El estrangulamiento de posiciones cortas del cobre en Nueva York sacude a los mercados de metales

El repunte de los precios no se debió una falta general de existencias, según los operadores y agentes, pero ha revelado la escasez relativa de oferta en el mercado de cobre de EE.UU.

Tubos de cobre
Por Bloomberg News
16 de mayo, 2024 | 04:11 PM

Bloomberg — Una enorme dislocación entre los precios del cobre que se negocian en Nueva York y en las demás bolsas de materias primas ha convulsionado el mercado mundial de ese metal y ha desencadenado un frenesí en la búsqueda de suministros para enviar a EE .UU.

El origen de la perturbación es la escasez de posiciones cortas que ha hecho saltar los precios de la bolsa Comex en días recientes.

Gráfico del cobre en Comex y en la bolsa de Londresdfd

La diferencia entre el precio de los futuros del cobre en Nueva York y el de la Bolsa de Metales de Londres (LME) se ha situado en un nivel récord superior a US$1.200 por tonelada, cuando normalmente la diferencia es de unos cuantos dólares.

Lea más: Alza del cobre alivia a Chile: Gobierno espera más crecimiento económico y mejores resultados fiscales

PUBLICIDAD

El desbordamiento de ese diferencial de precios ha desorientado a los protagonistas más importantes, desde los operadores de China hasta los fondos de cobertura cuantitativos, parte de los cuales se afanan ahora por obtener cobre que puedan suministrar contra los contratos de futuros que están a por de vencer.

Las salvajes oscilaciones ponen de relieve cómo los mercados de materias primas se descontrolan a gran velocidad cuando sus participantes ya no están en condiciones de costear sus posiciones, lo que resulta más factible en un contexto de escasez de existencias y problemas de logística a los que se han visto sometidos los comercializadores de materias primas durante los últimos años, que van desde el níquel hasta el cacao.

La volatilidad en Comex también refleja un aumento del interés de los especuladores después de los pronósticos de que la producción minera de cobre a largo plazo tendrá dificultades para seguir el ritmo de la demanda.

PUBLICIDAD

Si bien es menos importante que la LME, Comex, que forma parte de CME Group Inc., es un campo de juego clave para los inversores, algunos de los cuales han utilizado la bolsa para acumular grandes apuestas alcistas sobre el cobre en los últimos meses.

“La historia más amplia es que hay nuevos fondos de inversión que están aumentando su exposición al cobre por una multitud de razones, y si bien esa es una tendencia global, una gran cantidad de esa inversión se ha dirigido a Comex”, dijo Matthew Heap, un gestor de cartera y gerente de Orion Resource Partners, el mayor administrador de fondos centrado en metales.

Si bien los precios del cobre han estado subiendo durante meses, el aumento de esta semana fue específico del Comex y del contrato de futuros más activo para entrega en julio. El miércoles, el precio de julio se había disparado hasta un 10%, alcanzando un máximo histórico para ese contrato, incluso cuando el contrato de referencia global en la LME cotizaba prácticamente plano.

La medida, según numerosos comerciantes y corredores, fue una clásica contracción corta.

Los participantes del mercado que habían apostado a que el contrato de Comex volviera a alinearse con los precios en la LME y en Shanghái, el otro punto de referencia mundial del cobre, se vieron obligados a volver a comprar esas posiciones cuando los precios subieron, creando un círculo vicioso.

El diferencial de más de US$1.000 por tonelada entre Comex y Londres fue “algo nunca visto antes”, dijo Colin Hamilton, director gerente de investigación de materias primas de BMO Capital Markets. “Ha habido una restricción de las posiciones cortas hasta el vencimiento del contrato, lo que ha exacerbado la medida”.

Lea más: Atentos Chile, Perú, México y Argentina: Goldman prevé faltante de cobre y subida de precio

PUBLICIDAD

Los fondos de cobertura y otros operadores habían tomado el otro lado de las operaciones alcistas en Comex, apostando por reducir los diferenciales entre los contratos en Nueva York, Londres y Shanghai, o entre los contratos de Nueva York para diferentes fechas de entrega, a menudo utilizando un apalancamiento sustancial.

Con los precios en la Bolsa de Futuros de Shanghai relativamente deprimidos, algunos participantes del mercado físico chino también habían vendido en la LME y en el Comex, con planes de exportar.

El contrato de cobre de julio en Comex se disparó a un récord de US$5,128 la libra (US$11.305 la tonelada) el miércoles por la mañana. También cotizaba con una prima récord por encima del contrato Comex de septiembre, una situación conocida en los mercados de materias primas como forwardation, un sello distintivo de una contracción corta.

