Cinco lecciones climáticas de la millonaria carrera hacia las cero emisiones netas

Investigar los últimos datos sobre la transición a energías limpias revela algunas sorpresas

Cinco lecciones climáticas de la millonaria carrera hacia las cero emisiones netas
Por Eric Roston
10 de febrero, 2024 | 01:50 PM

Bloomberg — Los datos son como la leche: no se mantienen frescos por mucho tiempo. Lo que es cierto para los principales datos económicos, como el Producto Interno Bruto, también es cierto para los datos sobre finanzas de tecnología climática.

VER +
Los cambiantes escenarios climáticos enturbian el panorama para los inversores

BloombergNEF actualizó a fines del mes pasado su informe sobre Tendencias de Inversión en la Transición Energética, un almanaque de 100 páginas sobre la limpieza y el verdeo de las principales industrias. Proporcionó nuevas ideas sobre lo que creíamos que estaba sucediendo en años anteriores y sugiere en qué debemos estar atentos en 2024.

Aquí hay cinco hallazgos interesantes y oportunos.

1. Los objetos en el espejo pueden ser más grandes de lo que parecen

El pasado mes de abril, Bloomberg Green publicó un artículo en el que afirmaba que 2022 sería el primer año en el que la inversión en la transición energética superaría los 12 ceros. Pero resulta que estaba equivocado.

PUBLICIDAD

¿Los US$1,1 billones invertidos en la transición energética en 2022? Hoy, parece más bien que fueron US$1,5 billones, preparando el escenario para el gran total de 2023 de US$1,8 billones, informó BloombergNEF. La cantidad superó por primera vez el billón de dólares en 2021.

El año pasado se reconoció aún más la centralidad de la red eléctrica en la energía renovable. Todos los aerogeneradores y paneles solares del mundo no pueden superar la energía fósil si no se conectan a nada. Y la llamada cola de interconexión ha sido suficientemente lenta como para generar preocupaciones sobre los electrones (y la inversión) que podrían desperdiciarse.

Para 2023, los analistas incluyeron la inversión en redes eléctricas como parte de la transición energética. Esto agregó US$310 mil millones al total de la transición energética de BNEF, y en consecuencia, un promedio de US$290 mil millones a los tres años anteriores.

PUBLICIDAD
VER +
¿Qué pasará después de que el mundo alcance las cero emisiones netas?

“Hemos tenido inversión en redes eléctricas durante 100 años”, dijo Albert Cheung, director ejecutivo adjunto de BloombergNEF. “Pero la historia de las redes eléctricas que son centrales para la transición energética realmente ha surgido en los últimos tres o cuatro años.”

2. Reducir las emisiones propias importa. Mucho.

Es cada vez más visible a partir de los números. El aumento de la demanda del consumidor de vehículos eléctricos y energía renovable se muestra claramente en los flujos financieros. Esto está haciendo que las empresas pequeñas crezcan y atrae nuevas ideas y capital.

El mundo destinó US$634 mil millones a vehículos eléctricos y tecnología de carga en 2023, lo que equivale al 85% de su inversión total en tecnologías limpias que consumen energía, según BloombergNEF. Por primera vez, atrajo más gastos que las energías renovables.

Autos de BYD Co. en uno de los salones de exhibición de la compañía en Shenzhen, China. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloombergdfd

Las baterías siguen creciendo. En Europa, el almacenamiento de energía a escala de servicios públicos y doméstica aumentó un 64% el año pasado, a US$8,4 mil millones, después de que la guerra de Rusia en Ucrania hizo que los precios de la energía se dispararan. Las facturas de los hogares subieron y muchos descubrieron que la energía solar con almacenamiento de batería tenía sentido de repente.

“Los consumidores votan con sus pies”, dijo Cheung. “Si de repente hay un punto crítico económico que hace que las tecnologías tengan sentido, los consumidores responden a eso.”

