Un Israel aislado redobla la guerra en Gaza, cueste lo que cueste

A pesar de una economía tambaleante y de las divisiones políticas, los israelíes se movilizan contra lo que consideran una amenaza existencial

La economía israelí mientras el primer ministro Netanyahu se enfrenta a la presión por la guerra
Por Ethan Bronner
23 de enero, 2024 | 07:41 PM

Bloomberg — El libro de Viktor Frankl de 1946 “El hombre en busca de sentido”, un relato de primera mano sobre cómo los prisioneros de un campo de concentración nazi encontraron la voluntad de vivir, ha aparecido de repente en las listas de best-sellers israelíes.

Un dúo de hip-hop que triunfó la primavera pasada rapeando sobre fiestas con amigos en clubes nocturnos tiene ahora la canción más reproducida en Israel: un himno de guerra que celebra la venganza militar en Gaza.

VER +
Israel dice que 24 de sus soldados han muerto en Gaza: es su peor balance de un día

Y la última película de éxito es un documental sobre el festival de música en el que Hamás masacró a cientos de personas que celebraban la paz, el amor y el hedonismo. Como se oye decir a muchos en la película mientras se ponen a cubierto de los cohetes: se acabó la fiesta.

Desde los atentados del 7 de octubre y la subsiguiente invasión de Gaza, Israel ha experimentado una profunda transformación, dejando temporalmente de lado su enfoque en las startups y la riqueza para fomentar una cultura de guerra basada en el patriotismo y la unidad. Inmediatamente después de la masacre, cientos de miles de soldados fueron enviados a los frentes, dejando puestos de trabajo sin cubrir y empresas improductivas. Se prevé que el crecimiento en el cuarto trimestre de 2023 se haya desplomado un 19%. En las últimas semanas, casi la mitad de los reservistas desplegados han regresado a casa, lo que ha permitido a las empresas reiniciarse, pero la situación podría cambiar en un instante.

PUBLICIDAD

Para un país que hace sólo seis meses veía cómo decenas de miles de personas salían semanalmente a la calle para oponerse a las políticas populistas del primer ministro Benjamin Netanyahu, esta solidaridad nacional es sorprendente. Miles de reservistas firmaron peticiones durante las protestas del año pasado jurando boicotear al ejército, pero después del 7 de octubre se presentaron a filas muchos más de los que habían sido llamados. Incluso algunos hombres ultraortodoxos, que tradicionalmente rehúyen el servicio militar, se están alistando. Más de 200 soldados israelíes han muerto en Gaza hasta la fecha, y 24 (la mayor cifra diaria) murieron el lunes cuando dos edificios se derrumbaron sobre ellos.

A pesar de las crecientes divisiones sobre el calendario de unas futuras elecciones y sobre la conveniencia de detener los combates en favor de un acuerdo sobre los rehenes, el consenso sobre la justicia y la necesidad de la guerra en sí sigue siendo alto. Los índices de aprobación de Netanyahu se han desplomado, pero sus partidarios más fervientes y sus críticos más acérrimos se mantienen por ahora unidos bajo la bandera. Vallas publicitarias, pegatinas en los parachoques y programas de televisión reúnen a los ciudadanos en torno a la perspectiva de la victoria. Y en casi todos los sectores de la sociedad, los israelíes han aceptado que las divisiones que hasta hace poco amenazaban con desgarrar el país deben dejarse de lado para garantizar su existencia continuada.

“Se ha convertido en una especie de despertar de varios delirios, especialmente uno que dice que las relaciones económicas pueden vencer al odio religioso”, observó Gad Yair, sociólogo especializado en la cultura israelí de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “El dinero no nos comprará la paz. Seremos una sociedad más militarizada”.

PUBLICIDAD
La frágil tregua ofrece a los israelíes la esperanza de que regresen más rehenesdfd

En las últimas décadas, Israel ha pasado de ser una economía agraria relativamente pobre a convertirse en uno de los paraísos mundiales de las startups, con un PIB per cápita superior al de Francia, Reino Unido y Japón. El número de empresas multinacionales que operan en Israel pasó de menos de 150 a más de 400 en los últimos 15 años. Muchos en el extranjero han supuesto que esta excepcional producción de riqueza, junto con las crecientes relaciones diplomáticas con las naciones árabes, significaría que los dirigentes de Israel intentarían resolver pronto la guerra, en lugar de poner en peligro esos logros.