Gráfico de fondos amontonados en cobre en el Comexdfd

El aumento de los precios fue impulsado por la cobertura de posiciones cortas más que por una escasez física general, dicen comerciantes y corredores, pero ha arrojado luz sobre la oferta relativamente escasa en el mercado del cobre estadounidense.

PUBLICIDAD

Los inventarios rastreados por el Comex suman actualmente 21.066 toneladas cortas, mientras que los inventarios de la LME en EE.UU. son sólo 9.250 toneladas. En comparación, la demanda anual de cobre en Estados Unidos es de casi 2 millones de toneladas.

Los comerciantes dicen que la sólida demanda y los problemas de transporte en los canales de Panamá y Suez han dejado el mercado tenso. Las importaciones estadounidenses de cobre en lo que va del año han bajado un 15%, según la consultora CRU Group.

PUBLICIDAD

“Monitoreamos continuamente nuestros mercados, que funcionan según lo diseñado a medida que los participantes del mercado gestionan el riesgo y la incertidumbre del cobre”, dijo la CME en un comunicado.

Las restricciones cortas no son nada nuevo en los mercados de materias primas y a menudo provocan una loca lucha por encontrar suministros de materias primas que respalden los contratos en papel.

En 2020, mientras el Covid-19 bloqueaba gran parte del mundo, los comerciantes de oro se apresuraron a enviar metal para abordar una dislocación similar entre los precios de los lingotes de Nueva York y Londres.

PUBLICIDAD

Y en 1988, una breve escasez de aluminio llevó a algunos comerciantes a cargar el metal en aviones jumbo (un modo de transporte muy inusual y costoso para materias primas industriales) con el fin de llevarlo a la LME lo antes posible.

La actual contracción del cobre en Comex ha desencadenado una carrera similar para enviar cobre a Estados Unidos. Los comerciantes chinos han pasado las últimas 24 horas llamando a compañías navieras para intentar asegurar el tránsito a Estados Unidos, según personas familiarizadas con el asunto.

Los comerciantes y mineros de América del Sur también se han apresurado a aumentar sus envíos a Estados Unidos.

Lea más: El cobre vuelve a tocar los US$10.000 mientras Goldman hace advertencias sobre la oferta

PUBLICIDAD

El gigante chileno de la minería del cobre Codelco está dirigiendo todos sus volúmenes disponibles al mercado y también está negociando con los clientes posponer algunas ventas para poder maximizar las entregas, dijeron personas cercanas a la situación. Codelco no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Ha habido algunas señales de que la presión se está aliviando: el contrato de cobre de julio bajó ligeramente el jueves por la mañana después de haber superado sus máximos del miércoles, mientras que la prima sobre se redujo a US$573 la tonelada, aunque sigue siendo un nivel históricamente elevado.

Es posible que haya más alivio en el futuro, ya que los inversores con posiciones alcistas a través de índices de materias primas comenzarán a renovar sus posiciones en cobre a principios de junio, brindando una oportunidad para que los operadores con posiciones cortas aplacen la entrega, lo que potencialmente aliviará el backwardation.

Aún así, no está claro si eso será suficiente para resolver la escasez antes de que expire el contrato de julio, que se entregará a principios de ese mes.

Los comerciantes chinos que buscan transportar metal a EE.UU. han descubierto que los cronogramas de envío están completamente reservados, y los primeros espacios de envío disponibles desde Shanghái a Nueva Orleans son a principios de julio, dijo Gong Ming, analista de Jinrui Futures Co.

A la situación de aquellos atrapados por la restricción se suma el hecho de que gran parte de los inventarios de cobre fuera de Estados Unidos provienen de marcas que no se pueden entregar contra futuros de Comex.

Por ejemplo, más del 80% de las 94.700 toneladas de cobre en la LME a finales de abril se produjeron en Rusia, China, Bulgaria o India, países cuyo cobre no se puede entregar en Comex.

Gráfico de la cantida de cobre de LME que no se puede llevar al Comexdfd

Si bien en los últimos meses se han acumulado inventarios sustanciales en China, los operadores estiman que sólo entre 15.000 y 20.000 toneladas podrían entregarse contra futuros del Comex.

“No creemos que la actividad de arbitraje físico sea suficiente al vencimiento de julio para cerrar el arbitraje en el próximo mes. No hay suficiente material ni suficiente tiempo”, dijo Anant Jatia, director de inversiones de Greenland Investment Management, un fondo de cobertura especializado en operaciones de arbitraje de materias primas.

“Sin embargo, los comerciantes físicos actualmente están fuertemente incentivados a trasladar cobre a Estados Unidos y, con el tiempo, el mercado de arbitrajes se estabilizará”.

Lea más en Bloomberg.com