BHP lleva años preparando una operación de US$39.000 millones en cobre

La minera australiana tiene plazo hasta el 22 de mayo para anunciar su intención firme de hacer una oferta a Anglo American o retirarse. De concretarse, le otorgaría aproximadamente el 10% de la producción mundial de cobre

Photographer: Carla Gottgens/Bloomberg
Por Thomas Biesheuvel - Dinesh Nair
27 de abril, 2024 | 10:00 PM

Bloomberg — Cuando Mike Henry asumió el cargo de consejero delegado de BHP Group en 2020, la mayor empresa minera del mundo había perdido su arrogancia.

Golpeada por una serie de dolorosos errores y un encontronazo con Elliott Investment Management, el gigante anglo-australiano estaba tomando decisiones cruciales y era cada vez más consciente de que su dependencia de las materias primas basadas en los combustibles fósiles podría empezar a alejar a los inversores.

Henry, detallista y exigente, no encajaba en el estereotipo del ejecutivo minero carismático y enérgico al que tan a menudo recurre la industria para elegir a sus líderes. Pero se movió rápida y metódicamente, y en 20 meses BHP había anunciado la reorganización más drástica desde su creación dos décadas antes. La empresa vendería su negocio de petróleo y gas y desmantelaría una estructura de doble cotización que había superado años atrás; finalmente dio luz verde a una gigantesca mina de potasa en Canadá, país natal de Henry, tras años de vacilaciones.

BHP también inició un tímido regreso a las adquisiciones. La mayor empresa del sector había pasado años al margen de las fusiones y adquisiciones, cumpliendo su penitencia por una serie de ofertas públicas de adquisición y operaciones desastrosas. Así que Henry empezó poco a poco. Cuando se encontró en una guerra de ofertas, el CEO demostró que estaba dispuesto a abandonar. Con el tiempo, BHP llegó a una adquisición de cobre por valor de US$6.400 millones el año pasado.

PUBLICIDAD

Las decisiones de los últimos años pueden parecer dispares, pero cada una de ellas, según personas familiarizadas con el asunto, apuntaba siempre al mismo objetivo. Durante años, ha sido un secreto a voces en la industria minera que el jefe de BHP estaba buscando el «Big One» - un mega-deal para sobrealimentar el negocio de cobre de la compañía.

Y ahora, por fin, ha llegado el momento.

Cobre

Ver más: La cotización de Anglo American incentiva a que los operadores esperen una oferta más atractiva

PUBLICIDAD

La noticia esta semana de que BHP propuso un acuerdo de US$39.000 millones para dividir parcialmente y luego adquirir Anglo American Plc ha encendido la industria minera. La propuesta, que Anglo rechazó rápida y enérgicamente el viernes, marcaría el fin de una de las empresas mineras más antiguas del mundo y daría a BHP el control de algunas de las mejores y mayores minas de cobre en un momento en que el mundo se precipita hacia una escasez de suministro.

BHP, que tiene un valor de mercado de unos US$140.000 millones, ha hecho del cobre un elemento central de su estrategia, apostando por que la oferta tendrá dificultades para seguir el ritmo de la demanda de metal para construir vehículos eléctricos, paneles solares y cables de alta tensión. Pero las opciones de expansión de la empresa en sus propios activos no son suficientes para compensar su retirada de los combustibles fósiles, lo que crea presión para añadir nuevas minas desde el exterior. La oferta también está provocando predicciones de que desencadenará una ola más amplia de fusiones y adquisiciones mineras, con muchos de los rivales de BHP y Anglo buscando sus propios acuerdos de cobre.

Pero hay grandes interrogantes sobre si BHP puede lograrlo. Henry y su equipo han ideado un complicado acuerdo en varias fases que garantizaría que BHP sólo obtiene las partes de Anglo que realmente desea y minimiza los riesgos para la empresa. Sin embargo, los críticos ya están tachando el acuerdo de inviable, y no está claro cómo el enfoque lógico del CEO se enfrentará a las realidades menos predecibles del mundo real: incluso si Anglo puede ser convencido por una oferta mejorada, BHP todavía tendrá que ganarse a los reguladores en lo que puede ser un proceso de aprobación políticamente cargado.

