Las previsiones de crecimiento económico de EE.UU. peligran por la persistente inflación

Los próximos informes sobre precios al consumidor y ventas al por menor son clave para la revisión de proyecciones

Inflación
Por Matthew Boesler
13 de mayo, 2024 | 04:08 PM

Bloomberg — De momento, el 2024 no está siendo como se esperaba para la economía estadounidense: la inflación ha sido más alta de lo esperado y el gasto de los hogares parece haber perdido algo de impulso.

Estas tendencias suponen un nuevo riesgo para las previsiones de crecimiento económico que se revisaron al alza a principios de año, en gran medida por la idea de que una rápida desinflación contribuiría a aumentar los ingresos reales y a reducir los costes de endeudamiento.

Dos informes clave, que se publicarán el miércoles, sobre los precios al consumo y las ventas al por menor, darán una indicación de hasta qué punto es real la amenaza que se cierne sobre las perspectivas. El crecimiento de las nóminas y los salarios se ralentizó en abril, y sin un enfriamiento correspondiente de los aumentos de precios, los presupuestos de las familias seguirán sufriendo tensiones.

US Inflation Has Picked Up So Far This Year | Sustained acceleration would pose new threat for economic growthdfd

Si la inflación se mantiene estable, las perspectivas de crecimiento correrán un importante riesgo a la baja, ya que los mercados laborales no se encuentran en el mismo punto”, afirmó Neil Dutta, responsable de economía estadounidense de Renaissance Macro. “Habrá que empezar a preocuparse por lo que eso significa para los ingresos reales”.

PUBLICIDAD

Los precios al consumidor, excluidos los alimentos y la energía, subieron a un ritmo anual del 4,5% en los tres primeros meses de 2024, un paso más que el 3,3% anual del cuarto trimestre. Las ventas al por menor, por su parte, aumentaron sólo un 0,4% en el primer trimestre después de ajustar la inflación, según una estimación de Bloomberg Economics, en comparación con el aumento del 2,9% con el que cerraron 2023.

Lea también: Dimon dice que la economía de Estados Unidos está en auge, pero la recesión ‘no está descartada’

En abril, los economistas esperan que la inflación mensual vuelva a bajar a un ritmo más acorde con el final de 2023, mientras que ven que el crecimiento de las ventas minoristas, que no se ajustan a la inflación, se desacelerará.

PUBLICIDAD

Los analistas suelen mostrarse resistentes a revisar sus previsiones tras un puñado de sorpresas, pero hay indicios de que empiezan a surgir dudas tras tres meses consecutivos de cifras de inflación superiores a las esperadas. Es posible que los consumidores hayan tomado ejemplo de los informes, ya que las expectativas de inflación a un año vista han aumentado en las últimas encuestas de la Universidad de Michigan.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, hablando después de la última reunión de política del banco central estadounidense el 1 de mayo, dijo que a los funcionarios “no les gusta reaccionar a los datos de uno o dos meses, pero este es un trimestre completo y creo que es apropiado tomar señal ahora.”

En esa reunión, los funcionarios de la Fed mantuvieron los tipos de interés en el nivel más alto en más de dos décadas, donde han estado desde julio.

US Consumer May Be Losing Momentum | Inflation pickup this year has put a dent in retail salesdfd

Los economistas de S&P Global Market Intelligence señalaron en un informe del 9 de mayo que estaban realizando ligeros ajustes a la baja en sus estimaciones de crecimiento para 2025 y 2026, gracias a un inicio más tardío de los recortes de tipos de la Reserva Federal.

De ahí que los datos de esta semana sean tan importantes, sobre todo en un contexto de enfriamiento del mercado laboral. Un informe mensual de empleo publicado el 3 de mayo mostró que los ingresos medios por hora aumentaron sólo un 2,8% anualizado en los tres meses hasta abril, el menor desde el primer trimestre de 2021. Y un indicador adelantado de los salarios muy seguido -la tasa de abandonos- apunta a una mayor desaceleración en el futuro.

Mientras tanto, el exceso de ahorro acumulado durante la pandemia -otro importante motor del gasto de los consumidores en los últimos años- podría haberse agotado finalmente en marzo, según una reciente estimación de la Reserva Federal de San Francisco.

Vea además: La Reserva Federal debe mantener las tasas hasta que baje la inflación: vicepresidente de la Fed

PUBLICIDAD

Hay buenas razones para pensar que el reciente repunte de la inflación se invertirá en los próximos meses. Uno de los principales responsables de las elevadas cifras del Índice de Precios al Consumo ha sido un ritmo de moderación en la inflación de los alquileres, más lento de lo esperado. Este indicador tiende a disminuir, en parte porque los cambios sólo se reflejan en los datos oficiales cuando la gente se muda o renueva sus contratos de alquiler, y pronto debería empezar a seguir a la baja las medidas de los alquileres actuales.

El otro factor importante fue el aumento de los costos de los seguros de automóviles, que los economistas también esperan que disminuya. Los expertos no consideran que el aumento de los costos de la vivienda y los seguros refleje un incremento de la demanda subyacente, lo que significa que no amenazan con calentar aún más la inflación.

“Los seguros de automóviles nos sorprendieron al alza en la última edición, pero no vemos indicios de cambios estructurales que apunten a una aceleración sostenida”, escribió un equipo de economistas de Morgan Stanley dirigido por Ellen Zentner en un avance de las cifras de inflación publicado el 9 de mayo.

Lea también: Las amenazas que ponen en riesgo el crecimiento de América Latina en 2024

PUBLICIDAD

“De hecho, creemos que la mayor rentabilidad del sector hará que las compañías de seguros adopten una estrategia más centrada en el crecimiento, lo que implicará una menor inflación del seguro de automóvil en el futuro”.

Sería una buena noticia para los consumidores, que cada vez recurren más a sus ahorros. El crecimiento del gasto de consumo personal en el primer trimestre se vio impulsado en gran parte por un descenso de la tasa de ahorro, que cayó en marzo a su nivel más bajo en 17 meses.

PUBLICIDAD

“Es realmente necesario que las cifras de inflación sean más débiles para mantener la buena historia para el consumidor”, dijo Dutta.

Lea más en Bloomberg.com