Jefes de finanzas mundiales intentan mantener las guerras fuera de la mesa

Esta semana es la cumbre del G-20 en Brasil y los ministros de finanzas están interesados en abordar el comercio y la tributación corporativa

Señalización del Grupo de los 20 en el Ayuntamiento de Río de Janeiro, Brasil, el miércoles 21 de febrero de 2024.
Por Kamil Kowalcze - Maria Eloisa Capurro - Aless - ra Migliaccio
27 de febrero, 2024 | 08:59 PM

Bloomberg — Los máximos responsables de política económica mundial creen que tendrán que evitar dos conflictos que convulsionan la política mundial, las guerras en Ucrania y Gaza, para progresar en cualquier otro tema en la cumbre del G-20 de esta semana en Brasil.

VER +
Cumbre del G-20 busca su propósito mientras las guerras impactan la política mundial

Hay mucho más de qué hablar. El país anfitrión está promoviendo ambiciosos planes sobre desigualdad y cambio climático. Los ministros de finanzas están interesados en abordar el comercio y la tributación corporativa. Los banqueros centrales quieren discutir los flujos internacionales de dinero y la complicada última fase de la lucha global contra la inflación.

En una publicación de blog el lunes, la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, llamó a la reunión de Sao Paulo "una oportunidad importante para cambiar el enfoque de la lucha contra los sucesivos shocks a una agenda a medio plazo."

El problema es que un mundo cada vez más polarizado está teniendo dificultades para mirar más allá de algunos de esos shocks, especialmente porque las respuestas a las guerras en Ucrania y Oriente Medio están exacerbando la división entre los países más ricos y los emergentes.

PUBLICIDAD
El peso económico en el G-20 se aleja del mundo desarrolladodfd

El conflicto de Gaza se mantuvo presente en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G-20 la semana pasada en Río, en medio de una disputa entre el país anfitrión e Israel, después de que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, comparara el comportamiento del estado judío con el de la Alemania nazi. Ilustrando cómo la guerra está agitando la política nacional en todo el mundo, el predecesor de Lula, Jair Bolsonaro, fue fotografiado en una manifestación el domingo besando la bandera israelí.

Las consecuencias económicas mundiales de los conflictos en Oriente Medio se han mantenido en gran medida contenidas hasta ahora, aunque eso podría cambiar si una escalada provoca un aumento de los precios del petróleo, o si el tráfico marítimo del Mar Rojo sufre más ataques que obliguen a una costosa reorientación del comercio mundial. Para los ministros de finanzas esta semana, la guerra de Rusia en Ucrania, que acaba de entrar en su tercer año, puede ser el obstáculo más importante.

Mantener a Ucrania separada

Un plan que está surgiendo para disimular las diferencias es que el bloque liderado por Estados Unidos de economías desarrolladas, que ha sido el más contundente en condenar la invasión rusa y en aplicar sanciones punitivas, aborde el impacto de esa guerra en una declaración separada, según funcionarios de varias delegaciones.

PUBLICIDAD

Eso podría tomar la forma de una declaración del grupo de las siete naciones avanzadas del G-7, que se reúne el miércoles, dijeron los funcionarios. Despejaría el camino para el comunicado final del G-20, un documento al final de la cumbre en el que los miembros suelen resumir cualquier consenso al que hayan llegado, para centrarse en otros temas.

La guerra rusa en Ucrania afectó a una economía mundial que todavía se estaba recuperando del impacto de la pandemia. Desató un aumento de precios en la energía y los alimentos que causó estragos en todo el mundo, especialmente en los países más pobres que tienen que importar esos productos básicos y que ahora también enfrentan mayores costos de endeudamiento.

Un resultado ha sido llevar a varias economías frágiles, desde Zambia hasta Pakistán, a una profunda crisis de deuda. Cómo ayudarles a salir de ella probablemente será un tema clave del G-20 esta semana.

Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo y líderes de lo que parecen ser bloques rivales, están debatiendo nuevas medidas para evitar una ola de incumplimientos de los mercados emergentes. Cualquier avance que logren probablemente necesitaría el respaldo del G-20 completo, que hasta ahora ha tenido dificultades para encontrar soluciones para la angustia de la deuda pandémica.

Los informes de progresos en la resolución de la deuda llegan cuando Estados Unidos y China toman partido en los conflictos de Ucrania y Oriente Medio. Pekín ha respaldado tácitamente la invasión rusa, mientras que se ha sumado al consenso casi global a favor de un alto al fuego inmediato en Gaza, al que Washington se ha negado.

¿Acordar estar en desacuerdo?

Eso señala el desafío principal para los líderes económicos en Sao Paulo esta semana: cómo destacar las áreas en las que puedan estar de acuerdo y encontrar una manera civilizada de acordar en no estar de acuerdo en el resto.

Un funcionario brasileño dijo que desde la perspectiva del país anfitrión "tiene que haber consenso", y la parte más difícil vendrá mañana cuando se deban discutir las referencias a los conflictos globales.

PUBLICIDAD
VER +
Conflictos globales podrían alterar la agenda de la cumbre del G-20

Otro funcionario fue pesimista sobre las perspectivas, y dijo que probablemente no habrá mucho progreso en cuestiones como la desigualdad o el cambio climático.

Lo más probable es que se obtenga una declaración de clausura del G-20 relativamente corta y sin mucho contenido. El borrador inicial de Brasil tenía cerca de tres páginas. En las conversaciones preliminares del lunes, los negociadores exploraron algunos temas relacionados con el comercio y la deuda, pero lo hicieron con cierta vacilación, porque ampliar la agenda aumenta el riesgo de que se rompa el consenso, según una persona familiarizada con las discusiones.

En su blog, Georgieva dijo que la propagación del conflicto militar ha dejado al descubierto el riesgo económico de la fragmentación, con casi tres veces más medidas restrictivas al comercio implementadas en 2023 que en 2019, y describió el desafío al que se enfrentan los ministros de finanzas del G-20 esta semana.

"Ningún país se beneficia de la fragmentación de la economía mundial en bloques", dijo. "Restaurar la confianza en la cooperación internacional es fundamental."

PUBLICIDAD

-Con la ayuda de Manuela Tobias, Beril Akman y Martha Beck.

Lea más en Bloomberg.com