Los ataques a Gaza e Irán muestran los límites de la influencia de Biden sobre Israel

El mortífero ataque a un convoy de ayuda en Gaza y el ataque aéreo al complejo de la Embajada de Irán en Damasco pusieron a prueba los límites de la estrategia de Biden

Iran Says Israeli Strike on Its Compound Killed Two Generals
Por Iain Marlow - Peter Martin
06 de abril, 2024 | 07:00 PM

Bloomberg — El equilibrio de los actos del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en Israel se hizo más difícil esta semana con el mortífero ataque del país a un convoy de ayuda en Gaza y un ataque aéreo al complejo de la Embajada de Irán en Damasco.

Ambos episodios pusieron a prueba los límites de la estrategia de Biden, según la cual el presidente estadounidense apoya la guerra de Israel contra Hamás al tiempo que critica la forma en que se está llevando a cabo. También pusieron en consideración la influencia de Estados Unidos sobre el primer ministro Benjamin Netanyahu y si está dispuesto a ejercerla.

VER +
Biden dice que el apoyo de EE.UU. a Israel en Gaza depende de la protección de los civiles

“No se trata tanto de que EE.UU. esté perdiendo influencia sobre Israel como de que Washington se ha mostrado reacio, con razón, a utilizar su influencia porque se trata de cuestiones de gran calado”, como el suministro de armamento avanzado y la defensa de Israel en las Naciones Unidas, afirmó Jonathan Panikoff, director de la Iniciativa Scowcroft de Seguridad en Oriente Próximo del Consejo Atlántico.

El pasado jueves, Biden dijo al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que el apoyo estadounidense a su guerra en Gaza depende de que se tomen nuevas medidas para proteger a los civiles, lo que supuso un cambio de postura para el dirigente estadounidense, que se ha visto sometido a una presión cada vez mayor para que adopte una línea más dura contra Israel ante el aumento de las muertes.

PUBLICIDAD

Poco antes, el ataque aéreo de Israel en Siria puso en riesgo un enfrentamiento directo con Irán, que hasta ahora ha operado a través de apoderados antiisraelíes, como los houthis en Yemen, Hezbolá en Líbano y Hamás en Gaza. El objetivo de la ofensiva militar israelí en Gaza es acabar con Hamás, que atacó por sorpresa Israel el 7 de octubre y ha sido designada organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

Gaza Death Toll Surpasses 30,000 Amid Talk Of Potential New Ceasefire Dealdfd

Las presiones que enfrenta Biden

Ahora, según Panikoff, “si Israel no realiza suficientes cambios en su esfuerzo operativo, la administración Biden se enfrentará a una presión cada vez mayor para que apalanque uno de los grandes temas, aunque claramente no quiera hacerlo”.

Biden se ha enfrentado a la creciente presión de algunos legisladores demócratas, como el senador Chris Van Hollen, de Maryland, para que retenga la ayuda militar ofensiva, incluidas las bombas, hasta que Israel permita que la ayuda humanitaria fluya sin restricciones. Van Hollen ha instado a Biden a hacer cumplir la Ley de Ayuda Exterior, que prohíbe la ayuda a países que restrinjan “directa o indirectamente” la entrega de ayuda humanitaria estadounidense, a menos que el presidente determine que hacerlo redunda en interés de la seguridad nacional de Estados Unidos.

PUBLICIDAD
VER +
Israel dice que persisten grandes diferencias con Hamás sobre un alto al fuego en Gaza

“Incluso la amenaza de retener la ayuda militar puede ser una fuente eficaz de influencia”, afirmó Khaled Elgindy, investigador del Instituto de Oriente Medio en Washington, que anteriormente asesoró a dirigentes palestinos. “Pero ni siquiera eso van a hacer. Lo han dejado bastante claro. Las armas son sacrosantas”.

Los funcionarios de la administración rechazan las sugerencias de que Estados Unidos ha sido blando con Israel o que la diplomacia estadounidense no ha producido cambios en el comportamiento israelí. Los funcionarios señalan las pausas humanitarias en los combates y los corredores para los trabajadores humanitarios. Y a pesar de los desacuerdos con Netanyahu sobre la amenaza de asalto a la ciudad de Rafah, en Gaza, donde se refugian más de un millón de palestinos desplazados, las fuerzas israelíes todavía no han entrado.

Aunque la autoridad sanitaria dirigida por Hamás afirma que más de 32.000 personas han muerto desde que Israel comenzó su esfuerzo por eliminar a Hamás, el ataque contra los trabajadores humanitarios de World Central Kitchen -fundada por un chef conocido por sus restaurantes en Washington- fue un golpe sensible. En su declaración del martes, Biden se declaró “indignado” y pidió una rápida investigación. Un alto cargo militar israelí se disculpó diciendo que el ataque había sido un error y que Israel estaba creando un centro de coordinación para organizar mejor la distribución de ayuda en la zona de guerra.

Lea más: Habitantes de Gaza pasan hambre mientras Hamás, Israel y clanes luchan por el control

“No creo que se pueda mirar lo que hemos estado diciendo, lo que hemos estado haciendo, o incluso la declaración del presidente de anoche y decir que de alguna manera nos hemos vuelto blandos con Israel”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, a los periodistas el miércoles. “Seguimos actuando con la convicción de que Israel tiene derecho a defenderse de la amenaza todavía viable de Hamás. Siguen teniendo todo el derecho y la responsabilidad ante su pueblo de eliminar esa amenaza”.

Sin embargo, los críticos afirman que, aunque el gobierno de Biden ha intensificado recientemente su retórica crítica con la conducción israelí de la guerra, en general ha mantenido el rumbo de su política. También se ha atenido a las garantías israelíes de que su ejército está utilizando adecuadamente las armas proporcionadas por Estados Unidos, a pesar de las acusaciones de grupos de derechos humanos de violaciones del derecho humanitario internacional y del bloqueo de la ayuda financiada por Estados Unidos.

“Estados Unidos ha ido cambiando lentamente, y muy tarde, su retórica y sus mensajes”, afirmó Nancy Okail, presidenta del Centro de Política Internacional de Washington, que el miércoles publicó un documento político en el que recomendaba que Estados Unidos suspendiera inmediatamente los envíos de armas a Israel.

PUBLICIDAD

Aunque la administración ha sido más crítica, dijo, “ha habido un retraso y una discrepancia entre la retórica y la política, y la política es lo que realmente cambiaría la dirección de Israel y sus operaciones militares.”

Lea más en Bloomberg.com