Las históricas inundaciones en Brasil: un “momento Katrina” para la presidencia de Lula

Los desastres naturales tienen un gran poder para remodelar la política, como se ha visto en la gestión de las emergencias por huracanes en EE.UU.

El gobierno planea extender créditos baratos, alivio fiscal y ayuda financiera para ayudar a reconstruir hogares y negocios.
Por Simone Iglesias - Travis Waldron
09 de mayo, 2024 | 09:59 AM

Bloomberg — Cuando Luiz Inacio Lula da Silva de Brasil voló sobre las inundaciones que han sumergido a la parte sur de su país desde el domingo, no solo observó la devastación que ha dejado al menos 100 personas muertas y 160.000 desplazadas, sino también un momento definitorio para su presidencia.

Junto con la destrucción, los desastres naturales como la lluvia torrencial récord que azotó el estado de Rio Grande do Sul tienen un tremendo poder para remodelar la política de una nación. En 2005, la lenta respuesta de George W. Bush al huracán Katrina en los Estados Unidos dañó aún más las ya en declive calificaciones de aprobación y causó una caída de dos dígitos en las percepciones de su capacidad para gestionar una crisis. Reacciones positivas al manejo de Barack Obama del huracán Sandy en 2012, en cambio, brindaron un impulso necesario en las encuestas en vísperas de una elección que el demócrata ganó.

Lea también: Brasil ayudará a miles de personas que se han quedado sin hogar después de las inundaciones

Lula es muy consciente del poder de las crisis repentinas, dicen sus asesores más cercanos. Hace dos años, aprovechó la ira popular por la gestión de Jair Bolsonaro de la pandemia del Covid-19 para lograr una estrecha victoria en la contienda presidencial de Brasil. Ahora se enfrenta a una calamidad propia, una que podría ayudarlo a detener la caída en popularidad, o alimentar sentimientos cada vez peores sobre la trayectoria del país y llevarlo a una espiral de la que, al igual que Bush, quizás nunca escape.

PUBLICIDAD

“Este es el momento Katrina del gobierno”, dijo Thomas Traumann, un consultor de comunicaciones con sede en Río de Janeiro. “Para la tercera parte de la población que odia a Lula, todo lo que haga será malo o insuficiente. Pero hay una tercera parte que está observando la respuesta de su gobierno. Y la negligencia de Bolsonaro frente a la pandemia está muy fresca en la mente de los brasileños”.

Vea además: Inundaciones en Brasil causan una devastación histórica y se avecinan más lluvias

La agenda de Lula cambia y busca consensos

La tragedia ha consumido al gobierno de Lula desde que viajó a Rio Grande do Sul junto a los principales miembros de su gabinete y líderes clave del congreso durante el fin de semana, desviando la atención de la agenda de la administración en el congreso, su presidencia del G-20 y la planificación para la organización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático del próximo año.

PUBLICIDAD

El viaje organizado apresuradamente tenía como objetivo unir las ramas del gobierno que habían estado disputando públicamente planes fiscales y otras medidas legislativas, para que pudieran brindar rápidamente ayuda a la región, según tres funcionarios familiarizados con la planificación interna.

Para el lunes por la tarde, Lula había firmado un decreto para eximir el alivio de emergencia de las reglas fiscales de 2024, abriendo el camino para que su equipo económico, encabezado por el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, y la ministra de Planificación, Simone Tebet, desarrollaran medidas de ayuda específicas. El gobierno planea extender créditos baratos, alivio fiscal y ayuda financiera para ayudar a reconstruir hogares y negocios, dijo Tebet a Bloomberg News el martes. También se encuentra finalizando una propuesta para brindar alivio de la deuda al estado de Rio Grande do Sul para ayudar a sus necesidades de reconstrucción de carreteras e infraestructura.

Lula, cuya filosofía de gobierno se basa en la idea de que el gobierno debería hacer más para proveer a su pueblo, está haciendo todo lo posible para evitar la percepción de que quedó corto en una crisis: ha advertido a sus ministros contra conflictos internos y les ha dicho que desarrollen una respuesta de la que puedan estar orgullosos en el futuro, según personas familiarizadas que solicitaron anonimato para discutir asuntos internos.

También ha ordenado a su equipo que no pelee con los adversarios políticos, diciéndoles que den prioridad a las soluciones sin importar de dónde provengan.

Efectos en la popularidad de Lula y en la economía de Brasil

La tragedia ha arrasado con Rio Grande do Sul en un momento en que la fe de los brasileños en la capacidad de Lula para cumplir parece estar disminuyendo: su índice de aprobación ha caído 10 puntos a 50% desde agosto, según una encuesta de Quaest publicada el miércoles. La desaprobación ha aumentado 12 puntos a 47% en el mismo período.

La magnitud total de la crisis no se conocerá hasta que las aguas de las inundaciones se retiren, aunque podría tener efectos inflacionarios y económicos notables que se extienden más allá de las áreas afectadas. Rio Grande do Sul es una importante región agrícola que representa aproximadamente el 6,5% del producto interno bruto de Brasil. Además, aún es imposible saber, dijo Lula el lunes, cuánta ayuda requerirá finalmente la crisis.

Un residente lleva a un perro a través de las aguas en Canoas, estado de Rio Grande do Sul, Brasil.dfd

Pero el gobierno se enfrenta a desafíos más inmediatos que la reconstrucción. Las bajas temperaturas y las lluvias adicionales están previstas para llegar esta semana, lo que podría empeorar la situación y complicar los esfuerzos continuos de ayuda y rescate en un momento en que aún hay 130 personas desaparecidas, 67.000 están en refugios y el número de muertos aumenta diariamente. Según las autoridades locales, aproximadamente 500.000 personas aún están sin electricidad y una cantidad igual carece de acceso a agua potable.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la tragedia también puede ayudar a centrar la atención en un Presidente que ha dividido su atención entre una ambiciosa agenda global y una variedad de iniciativas nacionales, muchas de las cuales han provocado batallas internas en su gabinete y largas luchas con el congreso que han paralizado al gobierno.

Las inundaciones han convertido muchas de las causas centrales de la presidencia de Lula, como el hambre y el bienestar social, los problemas medioambientales y el cambio climático, en un solo punto de atención. Y al igual que el intento de insurrección del 8 de enero de 2023 contra su gobierno, también le han dado la oportunidad de crear una respuesta unificada a la crisis que puede ayudar a la administración a sacudirse su actual “letargo”, dijo Traumann.

Los mercados han expresado cierta preocupación por el nivel de gasto que las inundaciones pueden requerir en última instancia, aunque el decreto de Lula ayudó a calmar los temores iniciales sobre un paquete a la altura de la respuesta masiva de Brasil a la pandemia.

Vea más: Lula presiona para que se exima a Brasil de las normas de gasto para paliar las inundaciones

PUBLICIDAD

Después de semanas de intensos debates sobre objetivos fiscales, metas de ingresos y la necesidad potencial de recortar el gasto, las inundaciones han vuelto la conversación a la responsabilidad del gobierno de ayudar a su pueblo, un cambio que benefició a Obama hace una década, y que pone al izquierdista Lula en un terreno mucho más cómodo.

“No puedo permitir que el sistema financiero todos los días solo mire el déficit fiscal y no mire el déficit social”, dijo durante una entrevista radial el martes que siguió a su viaje a la región. “Miren a las personas desempleadas, que duermen en las calles, que pasan hambre. Dejen de mirar solo sus bolsillos, dejen de mirar solo sus cuentas bancarias y miren a la gente”.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Beatriz Reis, Martha Beck y Daniel Carvalho.

Lea más en Bloomberg.com