasil”, dijo en un comunicado el director del BNDES, Aloizio Mercadante.

VER +
Actividad económica de Brasil se estanca y agrega más desafíos a la gestión de Lula

Los riesgos fiscales del plan pueden profundizar el desafío que enfrenta el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, mientras busca cumplir sus promesas de eliminar el déficit primario de Brasil, que excluye los pagos de intereses, este año, dijo Guilherme Foureaux, gerente de cartera de Truxt Investimentos en Río de Janeiro.

Haddad está listo para reanudar las negociaciones con el Congreso sobre medidas de ingresos cruciales para su objetivo de déficit cero el próximo mes, cuando los legisladores regresen del receso.

“En febrero, las difíciles discusiones regresan a Brasil”, dijo Forneaux.

Lea más en Bloomberg.com