Fabricación de cobre
Tiempo de lectura: 5 minutos

La ruta hacia la energía cero emisiones netas nunca ha sido fácil. Y mucho menos cuando un ingrediente esencial para la descarbonización de la economía global es objeto de acaparación por parte un grupo de magnates mineros apenas conocidos.

Este lunes, los precios del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) ascendieron a US$11.104,50 la tonelada métrica, su máximo histórico.

Los operadores están apostando a que el planeta no está produciendo la cantidad necesaria de este metal conductor, indispensable para la conexión de todas las turbinas eólicas, motores, cables y dispositivos eléctricos que se precisan a la hora de adoptar las energías renovables.

En el 2023, las fundiciones y refinerías produjeron unos 27 millones de toneladas. Se necesitarán 12,8 millones de toneladas más para el 2030 a fin de mantenernos en una trayectoria de cero emisiones netas, informó BloombergNEF esta semana.

PUBLICIDAD

Los mercados de futuros no son los únicos que se mueven. Los dos principales intentos de compra en el sector minero global de los últimos diez años han estado motivados por el ansia de cobre de las mayores empresas mineras y la falta de recursos suficientes en el mercado. En ambos casos, los interesados han tenido problemas.

Gráfico de aquellos que controlan el cobre en el mercadodfd

Por ejemplo, la oferta de US49.000 millones de BHP Group Ltd. por Anglo American Plc, que este miércoles se prorrogó una semana más tras el rechazo de la oferta original.

Anglo, construida a partir del control que su fundador, Ernest Oppenheimer, ejerció sobre el comercio global de diamantes a comienzos del siglo XX, es actualmente una amalgama de negocios buenos y malos de la que numerosos postores han huido.

PUBLICIDAD

La recompensa para BHP es una excepcional oportunidad de consolidar su posición en el negocio del cobre por medio de acciones en dos minas de cobre de Chile que son líderes mundiales: Collahuasi y Los Bronces.

Lo mismo ocurre con el plan de Glencore Plc de US$27.000 millones del año pasado para comprar Teck Resources Ltd. (TECK). El acuerdo le habría dado a Glencore participaciones en dos de los mejores yacimientos de cobre para crear la tercera mayor minera del metal del mundo.

Fue bloqueado por Norman Keevil, el hijo de 86 años del fundador de la empresa, que todavía controla el negocio a través de una estructura de acciones de doble clase. Glencore terminó conformándose con una compra de US$6.900 millones de los activos de carbón siderúrgico de Teck.

Es probable que volvamos a ver este patrón, gracias a la forma en que sólo cuatro familias han ganado influencia sobre algunos de los depósitos minerales más ricos del mundo. Las empresas controladas por las dinastías Keevil, Larrea, Luksic y Lundin producen en conjunto cerca de una décima parte de todo el cobre extraído.

PUBLICIDAD

El patrimonio neto combinado de las familias es de unos US$82.000 millones, según datos compilados por Bloomberg. A pesar de esa riqueza, sus empresas sufren costos de capital relativamente altos, lo que les dificulta invertir tan agresivamente como podría dictar el auge de la demanda.

Gráfico de familias con riqueza mineraldfd

En México, Germán Larrea ha construido un imperio cuprífero inexpugnable a ambos lados de la frontera con Arizona, basado en parte en activos desarrollados hace un siglo por la familia Guggenheim y en Buenavista, un pozo histórico donde los enfrentamientos laborales ayudaron a desencadenar la revolución mexicana en 1910.

A través de su control del Grupo México SAB de CV, Larrea, tímido ante la publicidad, ha construido una fortuna de US$42.000 millones, la segunda más grande del país.

PUBLICIDAD

Más al sur de Chile, la mujer más rica del país, Iris Fontbona, y sus hijos Jean-Paul Luksic y Andrónico Luksic Craig controlan Antofagasta Plc, la joya de la corona de un conglomerado en expansión fundado por el marido de Fontbona, Andrónico Luksic, que subió, cayó y volvió a levantarse a través de la economía chilena durante los turbulentos años de posguerra.

Gráfico de producción de metales para la transicióndfd

El buscador de petróleo sueco Adolf Lundin tuvo una historia de éxito comparable: descubrió por primera vez los yacimientos de gas de Catar antes de que sus empresas familiares finalmente irrumpieran en los Andes en 2014.

Nemesia Sarl, una empresa con sede en Luxemburgo que controla los activos de la familia Lundin, tiene participaciones de alrededor de US$5.400 millones en empresas que cotizan en bolsa, según datos compilados por Bloomberg.

El más modesto del grupo es probablemente Keevil, cuyo padre aprovechó un descubrimiento de cobre cerca de su casa de vacaciones en el norte de Ontario en una serie de inversiones que eventualmente se convirtieron en Teck.

PUBLICIDAD

Las participaciones familiares en acciones Clase A valen alrededor de US$293 millones y perderán su control del 60% sobre los derechos de voto cuando la estructura accionaria se deshaga en 2029.

Es tentador decir que no importa quién controle el cobre del mundo. Pero eso no es del todo correcto.

Los inversores exigen mayores rendimientos de negocios ilíquidos con accionistas dominantes, y eso eleva su costo de capital, lo que en última instancia eleva el listón que los proyectos mineros potenciales deben superar antes de que se consideren rentables. Eso está disuadiendo la inversión que la transición energética necesita desesperadamente.

PUBLICIDAD
Gráfico de costo medio de grandes productores de cobredfd

La minería es una actividad especulativa que no es muy diferente del capital de riesgo o de la producción cinematográfica. El corazón creativo del negocio reside en los pequeños exploradores, que todavía representan casi dos tercios de los descubrimientos minerales.

Para que toda la industria funcione, es necesario que haya un camino claro para que esos depósitos sean desarrollados por mineros cada vez más grandes que puedan aprovechar cada vez mayores economías de escala, costos y finanzas. El control de los magnates sobre algunas de las mejores minas del mundo está bloqueando ese camino hacia la riqueza.

No es necesario ver Succession (serie televisión) para saber que la riqueza dinástica rara vez genera felicidad para sus herederos. Hay una lección en eso. Los magnates mineros de esta generación harían bien en seguir el ejemplo de los Oppenheimer, los Guggenheim y los Roy, y cambiar su poder sobre este elemento por dinero contante y sonante.

PUBLICIDAD

Basta observar el aumento de los precios en los mercados de futuros para saber que los inversores desean desesperadamente tener la oportunidad de desarrollar el metal que necesita la transición energética. Es hora de que los barones del cobre les den esa oportunidad.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com