Y Elliott ha vuelto a asomar la cabeza. Bloomberg informó el viernes de que el fondo de inversión ha surgido como uno de los mayores accionistas de Anglo, introduciendo una nueva incógnita en la situación en forma de un viejo adversario.

Anglo American

Para Henry, de 58 años, es la culminación de años de estrategia y preparación. Cuando Anglo sufrió una serie de reveses que hundieron sus acciones y pusieron a su dirección en la cuerda floja, el CEO de BHP estaba listo para actuar, según personas familiarizadas con su pensamiento. La empresa lleva meses trabajando seriamente en la propuesta, con Henry personalmente a la cabeza, y no se ha dejado intimidar por el rechazo inicial de Anglo. Es probable que pronto vuelva con una propuesta mejorada, dijeron las personas.

George Cheveley, gestor de carteras de Ninety One UK Ltd., accionista de ambas empresas y que trabajó en BHP a mediados de la década de 2000, afirmó: “Ha pasado mucho tiempo poniéndose deliberadamente en una posición en la que ahora puede actuar de forma rápida y oportunista”. “Es una persona increíblemente trabajadora y detallista”.

En las conversaciones con personas que conocen a Henry y trabajan con él, “detallista” es una palabra que sale mucho a relucir. Suele ir varios pasos por delante de los demás, dicen, y los empleados han aprendido que es mejor admitir la ignorancia que intentar salir airosos de una conversación. Las decisiones se basan invariablemente en la fría lógica y los hechos.

PUBLICIDAD

Nacido en Canadá en el seno de una familia de la marina, Henry es de ascendencia japonesa y domina el idioma, ya que trabajó primero para Mitsubishi Corp. antes de incorporarse a BHP en 2003. Durante los 17 años siguientes fue ascendiendo en el escalafón, dirigiendo operaciones comerciales y de carbón antes de hacerse cargo del negocio australiano de la minera, donde se encuentran sus minas más grandes y rentables.

Cuando Henry se convirtió en CEO, no tardó en tomar medidas para empezar a limpiar la cartera de activos de la empresa y aplicar cambios que, en última instancia, facilitarían la búsqueda de una operación cuando llegara el momento. Una de las medidas más importantes fue el desmantelamiento de la doble cotización de la empresa, que se remontaba a su creación dos décadas antes, cuando la australiana BHP Ltd. se fusionó con su rival Billiton. Al anunciar la decisión de abandonar Londres, hizo hincapié en la agilidad de la empresa para cerrar acuerdos con rapidez.

Aunque los cambios remodelaron BHP, seguía atascada con un importante problema a largo plazo: su negocio estaba dominado por el mineral de hierro y el carbón y carecía de opciones de crecimiento suficientemente grandes en cobre y níquel, el tipo de materias primas «de cara al futuro» que muchos inversores favorecen por su exposición a la transición energética.

A principios de 2022, Henry había reforzado su equipo de operaciones y había dado órdenes: empezarían a evaluar a los grandes rivales productores de cobre de BHP, como Freeport-McMoRan Inc. y Glencore Plc.

PUBLICIDAD
Cobre y litio

Para BHP, la perspectiva de una megaoperación significa enfrentarse a una historia de dolorosos errores, ya que la minera se ha quedado corta en repetidas ocasiones en sus movimientos más ambiciosos. La empresa hizo una audaz apuesta de 150.000 millones de dólares por Rio Tinto Group, la segunda minera del mundo, que finalmente fracasó, mientras que la compra de Potash Corp. of Saskatchewan Inc. por 39.000 millones de dólares se vino abajo cuando el Gobierno canadiense se opuso a la empresa. Antes de que Henry tomara las riendas, la última gran operación de BHP fue una costosa incursión en el esquisto, de la que se retractó rápidamente.