Pero el compromiso del primer ministro con la “victoria total” cuenta con el respaldo abrumador de la opinión pública. Mientras el gobierno de Netanyahu añade US$19.000 millones a su presupuesto para sufragar la guerra, al tiempo que aumenta los impuestos y sopesa recortes generales del gasto, un gran número de israelíes dicen a los encuestadores que la lucha en Gaza y en la frontera libanesa con Hezbolá debe continuar todo el tiempo que sea necesario, aunque Estados Unidos se oponga.

Yoel Esteron, fundador y editor del diario de negocios Calcalist, celebró recientemente una conferencia en Tel Aviv para ejecutivos del sector tecnológico, que se preparaban para un conflicto que podría durar hasta dos años. Como se preveía que el sector de las empresas de nueva creación pasaría apuros, algunos ya estaban buscando nuevas fuentes de inversión.

Sectores afectados

Esteron observó que, aunque afectaba a los resultados de las empresas, había poca discrepancia entre los líderes corporativos sobre la necesidad de mantener la actividad militar. “No recuerdo un consenso así desde la guerra del Yom Kippur de 1973″, dijo. “La guerra tiene claramente prioridad sobre todo porque se considera existencial”.

Al mismo tiempo, dijo Erez Shachar, socio gerente de Qumra Capital, la comunidad empresarial se ha visto galvanizada por lo que considera un nuevo sentido de finalidad. “En nuestro sector existe una comprensión muy clara de que somos una parte esencial de la seguridad de Israel”, afirmó. “Israel sin su fuerza económica no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir en este duro vecindario”.

Mientras el sector tecnológico se recupera, la hostelería y el turismo han sufrido un duro golpe. Casi la mitad de las obras de construcción siguen cerradas porque no se ha permitido a decenas de miles de trabajadores palestinos regresar a Israel para trabajar.

Eylon Penchas, que dirige una empresa de capital privado cerca de Tel Aviv, es uno de los que están ajustando sus planes en respuesta a la guerra. Penchas iba a adquirir una empresa industrial en la ciudad meridional de Sderot antes de que fuera una de las atacadas el 7 de octubre. En lugar de finalizar la hoja de términos, llevó a su hijo a su unidad del ejército y fue con su hija a donar sangre. Sderot fue evacuada. Se canceló la adquisición.

PUBLICIDAD

Penchas dice que ahora está especialmente preocupado por la situación en el norte, donde viven algunos de los aproximadamente 200.000 israelíes que viven en alojamientos provisionales desde que fueron desplazados tras los atentados del 7 de octubre. En general, se considera que la frontera entre Israel y el Líbano es el frente más peligroso en caso de que estalle un combate total, y por el momento, las cosas se están calentando.

En medio de la preocupación por que el conflicto se extienda, el país se enfrenta también a una opinión pública internacional que se vuelve en su contra. Mientras ciudades de todo el mundo celebran manifestaciones para protestar por la guerra (que ha matado a unos 25.000 palestinos, según funcionarios de Hamás, y ha obligado a la inmensa mayoría de los 2,2 millones de habitantes de Gaza a prolongar su desamparo y a correr el riesgo de morir de hambre), en Israel se intensifica la sensación de que el mundo está más centrado en la respuesta al 7 de octubre que en el propio acto de salvajismo original.

Dado el poder militar del país y el alcance de la muerte y la destrucción en Gaza, el sentimiento de victimismo dentro de Israel puede resultar incomprensible para los extranjeros. Sin embargo, la masacre y la actual situación de los rehenes llenan las ondas de radio y los periódicos y dominan las conversaciones durante la cena. Hay un aire fúnebre en la vida desde el ataque, una profunda sensación de vulnerabilidad y el temor de que otras milicias antiisraelíes de Líbano y Cisjordania puedan irrumpir en el país en cualquier momento y llevar a cabo otra serie de atrocidades.