El gasto en bombas de calor cayó un 4% en 2023, a US$63 mil millones, a pesar del crecimiento en Europa. Mucho más difícil de rastrear son las tendencias en el estilo de vida, como la reducción del consumo de carne, que no se reflejan en los datos de la misma manera que los gastos de capital.

Baysa Naran, gerente en la oficina de Londres de Climate Policy Initiative, lidera su informe anual (que también actualiza sus análisis anteriores con nuevos datos). El grupo descubrió que casi un tercio del gasto privado en acción climática proviene de hogares, dijo.

PUBLICIDAD

3. Sopla, viento, sopla

Las altas tasas de interés, la turbulencia en las cadenas de suministro y otras dificultades (mirándote a ti, Ley Jones) generaron una pequeña biblioteca de historias en el último año sobre problemas en la industria eólica.

Sin embargo, la inversión en energía eólica en 2023 alcanzó un nuevo récord de US$217 mil millones. La energía eólica marina aumentó a US$77 mil millones, mientras que el gasto en energía eólica en tierra disminuyó un 17% en comparación con 2022, a US$140 mil millones.

Este nuevo récord parecería superar las expectativas de un apocalipsis eólico. ¿Qué pasa?

Los desarrolladores y los clientes que habían negociado sus niveles de precios, pero aún no los habían asegurado, vieron cómo se desmoronaban los acuerdos cuando las presiones diversas hacían aumentar los costos. Pero una próxima ronda de acuerdos incorporó los nuevos precios, que seguían siendo competitivos, a nuevos acuerdos, lo que prometió un crecimiento continuo en la industria.

PUBLICIDAD

4. Adiós 1,5°C, ¿hola de nuevo cero neto?

Hay una razón por la cual el mundo está atravesando una transición energética, y es importante no perder de vista eso cuando se analizan los datos: eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde la perspectiva de hace una década, los avances en energía limpia y tecnología climática son milagrosos. Desde la perspectiva probable dentro de una década, la transición está avanzando demasiado lento. BloombergNEF encuentra que la inversión debe triplicarse para empezar a alinearse con su escenario de cero neto. Climate Policy Initiative, que se centra más estrechamente en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero e incluye la financiación de adaptación, proyecta la necesidad de un aumento de cinco veces lo antes posible.

PUBLICIDAD
VER +
El camino hacia las emisiones cero: Descarbonizar las cadenas de suministro de Latinoamérica

Las temperaturas son la puntuación definitiva de la transición. La temperatura promedio mundial en 2023 estuvo ligeramente por encima o por debajo de 1,5°C más caliente que el promedio preindustrial, dependiendo del conjunto de datos. El límite de calentamiento de 1,5°C del Acuerdo de París no está técnicamente muerto hasta que el promedio mundial lo supere como promedio de 20 años.

Por lo tanto: esperemos escuchar menos sobre mantenerse por debajo de los 1,5°C y más sobre llegar al cero neto. No es que eso vaya a ser fácil.

“Trabajamos muy duro para asegurarnos de que nuestro escenario de cero neto sea viable”, dijo Cheung. “Y cada vez que lo hacemos, tenemos que mejorarlo y ajustarlo también, y no voy a mentir, cada vez es más difícil enderezar esa curva.”

PUBLICIDAD

5. Aún queda mucho trabajo por hacer

A pesar de esa nube que está sobre nuestras cabezas, las “buenas noticias climáticas” son cada vez menos un oxímoron. Para citar solo un ejemplo reciente, Cheung señaló el refinado de litio, cobalto y níquel, metales cruciales para la fabricación de baterías.

No era obvio que hubiera suficiente inversión en ello hasta hace dos años. Luego, los mercados de materias primas hicieron su trabajo. Los altos precios de las materias primas motivaron la financiación necesaria, según Cheung: “Ahora podemos decir que, gracias a nuestro trabajo, existe suficiente inversión, lo cual es genial, ¿no?”

Lea más en Bloomberg.com