Pagos de dividendos son la última señal del músculo financiero de las grandes tecnologías

El cambio a un pago regular proporciona más evidencia de la fortaleza financiera de las compañías

Sede de Google en el Reino Unido el 29 de enero de 2024 en Londres, Inglaterra.
Por Ryan Vlastelica
12 de mayo, 2024 | 03:48 PM

Bloomberg — Después de años de perseguir el crecimiento a cualquier costo, las empresas tecnológicas están tomando una página del libro de jugadas de los negocios de valor tradicionales: pagar un dividendo. Al generar más efectivo del que pueden gastar, el cambio a un pago regular proporciona más evidencia de la fortaleza financiera de las compañías.

Lea más: Amazon acaba con las esperanzas de los inversores de un dividendo o recompra de acciones

Varias empresas tecnológicas han introducido pagos trimestrales este año, y aunque los rendimientos son pequeños, la noticia provocó grandes aumentos ya que los inversionistas tomaron las iniciativas como una señal de que el grupo puede seguir generando flujos de efectivo sólidos.

Alphabet Inc. (GOOGL) anunció el mes pasado un dividendo de 20 centavos por acción, lo que provocó una ganancia del 10% en las acciones de la empresa matriz de Google. Meta Platforms Inc. (META) en febrero introdujo un dividendo de 50 centavos, lo que contribuyó a un aumento histórico en el precio de las acciones. Salesforce Inc. (CMR) y Booking Holdings Inc. (BKNG) también lanzaron dividendos este año.

PUBLICIDAD

“Los dividendos serán un requisito básico para las grandes empresas tecnológicas en el futuro”, dijo Mark Iong, gerente de fondos de inversión de acciones en Homestead Advisers. “Creo que si no pagan uno, se interpretará como una señal de que su negocio es más volátil”.

Meta y Alphabet suben tras introducir dividendos.dfd

Los nuevos dividendos en algunos casos fueron acompañados por recompras significativas de acciones, lo que demuestra un enfoque renovado en la generación de retornos para los accionistas, ya que la inteligencia artificial actúa como un viento favorable para el crecimiento, una combinación que los inversionistas esperan que continúe respaldando las ganancias en el precio de las acciones.

“Lo emocionante es que están pagando dividendos y recomprando acciones al mismo tiempo, al tiempo que reducen costos y crecen, lo que significa que están acelerando las ganancias en todos los aspectos”, dijo Iong.

PUBLICIDAD

De los llamados Magnificent Seven, solo Amazon.com Inc. (AMZN) y Tesla Inc. (TSLA) no pagan dividendo. “Será difícil para Amazon no seguir el ejemplo”, dijo Iong.

Consultado para hacer comentarios, un portavoz de Amazon señaló la reciente conferencia telefónica de la empresa, en la que el director financiero Brian Olsavsky dijo que el enfoque está en el gasto de capital y la reducción de la deuda, en lugar de la remuneración a los accionistas. En su sitio web, Tesla dijo que no anticipa el pago de dividendos en efectivo en el futuro previsible.

Le recomendamos: Alphabet supera las estimaciones de ingresos impulsado por la nube y paga dividendos

El dividendo trimestral de 4 centavos por acción de Nvidia Corp. (NVDA) representa un rendimiento del 0,02% y no ha aumentado desde 2018. El fabricante de chips generó US$28.000 millones en efectivo el año pasado y devolvió menos de US$400 millones a los inversionistas en concepto de dividendos y US$9.500 millones en recompra de acciones. Se espera que el efectivo de las operaciones se duplique a US$58.000 millones en el año actual, según la estimación promedio de los analistas compilada por Bloomberg.

Las acciones de la empresa matriz de Facebook han subido alrededor del 35% este año, mientras que Alphabet ha subido un 21%. Ambos han superado la ganancia del 7,9% en el índice Nasdaq 100.

El alto flujo de efectivo y los sólidos balances son una de las principales razones por las que las acciones de tecnología de gran capitalización son muy apreciadas en Wall Street. Se proyecta que las seis mayores megacap tecnológicas generen más de US$416.000 millones en flujo de efectivo libre combinado este año.

Las recompras siguen siendo favorables

Aún así, la recompra de acciones, que respalda las ganancias por acción al reducir el número de acciones, sigue siendo la forma preferida por estas empresas de devolver dinero a los accionistas. Los Siete Magníficos han gastado casi US$58.500 millones en recompras este año, mientras han asignado menos de US$11.000 millones a dividendos, según datos compilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

El dividendo de Meta llegó con una recompra de US$50 mil millones, mientras que el de Alphabet estuvo acompañado de una autorización de recompra de US$70 mil millones. Apple Inc. (AAPL), que comenzó a pagar dividendos hace más de una década, anunció la semana pasada la mayor recompra en la historia de Estados Unidos: US$110 mil millones, superando el récord anterior de US$100 mil millones que estableció en 2018.

“Estas empresas aún están bajo el dominio de las recompras, y los rendimientos de los dividendos no son significativos, pero creo que es muy revelador que estas empresas se estén moviendo en esta dirección”, dijo Daniel Peris, un gerente de cartera principal en Federated Hermes.

La retribución de Microsoft ha ido aumentando con el tiempo.dfd

“Como inversionista de dividendos, una empresa en proceso de maduración que declara un dividendo es una buena señal, pero solo es significativo si el rendimiento suma, y aún no hemos llegado a eso”, dijo Peris.

Los pagos de dividendos de las empresas tecnológicas son relativamente pequeños, con los rendimientos indicados tanto para Meta como para Alphabet por debajo del 0,5% y el de Apple apenas más alto. Para comparar, el rendimiento del índice S&P 500 es del 1,37%.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los dividendos están destinados en parte a fomentar la propiedad a largo plazo, y el impacto se acumula con el tiempo. El rendimiento de Microsoft es de alrededor del 0,7%, pero eso se ha acumulado. En los últimos 20 años, las acciones han subido aproximadamente un 1.500%. Sin embargo, con los dividendos, el aumento supera el 2.400%.

--Con la asistencia de Tom Contiliano and Jeran Wittenstein.

Lea más en Bloomberg.com