Las previsiones de los analistas sobre el PIB de EE.UU. apuntan al alza

Otro año de crecimiento sólido probablemente cimentaría el esquivo “aterrizaje suave” que buscan los funcionarios de la Reserva Federal

Una línea de producción de Ford en Dearborn, Michigan, EEUU.
Por Matthew Boesler
24 de enero, 2024 | 03:28 PM

Bloomberg — Los pronosticadores que siguen la economía estadounidense se encontraron en un lugar familiar tras un reciente informe de ventas minoristas: revisar al alza sus estimaciones sobre el PIB.

Se espera que los datos trimestrales sobre el producto interior bruto que publicará el jueves la Oficina de Análisis Económicos muestren que la economía se expandió a un ritmo anual del 2% en los tres últimos meses de 2023, impulsada por un crecimiento del 2,5% en el gasto de los hogares.

El PIB de EE.UU. cerrará 2023 con buena nota | La mayoría de los analistas creen que el crecimiento continuará en el nuevo añodfd

Se trata de un crecimiento y un gasto mayores de lo que la mayoría de los economistas preveían cuando empezó el trimestre, y seguiría a una serie de sorpresas al alza a lo largo del año pasado que echaron por tierra las predicciones generalizadas de recesión. Ahora, con el rápido retroceso de la inflación, muchos ven posibilidades de que el consumidor estadounidense siga siendo el motor de la economía también en 2024.

“Aterrizaje suave”

“La inflación se está desacelerando con relativa rapidez. Los mercados laborales se están ralentizando, pero no tan rápidamente. El efecto neto de todo ello va a seguir exprimiendo los ingresos reales”, dijo Neil Dutta, jefe de economía de Renaissance Macro Research. “No es una economía que funcione a toda máquina, pero sí lo suficiente”.

PUBLICIDAD

Otro año de crecimiento sólido probablemente cimentaría el esquivo “aterrizaje suave” que buscan los funcionarios de la Reserva Federal, mediante el cual sus medidas políticas devuelven la inflación al objetivo del 2% del banco central sin desencadenar una recesión económica.

A principios de 2023, la mayoría de los analistas veían improbable tal resultado. Pero el rápido retroceso de la inflación en los últimos meses ha cambiado la narrativa. Según algunas medidas, ya se ha situado cerca del objetivo de la Reserva Federal, y economistas como Dutta consideran que la moderación de las presiones sobre los precios “actúa efectivamente como una rebaja fiscal para el consumidor” de cara al nuevo año.

Las encuestas sobre la confianza de los hogares sugieren que ya está teniendo un impacto, ya que los indicadores del Conference Board y de la Universidad de Michigan mejoraron a finales del año pasado. La última lectura de Michigan mostró que la confianza siguió aumentando a principios de enero, hasta alcanzar el nivel más alto desde mediados de 2021.

PUBLICIDAD
VER +
El repunte del dólar está aplastando una de las operaciones más populares de 2023
Aumenta la confianza de los consumidores estadounidenses | Las perspectivas de los hogares mejoran a medida que retrocede la inflacióndfd

Ese optimismo incipiente puede mantener a la economía en la senda de una mayor expansión, incluso si no recibe mucha ayuda de otras fuentes de crecimiento como la inversión empresarial, la construcción de viviendas o el comercio exterior. Y puede que no sea así. La debilidad de la demanda exterior debería mantener a raya la producción manufacturera, mientras que unos tipos de interés algo más bajos probablemente sólo darán un impulso limitado a la vivienda.

Aunque el descenso de la inflación está empezando a dar sus frutos, la continua fortaleza del mercado laboral también será un componente fundamental de las perspectivas centradas en el consumidor para 2024. Las solicitudes semanales del seguro de desempleo siguen siendo bajas, lo que sugiere que las empresas están reteniendo personal. Sin embargo, la contratación se ha ralentizado.

“Esa es la pregunta del billón de dólares: ¿Qué ocurre con las nóminas? Se leen muchos informes en los que se dice que la tasa de contratación está disminuyendo y que cada vez es más difícil encontrar trabajo, pero los puestos de trabajo siguen ahí”, afirmó Yelena Shulyatyeva, economista principal de EE.UU. en BNP Paribas.

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Nuestra previsión implica un rápido crecimiento del 2,7% del PIB para todo el año 2023, frente al 0,7% de 2022. Pero creemos que el crecimiento se ralentizará significativamente en el primer semestre de este año, dado el rápido enfriamiento del mercado laboral y la preocupación por la disponibilidad de crédito y la sostenibilidad de la demanda de consumo.”

- Anna Wong, Stuart Paul, Eliza Winger y Estelle Ou

VER +
Jefa del FMI dice que la Fed está “definitivamente” evitando una recesión económica

La combinación del retroceso de la inflación y el ablandamiento gradual del mercado laboral hace que los inversores apuesten por que la Reserva Federal empiece a recortar los tipos de interés ya en marzo, y los futuros indican unos 1,4 puntos porcentuales de reducción para el conjunto del año.

PUBLICIDAD

Los menores costes de los préstamos deberían apoyar la inversión residencial. En el tercer trimestre del año pasado, la construcción de viviendas contribuyó por fin al PIB tras restar durante nueve trimestres seguidos. Aun así, el riesgo es que cualquier impulso se vea atenuado por la falta de viviendas asequibles, según Beth Ann Bovino, economista jefe del US Bank.

“Como el mercado de la vivienda está tan ajustado, los precios no han bajado realmente de forma drástica, y eso expulsa a la gente del mercado”, dijo Bovino.

Preocupaciones persistentes

También es posible que la inversión empresarial permanezca silenciada. Las empresas se enfrentan a una letanía de preocupaciones en medio del débil crecimiento exterior, la incertidumbre ante las elecciones de noviembre y las dudas sobre la sostenibilidad de la demanda interna.

Aun así, los primeros indicios de la última temporada de presentación de resultados, ahora en curso, sugieren que los consumidores siguen resistiendo. Andre Schulten, director financiero del gigante de los productos domésticos Procter & Gamble, dijo el martes a los analistas tras los resultados de la empresa que “EE.UU. sigue siendo muy sólido, sigue impresionando”.

PUBLICIDAD

El gasto combinado de los hogares y los gobiernos debería seguir compensando las mediocres cifras de inversión, afirmó Steven Ricchiuto, economista jefe estadounidense de Mizuho Securities USA.

“El consumidor sigue gastando lo suficiente con un poco de gasto público, muy pocas existencias acumuladas, muy poco impulso procedente del comercio, ningún más o menos del sector inmobiliario residencial o comercial, ningún gasto de inversión empresarial real en equipos”, dijo Ricchiuto.

PUBLICIDAD

“Depende del consumidor y del gobierno. Entre los dos pueden conseguirte un crecimiento medio del 2%”.

Lea más en Bloomberg.com