¿Se ha perdido en una tienda Walmart? Siga las luces parpadeantes

Walmart quiere mejorar la rentabilidad y la productividad, y demostrar a los inversores que el mayor minorista del mundo no es solo un gigante de crecimiento lento

El sistema LED ya ayuda a los empleados como parte de las mejoras tecnológicas del minorista
Por Brendan Case
03 de febrero, 2024 | 02:00 AM

Bloomberg — Es un dolor de cabeza habitual: Los compradores peinan los cavernosos pasillos de una enorme tienda Walmart, incapaces de encontrar lo que buscan. Pronto, algunos podrán seguir una luz parpadeante hasta la estantería correcta.

El mayor minorista del mundo está probando etiquetas digitales que se iluminan cuando se activan con una aplicación. Los empleados de algunas docenas de tiendas ya utilizan estos dispositivos, que parpadean en verde para ayudar a los reponedores de estanterías y en azul para ayudar a los recolectores de productos que realizan pedidos por Internet. Walmart está planeando una prueba piloto para clientes a finales de este año (aún no se sabe el color).

Las luces son posibles tras un esfuerzo de años entre bastidores en el que Walmart Inc. (WMT) ha estado automatizando los almacenes que abastecen las tiendas y la mercancía online. El objetivo es mejorar la rentabilidad y la productividad, y demostrar a los inversores que el mayor minorista del mundo no es solo un gigante de crecimiento lento.

Mientras Walmart invierte en negocios de mayor margen, como la publicidad digital y las finanzas, también intenta obtener más ingresos de las tiendas y el comercio electrónico sin añadir una cantidad sustancial de nuevos trabajadores.

PUBLICIDAD

“Probablemente tendremos más o menos el mismo número de personas dentro de cinco años, pero con un negocio más grande”, dijo John Furner, director ejecutivo de las operaciones de Walmart en EE.UU.. “Habrá puestos de trabajo que hoy no tenemos. Algunos empleos serán los mismos, con suerte mucho mejores. Y habrá empleos que desaparecerán”.

Un vistazo más de cerca a una luz de estantería Fotógrafo: Dylan Hollingsworth/Bloombergdfd

Walmart afirmó el pasado mes de abril que el coste unitario del transporte de mercancías probablemente descenderá un 20% en los próximos años, a medida que los robots desempeñen un papel más importante en la cadena de suministro. Como ejemplo de cómo se está afianzando esto, un Walmart Supercenter de Grapevine, Texas, es uno de los primeros en ser abastecido por tres almacenes altamente automatizados que combinan la robótica con la mano de obra humana para aumentar la capacidad, la precisión y la velocidad.

“Aquí aprenderemos cuánta magia hay cuando lo juntas todo”, dijo Furner durante una visita el año pasado al almacén, que está cerca de Dallas.

PUBLICIDAD

Una de las tres instalaciones, un centro de distribución no frigorífico, se modernizó con más equipos de automatización. Las otras dos son totalmente nuevas. Una es un almacén refrigerado que se ocupa de todo, desde verduras hasta comidas congeladas, mientras que la otra es un centro de distribución especializado en pedidos por Internet. Esa instalación ayuda a racionalizar los pasos necesarios para descargar las mercancías y enviarlas de nuevo a los clientes y las tiendas: Ahora se tardan cinco, en lugar de 12, y se camina mucho menos. Mientras que los empleados solían caminar hasta 14,5 km al día por las instalaciones, ahora los productos llegan directamente a sus puestos de trabajo para ser montados y embalados. Eso permite a los trabajadores gestionar hasta cuatro pedidos a la vez, dice la empresa.

Información en tiempo real

El negocio en línea, que compite con el gigante del comercio electrónico Amazon.com Inc. (AMZN), es otra pieza del rompecabezas y resulta crucial para retener a los clientes de mayores ingresos, que empezaron a comprar más a Walmart en los últimos años al dispararse la inflación. Aunque la empresa con sede en Bentonville (Arkansas) se ha abierto camino, el proceso no siempre ha sido fácil, y un obstáculo habitual ha sido la escasez de existencias de los productos más demandados.

En un esfuerzo por reducir el número de artículos agotados, los centros de distribución de las tiendas mantienen un inventario de pedidos online separado del de la sala de ventas. Una aplicación interna también proporciona a los empleados de la tienda información en tiempo real sobre la disponibilidad y ubicación de los productos.

“Lo más difícil para un minorista, y eso nos incluye a nosotros, es que no sabes lo que tienes y dónde está”, dice Furner. “Podría estar en el almacén. Puede estar en el mostrador listo para servir al cliente. Puede estar en una cesta. Podría ser robado, podría perderse. La variabilidad es difícil”.

Para los trabajadores, la preocupación inmediata es la interminable carga de reponer existencias en las estanterías. Los empleados de Walmart dijeron a la empresa una y otra vez que una de sus tareas más onerosas era cambiar los precios, trabajo que normalmente implica encontrar un artículo, contar el inventario, imprimir nuevas etiquetas y cambiarlas manualmente.

Con las etiquetas digitales, los empleados pueden actualizar las etiquetas de precios con una aplicación basada en el teléfono. Unos raíles alimentados por pilas sujetan las etiquetas de los estantes, y su instalación lleva unos minutos. El minorista equipará 500 tiendas con etiquetas digitales en las estanterías mientras prepara el proyecto piloto de este año para presentar el sistema de iluminación a los clientes. Además de las luces azules y verdes que utilizan actualmente los empleados, el sistema también puede parpadear en otros colores: rojo, amarillo, magenta y cian.

La empresa verá si a los compradores les gusta la opción. Es posible que muchos no la necesiten, ya que los clientes de toda la vida suelen conocer la ubicación de la mayoría de los artículos que quieren, y la aplicación externa de Walmart ya tiene la capacidad de dirigir a la gente al pasillo adecuado para los productos.

PUBLICIDAD

Eva DeJesus, de 27 años, que estuvo de compras recientemente en un Walmart de Chicago, dijo que dudaba de si utilizaría una función de iluminación de estanterías.

“Solo voy deprisa por la tienda”, dijo mientras compraba arroz y detergente para la ropa.

Sin embargo, en el mismo viaje de compras, DeJesus tuvo problemas para encontrar uno de sus productos favoritos: los panecillos de doble queso Sam’s Choice. Finalmente los encontró en el estante más alto del pasillo del pan, pero le costó un poco.

Lea más en Bloomberg.com