Corte Suprema admite la ley de deportación de Texas tras la derrota de Biden

Aunque la votación estuvo dividida, Texas podrá arrestar y deportar a las personas que ingresan ilegalmente al país

The US Supreme Court in Washington, DC.
Por Greg Stohr
19 de marzo, 2024 | 05:07 PM

Bloomberg — Un Tribunal Supremo dividido permitió a Texas empezar a detener y deportar a las personas que entran ilegalmente en el país, negándose a bloquear una nueva ley que, según el gobierno de Biden, supondrá una intrusión sin precedentes en el poder federal para establecer la política de inmigración.

The Supreme Court justices.

Con tres votos en contra, los magistrados rechazaron el martes la petición de la administración de mantener en suspenso la ley de Texas mientras prosigue la lucha legal en un tribunal inferior. Dos magistrados clave dejaron abierta la posibilidad de que la administración renueve su petición en las próximas semanas.

Los jueces Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Ketanji Brown Jackson disintieron. “El tribunal da luz verde a una ley que pondrá patas arriba el antiguo equilibrio de poder entre el gobierno federal y el estatal y sembrará el caos”, escribió Sotomayor en su nombre y en el de Jackson.

El desaire es un golpe para la administración del presidente Joe Biden en un tema que ha definido la campaña de las elecciones presidenciales de 2024. Las encuestas muestran que los votantes dan a Biden malas notas por su gestión de la frontera, haciendo de la inmigración uno de sus principales lastres de cara a una probable revancha con el ex presidente Donald Trump.

PUBLICIDAD
VER +
Venezuela dice que dejará de aceptar deportados de EE.UU. si le renuevan sanciones

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo en un comunicado que la administración está “fundamentalmente” en desacuerdo con la orden del tribunal. Dijo que la ley “no sólo hará que las comunidades de Texas sean menos seguras, sino que también supondrá una carga para las fuerzas del orden y sembrará el caos y la confusión en nuestra frontera sur.”

Texas está afirmando una nueva y amplia autoridad para hacer frente a la inmigración ilegal, con el novedoso argumento de que la Constitución de Estados Unidos autoriza al Estado a defenderse de la afluencia. Texas apunta a una disposición constitucional que permite a los estados entrar en guerra y tomar otras medidas cuando son “realmente invadidos”.

Como es habitual en las órdenes de emergencia, el tribunal en pleno no dio ninguna explicación. Pero los jueces Amy Coney Barrett y Brett Kavanaugh dijeron en una opinión concurrente que la intervención del Tribunal Supremo habría sido prematura dado que el Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito de EE.UU. no ha actuado formalmente sobre una solicitud de suspensión que Texas presentó allí. Un juez de primera instancia había fallado en contra del Estado.

PUBLICIDAD
VER +
México planea combinar deportaciones con paquetes de ayuda

En su lugar, el 5º Circuito emitió lo que denominó una “suspensión administrativa temporal” de la sentencia del tribunal de distrito. El tribunal de apelaciones indicó que su orden temporal se aplicará al menos hasta que escuche los argumentos el 3 de abril.

Barrett dijo que el 5º Circuito debería ser el “primer impulsor” de la solicitud de suspensión de Texas y “presumiblemente puede hacerlo con prontitud”.

“Si no se emite pronto una decisión, los solicitantes pueden volver a este tribunal”, escribió Barrett, refiriéndose a la administración Biden y a los defensores de los derechos de los inmigrantes representados por la Unión Americana de Libertades Civiles.

Sotomayor criticó la gestión del 5º Circuito del caso, diciendo que “emitió una orden administrativa de una sola frase que perturba al máximo las relaciones exteriores, la seguridad nacional, el equilibrio de poder federal-estatal y las vidas de los no ciudadanos”. El 5º Circuito es quizá el tribunal de apelaciones más conservador del país.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, saludó la decisión del Tribunal Supremo como un “ENORME TRIUNFO” en un post en la plataforma de redes sociales X. “Nuestra ley de inmigración, SB4, está ahora en vigor”, dijo. “Como siempre, es un honor para mí defender Texas y su soberanía, y llevarnos a la victoria en los tribunales”.

Aumento de la frontera

La ley, conocida como SB4, tipifica como delito estatal la entrada o reentrada ilegal en Estados Unidos a través de Texas. La medida permite a los jueces estatales ordenar a algunos inmigrantes indocumentados que abandonen el país, encargando a las fuerzas del orden de Texas que garanticen su cumplimiento.

VER +
Goldman aumenta previsión de crecimiento de PIB y empleo en EE.UU. por la inmigración

La ley supondrá “alterar profundamente el statu quo que ha existido entre Estados Unidos y los estados en el contexto de la inmigración durante casi 150 años”, declaró en un escrito judicial la procuradora general Elizabeth Prelogar, principal abogada de la Administración en los tribunales.

PUBLICIDAD

Las autoridades de Texas, encabezadas por el gobernador republicano Greg Abbott, dijeron a los jueces que la ley es necesaria para hacer frente a una oleada fronteriza sin precedentes.

“Texas es la primera línea de defensa de la nación contra la violencia transnacional y se ha visto obligado a hacer frente a las consecuencias mortales de la incapacidad o falta de voluntad del gobierno federal para proteger la frontera”, argumentó el estado en los documentos judiciales.

Greg Abbott during a news conference along US-Mexico border in Eagle Pass, Texas, in F

Texas afirma que la medida simplemente refleja la ley federal de inmigración, algo que, según argumenta, ha permitido el Tribunal Supremo. La ley “no se inmiscuye en un ámbito federal reconocido y exclusivo”, dijo el Estado al Tribunal Supremo.

La administración afirma que el gobierno federal tiene autoridad exclusiva para interpretar y aplicar la ley de inmigración del país. Prelogar dijo a los jueces que la medida de Texas no se puede cuadrar con una decisión del Tribunal Supremo de 2012 que anuló partes clave de una ley similar de Arizona.

PUBLICIDAD

“La SB4 se inmiscuye de forma inadmisible en un ámbito reservado y ocupado por el Gobierno federal”, argumentó Prelogar.

El caso ante el Tribunal Supremo es Estados Unidos contra Texas, 23A814.

Lea más en Bloomberg.com