Gustavo Petro, Nicolás Maduro y Lula da Silva
Tiempo de lectura: 6 minutos

Seguramente a nadie le extrañe que en Venezuela hayamos vuelto a la situación de partida: los últimos movimientos del régimen presidido por Nicolás Maduro destinados a reprimir la oposición política en el país han sido tan perjudiciales que han hecho fracasar el Acuerdo de Barbados suscrito en el mes de octubre, en el que se fijaba el camino a recorrer para que todos los partidos eligieran a sus candidatos para las elecciones presidenciales que se han de celebrar este año.

Como resultado de la decisión adoptada la pasada semana por el Tribunal Supremo de Justicia, que ratificó la inhabilitación de la conocida candidata de la oposición, María Corina Machado, y del antiguo aspirante a la presidencia, Henrique Capriles, durante las próximas semanas presenciaremos un intenso enfrentamiento entre Washington y Caracas. La administración de Biden está barajando el restablecimiento de las sanciones energéticas y es muy posible que Maduro ponga fin a un compromiso para acoger a los venezolanos deportados de EE. UU.

Puede alegarse que era algo predecible. Todavía daría crédito a Washington por su intento de provocar algunos cambios en ese país, donde la situación presente no permite soluciones sencillas. No obstante, lo más chocante de este previsible lío es el mutismo de aquellos que tendrían una influencia significativa en la trayectoria venezolana: los líderes de izquierda de Brasil, México y Colombia, gobernantes de casi dos terceras partes de la población de Latinoamérica.

Los mandatarios Luiz Inácio Lula da Silva, Andrés Manuel López Obrador y Gustavo Petro tienen experiencia en tratar con Maduro. Además de tener similitudes de índole ideológico y político con el gobierno de Venezuela, mantienen una cordial relación en público y en privado; todos ellos se han entrevistado con Maduro como mínimo una vez en el último año. El presidente Lula llegó incluso a ofrecerle un trato de alfombra roja cuando Maduro acudió a Brasilia el pasado mes de mayo, criticando las sanciones impuestas por EE.UU. a Venezuela y declarando que para perjudicar al presidente venezolano se ha creado una “narrativa de antidemocracia y autoritarismo” (unas palabras que desencadenaron la furia de varios rivales nacionales y aliados internacionales de Lula).

PUBLICIDAD

Aun así, como han señalado otros comentaristas, es una pena que líderes que se jactan de ser los verdaderos representantes del pueblo y están dispuestos a denunciar cualquier injusticia real o imaginaria en el mundo no puedan alzar la voz para decir que los venezolanos merecen elegir libremente a sus autoridades.

Dejando de lado los argumentos morales, este silencio es también un error político por al menos tres razones: 1) porque una Venezuela democrática y vibrante redunda en interés de América Latina, especialmente de sus países vecinos; 2) porque Estados Unidos no puede (y no debería intentar) resolver este enigma por sí solo; 3) porque cuanto más veamos opresión política en Venezuela, más largo y difícil será encontrar un camino hacia la normalización, con consecuencias para el continente, desde la migración hasta la delincuencia y la pérdida de oportunidades de comercio, inversión y crecimiento económico.

Hay muchas explicaciones de por qué la trinidad izquierdista de Lula-AMLO-Petro históricamente ha sido amable con Maduro, desde las conspirativas (tratos con información privilegiada) hasta las exculpatorias (Brasil prefiere usar su influencia detrás de escena). Mi razón preferida es mucho más sencilla: estos tres hombres son parte de la izquierda latinoamericana tradicional, cuyo catecismo privilegia el resentimiento hacia Estados Unidos por encima de todo y que está dispuesta a tolerar un caudillo autoritario siempre que juegue para su equipo ideológico. Si te inicias como líder de base en la región, no hay nada como atacar al imperio estadounidense para mantener motivada a tu base: un truco emocional que todavía funcionará en 2024, lo creas o no.

PUBLICIDAD

Pero ahora es el momento de que estos líderes crezcan y utilicen el capital político que han acumulado con el gobierno venezolano para darle una salida al estancamiento político y económico que enfrenta. Si alguien tiene algún ascendiente sobre Maduro en estos días, no es Washington ni los europeos, sino los pocos jefes de Estado con quienes tiene una relación de confianza. ¿Y qué mejor manera para ellos de meterle el dedo en el ojo al Tío Sam que triunfar donde él ha fracasado tan manifiestamente?

Ese es particularmente el caso de Lula, a quien le gusta proclamar las grandes ambiciones de Brasil en el escenario global y parece dispuesto a intermediar en cada conflicto remoto, pero que aún tiene que marcar la diferencia para ayudar con los problemas de Venezuela. Los cínicos pueden decir que prefiere el status quo de Maduro en el poder, pero creo que los recientes enfrentamientos de Venezuela con Guyana deberían haberlo convencido del costo significativo de tener un vecino beligerante y poco confiable. ¿No le gusta que los estadounidenses impongan sanciones? Bien, encuentra una mejor manera de hacer que tu amigo vuelva a alinearse porque este conflicto no va a desaparecer simplemente.

Una de las mayores ironías de todo esto es que, por mucho que los líderes latinoamericanos aborrezcan la intromisión de Estados Unidos, no lograron elaborar su propia estrategia local para enfrentar la tragedia política más grave que la región ha enfrentado en una generación. Por el contrario, la mayoría de los países siguieron la aventura condenada al fracaso de Donald Trump de reconocer un gobierno paralelo en 2019. El colapso del pacto de Barbados ahora brinda a la región la oportunidad de dar un paso adelante con su propio plan, un imperativo aún más urgente dado el potencial de un regreso de Trump a la Casa Blanca.

Venezuela atraviesa días críticos y muy peligrosos. A pesar de la apariencia de fuerza del régimen, parece confundido sobre el camino a seguir, poco claro sobre las opciones de Maduro y propenso a tomar medidas erráticas como el reciente referéndum sobre la disputada región del Esequibo. Su objetivo sigue siendo retener el poder a cualquier precio, incluso si eso significa una repetición de las dañinas sanciones estadounidenses. La oposición, por otra parte, parece unida y dispuesta a participar en las elecciones de este año incluso si sabe que el proceso no será libre ni justo. Como Tony Frangie Mawad ha escrito para Caracas Chronicles, todavía le queda camino para capitalizar el creciente descontento entre los venezolanos. La realidad es que, como vimos más recientemente en Guatemala, incluso un candidato sustituto puede ganar una elección no tan limpia contra todo pronóstico cuando el deseo de cambio de la gente es imparable. Esa es una clara amenaza para el régimen.

PUBLICIDAD

Cuando visité Caracas a mediados de 2021, incluso en medio de uno de los raros arrebatos de optimismo del país, salí preocupado de que Venezuela pudiera convertirse en la Cuba de mi generación, un país gobernado por la misma élite autoritaria y cada vez más militarizada sin alternancia durante décadas, una marginada internacional con pocas esperanzas para el futuro. Es un destino obsceno para un país que tan recientemente como 2001 era el miembro más rico del continente, con enormes recursos naturales y una población talentosa y enérgica.

Lula, AMLO y Petro tienen en sus manos mucho más poder e influencia para evitar este destino del que han desplegado hasta ahora. Deberían usarlo.

¿Ilusiones? Déjame soñar un rato.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com