Pero Henry también reconoció que BHP había perdido oportunidades en el pasado y no había estado lo suficientemente preparada o ágil para abalanzarse cuando su rival estaba herido. Estaba decidido a estar preparado la próxima vez.

PUBLICIDAD

Aparecen grietas

Fue más o menos al mismo tiempo, en la primera mitad de 2022, cuando empezaron a aparecer grietas en uno de los rivales más pequeños de BHP, Anglo American. Pocos días después de que el nuevo CEO Duncan Wanblad tomara el timón, la compañía anunció un importante revés en sus minas, con una caída de la producción y un aumento de los costes.

Pero fue a lo largo del año pasado cuando la presión aumentó de verdad. Muchos de los problemas estaban fuera del control de Anglo: el mercado del diamante implosionó, los precios del platino se desplomaron y los problemas ferroviarios y portuarios de Sudáfrica han reducido las exportaciones del negocio del mineral de hierro, que es la gallina de los huevos de oro de la empresa. Anglo es la única gran minera con grandes negocios de platino y diamantes y está especialmente expuesta a Sudáfrica. Su complicada estructura -con participaciones mayoritarias en dos grandes empresas mineras sudafricanas que cotizan en bolsa- y su inusual mezcla de productos han sido en parte la razón por la que no ha sido atacada con éxito anteriormente.

La mayor decepción, sin embargo, se produjo en diciembre, cuando la empresa londinense anunció un importante y sorprendente recorte de su producción de cobre, lo que provocó el desplome de sus acciones. Desde entonces, la dirección de Anglo se ha visto sometida a una presión cada vez mayor: ha iniciado una revisión de sus negocios y ha recibido peticiones de algunos analistas e inversores para que recorte sus planes de expansión o incluso venda algunos activos.

PUBLICIDAD

Wanblad, un sudafricano de 57 años, también es empleado desde hace mucho tiempo y, al igual que su homólogo de BHP, es descrito por los empleados como profundamente analítico.

Personas cercanas a Henry dicen que se ha sentido confundido por la incapacidad de Anglo de tomar decisiones duras para solucionar sus problemas. BHP ha mantenido un expediente sobre Anglo durante años, pero los crecientes errores de los últimos meses han llevado a la empresa a considerar más seriamente una posible operación, que ha culminado en la propuesta de la que Bloomberg informó por primera vez esta semana.

Separar primero

BHP ha esbozado un acuerdo en el que quiere que Anglo separe primero sus negocios sudafricanos de platino y mineral de hierro -dividiéndolos entre los accionistas- antes de proceder a una adquisición de todas las acciones. Según los cálculos de BHP, a los precios de cierre del pasado martes, la proporción de acciones valoraría Anglo en 31.100 millones de libras esterlinas.

Es fácil ver que Henry se centra en los detalles y la lógica de la propuesta. BHP sólo seguiría adelante con la adquisición si Anglo completa su salida de las empresas sudafricanas, simplificando su estructura y reduciendo la exposición a un país donde los mineros llevan mucho tiempo lidiando con la escasez de energía, las interrupciones logísticas y las relaciones laborales díscolas. La empresa también ha manifestado su intención de someter a revisión estratégica activos como De Beers, la emblemática empresa de diamantes.

PUBLICIDAD

Anglo se ha opuesto firmemente al diseño de la operación, alegando que crea incertidumbre y «riesgos significativos de ejecución», además de considerar que la propia oferta infravalora la empresa. La escisión de los negocios sudafricanos llevaría tiempo, dejando a Anglo expuesta a cambios en los precios de las materias primas y otros factores - potencialmente durante meses - a pesar de haber acordado ya un precio de adquisición.

Y hay otras incertidumbres. apodría suscitar sospechas antimonopolio, especialmente en China, su principal cliente.

