Biden critica a Israel por su “exagerada” ofensiva en Gaza

El presidente estadounidense dijo que se está trabajando para que se produzca una pausa duradera en las operaciones militares que permita la liberación de los rehenes

Joe Biden
Por Akayla Gardner y Jordan Fabian
09 de febrero, 2024 | 10:04 AM

Bloomberg — Joe Biden, presidente de Estados Unidos, se mostró crítico con el despliegue militar israelí en Gaza, en un momento en que aumenta la incertidumbre por el plan de Israel de penetrar en Rafah, donde han buscado refugio más de un millón de personas.

VER +
Supuestos vínculos de Hamás con agencia de la ONU ponen en peligro la ayuda a Gaza

“La respuesta en la Franja de Gaza ha sido excesiva”, señaló Biden este jueves en la Casa Blanca. “Hay muchas personas inocentes que están pasando hambre. Una gran cantidad de personas inocentes que están pasando dificultades y mueren. Y esto tiene que terminar”.

Las palabras del presidente marcan un endurecimiento de su crítica a la actuación del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, por la guerra contra Hamás. Estos comentarios se hicieron luego de que el líder israelí adelantara su plan de que fuerzas en tierra penetraran en la ciudad de Rafah, que se encuentra al sur de Gaza y próxima a la frontera del territorio palestino con Egipto.

Durante la noche, el ejército israelí realizó ataques aéreos sobre la zona, causando la muerte de un mínimo de ocho palestinos, tal y como informó Associated Press.

PUBLICIDAD
Mapa de ofensiva en Rafah preprada por fuerzas israelíesdfd

La Casa Blanca ha expresado preocupación por el destino de los refugiados reunidos en Rafah y sus alrededores, diciendo que no apoyaría una ofensiva que no tuviera en cuenta el impacto sobre los civiles.

VER +
Avanzan negociaciones sobre alto al fuego en Gaza

Una operación militar allí ahora mismo sería un “desastre para esa gente y no es algo que apoyaríamos”, dijo el jueves el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby.

Rafah es el principal punto de entrada de la ayuda procedente de Egipto. El sur de la franja es el lugar al que huyó alrededor de la mitad de los 2,3 millones de habitantes de Gaza en la primera parte de la guerra, mientras Israel concentraba su asalto en la ciudad de Gaza en el norte.

PUBLICIDAD

En la Casa Blanca, Biden dijo que ha presionado al gobierno israelí para que permita la entrada de más ayuda humanitaria a Gaza. Su administración está trabajando para lograr una pausa sostenida en las operaciones militares para permitir la liberación de los rehenes tomados por Hamás, designado grupo terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

El grupo respaldado por Irán mató a 1.200 personas cuando sus militantes escaparon de Gaza y arrasaron el sur de Israel el 7 de octubre. La ofensiva aérea y terrestre de represalia de Israel ha matado a más de 27.000 personas en Gaza, según funcionarios de salud en el territorio controlado por Hamas. .

“Estoy presionando mucho ahora para abordar este alto el fuego con rehenes”, dijo el presidente. “Si pudiéramos lograr ese retraso inicial, creo que podríamos extenderlo para aumentar las perspectivas de que estos combates en Gaza cambien”.

VER +
La ONU despide a su personal de Gaza tras afirmar que se unió al ataque de Hamás

Los combatientes de Hamás secuestraron a unas 250 personas durante su incursión. Aproximadamente 100 rehenes fueron liberados durante una tregua anterior de una semana que terminó el 1 de diciembre.

El destino de los cautivos restantes domina el debate político en Israel. El ejército israelí ha dicho que de los 136 que aún se encuentran en Gaza, 31 están muertos.

El número de muertos en Gaza ha aumentado la presión internacional sobre Israel, un aliado clave de Estados Unidos, para que ponga fin a los combates. También ha causado complicaciones políticas a Biden de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, en las que busca un segundo mandato. En algunos estados indecisos, como Michigan, Biden está perdiendo apoyo entre los árabes y musulmanes estadounidenses por no hacer más para detener la guerra.

Lea más en Bloomberg.com