Esto, unido a lo que muchos israelíes consideran un fracaso internacional a la hora de condenar a Hamás, está impulsando al país a replantearse su relación con el mundo exterior. La percepción de que las universidades estadounidenses y los medios de comunicación mundiales son apologistas de Hamás dispuestos a promover el antisemitismo está ahora tan extendida que se ha convertido en un chiste recurrente en el popular programa satírico “Eretz Nehederet”, la versión israelí de “Saturday Night Live”. La acusación de Sudáfrica de genocidio contra Israel en el Tribunal Internacional de Justicia ha acentuado aún más el sentimiento de aislamiento del país.

PUBLICIDAD
Marcha en Washington por Gaza el 13 de enero. Fotógrafa: Valerie Plesch/Bloombergdfd

“La guerra es el gran clarificador”, escribió Michael Oren, ex embajador israelí en Washington, en un post en el medio de comunicación de centro-derecha The Free Press en el centésimo día de la guerra. Las atrocidades cometidas por Hamás, añadió, “han sido toleradas, contextualizadas y aclamadas”

Para los críticos de Israel, confundir los llamamientos al alto el fuego -que la UE, la ONU y decenas de países han hecho en las últimas semanas- con el apoyo a una organización que la UE y Estados Unidos han calificado de grupo terrorista refleja simplemente cómo la mentalidad de búnker del país le ha cegado ante el sufrimiento palestino. Los medios de comunicación israelíes sólo cubren mínimamente los ataques en curso en Gaza, y dado que las organizaciones internacionales estiman que los civiles, especialmente las mujeres y los niños, representan la inmensa mayoría de todas las víctimas, tales argumentos han parecido a algunos una hoja de parra para justificar la violencia masiva e indiscriminada contra una población cautiva.

PUBLICIDAD

Zehava Galon, ex parlamentaria del partido izquierdista Meretz y actual presidenta de Zulat, una organización sin ánimo de lucro centrada en la igualdad y los derechos humanos, es una de las pocas voces que sostienen que lo que está ocurriendo en Gaza no hará que Israel esté más seguro a largo plazo.

Papel cultural

“Se puede justificar la guerra por lo ocurrido el 7 de octubre, pero no se puede justificar la muerte de tantos civiles”, afirmó. “No todo el mundo en Gaza es de Hamás. Cuando vemos el hambre y la destrucción de edificios y los combates en los campos de refugiados, esto no nos interesa. Lo único que puede aportar seguridad a Israel es un acuerdo para algo parecido a una solución de dos Estados.”

Sin embargo, incluso muchos firmes opositores a Netanyahu están convencidos de que la supervivencia de Israel depende ahora del resultado de su guerra. Eshkol Nevo, uno de los escritores de ficción más conocidos del país, participó activamente en las manifestaciones antigubernamentales del año pasado. Desde el 7 de octubre, visita los frentes para ofrecer lecturas a los soldados.

PUBLICIDAD

“Lo que ves es gente de todas partes de Israel apoyándose mutuamente; los lazos son muy fuertes”, dijo por teléfono desde la parte trasera de un jeep militar tras uno de esos viajes. “Nuestros soldados son muy optimistas, más que los civiles. Hablan de solidaridad todo el tiempo”.

Ron Ben-Yishai, un respetado comentarista de asuntos militares y políticos, canalizó los sentimientos de muchos israelíes cuando escribió en el diario Yedioth Ahronoth que, en ausencia de victoria, cada ciudadano “será un candidato potencial al secuestro”.

Sin una victoria, argumentó, “ninguno de nosotros podrá viajar al extranjero por miedo a ser secuestrado, una preocupación que se aplicará principalmente a los jóvenes israelíes que viajen a países en desarrollo. Pero peor aún, nos costará sentirnos seguros pasando un fin de semana en una pensión de Galilea”.