Algunos políticos sudafricanos ya han reaccionado negativamente al anuncio, lo que plantea dudas sobre si BHP tiene una estrategia para garantizar que el acuerdo no se convierta en un pararrayos político, especialmente en un año electoral. Aunque Anglo cotiza en bolsa y tiene su sede en Londres, es una empresa profundamente sudafricana arraigada en la historia, la política y la economía del país.

Cuando la industria minera africana se reunió en Ciudad del Cabo en febrero, el jefe de Anglo, Wanblad, fue uno de los oradores principales, unas horas después de que el presidente Cyril Ramaphosa subiera al escenario. Nadie cuestionó la ausencia de Henry o de otros altos ejecutivos de BHP, que, a diferencia de Anglo, no explota ningún pozo en África. Pero en retrospectiva, la ausencia de Henry parece una curiosa oportunidad perdida de reunirse con políticos clave y otras figuras influyentes.

“Hay muchos problemas y obstáculos que superar, así que tendremos que ver”, dijo el profesor Frederik Anseel, Decano interino de la UNSW Business School, una de las principales universidades de negocios de Australia. “El gobierno sudafricano, un poco de análisis de la competencia, la participación de China. Está claro que son obstáculos que BHP tendrá que superar y creo que las primeras reacciones de Sudáfrica no fueron muy positivas”.

Henry también tendrá que convencer a sus propios inversores de que la vulnerabilidad de Anglo representa una oportunidad inmejorable para hacerse con valiosas minas de cobre.

Cobre

Y aunque ha transformado con éxito la empresa, no todos sus movimientos estratégicos han dado resultado. Al principio, Henry defendió el níquel -un metal utilizado para fabricar baterías de vehículos eléctricos- como materia prima paralela al cobre. La empresa trató de ampliar sus operaciones existentes y buscó acuerdos, pero el exceso de oferta procedente de Indonesia ha hundido los precios, obligando a BHP a depreciar 2.500 millones de dólares de su mina insignia y a plantearse su cierre definitivo.

Pero la incursión también permite comprender la estrategia de Henry. Cuando su oferta por un proyecto canadiense de níquel se convirtió en una guerra de ofertas, BHP acabó retirándose. Los conocedores de la empresa señalan este hecho como un elemento diferenciador respecto a sus predecesores: La cultura del ego del pasado ha desaparecido, dicen, y BHP prefiere perder un acuerdo antes que arriesgarse a destruir valor.

¿Qué pasará ahora? Según la legislación británica sobre adquisiciones, BHP tiene de plazo hasta el 22 de mayo para anunciar su intención firme de hacer una oferta o retirarse, y se espera que la empresa vuelva pronto con una propuesta mejorada con la esperanza de ganarse al consejo de administración y a la dirección de Anglo. Los analistas de Jefferies and Co. han sugerido que el valor por acción de toda la empresa tendrá que ser de al menos 28 libras para que Anglo se lo tome en serio y entable conversaciones.

Y la llegada de Elliott a la escena representa un posible comodín. El fondo de cobertura activista dirigido por Paul Singer acumuló una participación del 2,5% en Anglo en los últimos meses, según informó Bloomberg el viernes. La firma es conocida por intervenir en valores deprimidos y presionar a las empresas para que tomen medidas que van desde la recompra de acciones hasta la venta directa del negocio.

Muchos en la industria creen que la oferta de BHP ha disparado el cañón en una nueva ola de reestructuración para la industria minera mundial - y uno que es casi seguro que implique Anglo, si BHP tiene éxito o no.

“Desde hace tiempo tenemos la impresión de que en el sector minero se avecina una consolidación. Aunque nadie quiere ser el que se consolide, Anglo está ahora en una posición en la que tiene que sacar lo mejor de ella”, dijo Chevely, gestor de cartera de Ninety One. “Dentro de un año, no creo que Anglo esté sentada ahí como la misma empresa que es hoy”.

Lea más en Bloomberg.com