Esta mezcla de trauma y miedo queda patente en #Nova, un nuevo documental del cineasta Dan Pe’er que ha acumulado millones de visitas desde su estreno en diciembre. Tras la masacre del festival de música Supernova, Pe’er recopiló horas de grabaciones de vídeo y audio de los teléfonos de las víctimas y sus familiares, así como de las cámaras GoPro de los atacantes. Miles de jóvenes israelíes a medio vestir, muchos tatuados y con piercings, ríen y bailan libremente en la noche desértica cerca de Gaza, poco antes de que 360 de ellos sean asesinados.

PUBLICIDAD

“El Festival Nova era un símbolo de nuestra ingenuidad”, dijo Pe’er por teléfono. “Nos sentíamos muy seguros y creíamos en nuestro país y en nuestros dirigentes. El 7 de octubre, se me cayó el suelo encima. Sufrí una disonancia cognitiva. Había pensado que los del otro bando eran como nosotros, que querían vivir en paz y que nosotros sólo necesitábamos la fórmula adecuada. Pero nadie como yo podía hacer lo que se hizo aquel día”.

Dijo que varios soldados israelíes se habían puesto en contacto con él en Facebook para decirle que su película les había mostrado por qué tenían que luchar.

Protesta antigubernamental mientras el primer ministro Netanyahu se ve acorralado por la presión sobre la guerradfd

Unidad no ayuda a políticos

Queda por ver cuánto tiempo soportarán los israelíes la guerra sin fin, sobre todo si la disminución de la producción, la reducción de la mano de obra y el aumento de los impuestos empiezan a hacer mella. El Banco de Israel prevé que el conflicto costará este año alrededor del 10% del PIB del país, estimado en 530.000 millones de dólares, y que los ingresos de Israel disminuirán un 2% como consecuencia de la reducción de impuestos y derechos de licencia.

Otra posible línea de falla es que, aunque los israelíes están excepcionalmente unidos tras el país en estos momentos, menos del 14% apoya al partido Likud de Netanyahu. A pesar de los constantes llamamientos para que el primer ministro dimita, ha dejado claro que no lo hará, en parte porque cuanto más dure la guerra, menos probable será que se lleve a cabo una investigación completa sobre el desastroso fracaso de su gobierno el 7 de octubre. Sin embargo, es probable que aumenten las manifestaciones callejeras contra Netanyahu y que crezca la presión para que convoque nuevas elecciones.

En la escena internacional, mientras Israel negocia con sus aliados, no existe una visión compartida de cómo debería ser la paz. Aunque los dirigentes estadounidenses, árabes y europeos han dicho que la paz debe construirse en torno a una solución de dos Estados, los israelíes, todavía traumatizados por el 7 de octubre, se oponen firmemente a ello. En lugar de ello, el plan del gobierno es destruir a Hamás y pasar años desmilitarizando y desradicalizando Gaza antes de considerar siquiera la perspectiva de la soberanía palestina. Dado que las encuestas muestran que la mayoría de los palestinos apoyan a Hamás, a los israelíes les preocupa que un Estado palestino pueda convertirse en un vecino hostil que permita el ascenso de grupos militantes mortíferos.

Mientras tanto, el centro de atención es la guerra. Hay llamamientos para que se ponga fin a los combates, pero representan una minoría. Mucha gente teme que romper el consenso pueda invitar al acoso, o incluso a la detención. Esto es especialmente cierto para los árabes israelíes, que representan el 20% de la población, aunque nadie está por encima de ella. Cuando Yossi Vardi, uno de los empresarios e inversores más conocidos del país, declaró a Bloomberg la semana pasada en Davos que deseaba el fin de la guerra, recibió decenas de correos electrónicos de acoso.

Esteron, el editor, dijo que los ejecutivos tecnológicos con los que ha hablado se han tomado los retos con calma. Puede que sus trabajadores estén en primera línea en Gaza, pero están dispuestos a demostrar que sus empresas son resistentes. “Percibí hambre de volver a los negocios”, dijo, “porque la alta tecnología es el motor de la economía israelí y necesitamos reactivar el sector para afrontar la guerra”.

Lea más en Bloomberg.com